Mariona Caldentey: «Se están creando expectativas muy altas»

Mariona Caldentey, con el balón del Mundial. / Virginia Carrasco

La futbolista del Barcelona se muestra prudente ante la cita mundialista: «Es el segundo Mundial que jugamos, nunca se ha ganado un partido en un Mundial y no hay que volverse locos»

Javier Varela
JAVIER VARELAMadrid

Mariona Caldentey es una futbolista con talento. La futbolista del Barcelona disputa su primer Mundial con la ilusión «de la recompensa a tantos años de trabajo». La mallorquina es prudente sobre los objetivos de la selección en Francia porque «es el segundo Mundial que jugamos, nunca se ha ganado un partido en un Mundial y queremos hacerlo lo mejor posible, pero no hay que volverse locos».

La futbolista prefiere centrarse en objetivos más modestos como es ganar a Sudáfrica. «El primer día, el debut, los nervios, el poder empezar bien te da esa confianza», dice antes de recordar que «el fútbol es un estado de ánimo».

¿Cómo es eso de poder disputar su primer Mundial junto a su referente futbolístico?

Siempre me ha gustado Andrés Iniesta, pero cuando empecé en el fútbol femenino en la primera futbolista que me fijé fue Vicky Losada y unos años más tarde estoy con ella compartiendo equipo y selección. Le he dicho que le había tirado alguna florecilla en una entrevista, pero la verdad es que me ha ayudado mucho, es un pilar para mí y un ejemplo para todas las niñas.

Hablando de niñas. ¿La Mariona que empezó con cuatro años a jugar al fútbol pensó alguna vez en todo lo que le está pasando?

Todo lo que estoy viviendo, ser profesional, ser internacional, estar en el Barcelona todo es un sueño. Pero ahora que ya lo tengo, mi sueño más próximo es poder jugar un Mundial que si Dios quiere se cumplirá en Francia. Y me gustaría jugar algún día los Juegos Olímpicos que es lo más grande para un deportista y que en el fútbol femenino nunca se ha dado. Sería otro paso adelante más.

Entonces no le pregunto cuál sería su deseo…

Ganar un Mundial, porque de paso nos clasificaríamos para las Olimpiadas. Sería un dos en uno.

¿Y cómo afronta su primer Mundial?

La preparación se ha hecho un poco larga. Todas tenemos muchas ganas de que empiece porque a ilusión y ganas no nos va a ganar nadie. Somos un grupo joven, que estamos viviendo muchas por primera vez esto y con muchas ganas. También hay talento y nivel. El equipo está más que listo.

Para usted, a la que le han castigado las lesiones, tiene un sabor especial estar en Francia.

Es una recompensa. Al final es verdad que sólo tengo 23 años y soy joven, pero por desgracia he tenido lesiones importantes y me he perdido partidos importantes y competiciones que siempre se quieren jugar. Agradezco estar sana y poder estar aquí.

¿Qué le dice a los aficionados que creen que España puede conseguir algo importante en este Mundial?

Es difícil de responder a eso porque se están creando expectativas muy altas y hay que tener los pies en el suelo. Es el segundo Mundial que jugamos, nunca se ha ganado un partido en un Mundial y queremos hacerlo lo mejor posible, pero no hay que volverse locos. Nuestro primer objetivo es ganar a Sudáfrica y a partir de ahí es ver hasta dónde podemos llegar. Hay que ir a ganar el primer partido.

Pero en España parece que sólo vale ganar.

No hay ningún otro torneo importante masculino y eso hace que la gente esté pendiente de nosotros. Hay que aprovechar este momento porque nos están conociendo y se están enganchando. Eso también nos da una responsabilidad extra de hacerlo bien para que se pueda continuar avanzando. Tenemos las cosas claras, sabemos de dónde venimos y que nos estamos acercando a los grandes equipos.

Sudáfrica será el primero de esos grandes equipos.

En estos torneos siempre es muy importante como empiezas. El primer día, el debut, los nervios, el poder empezar bien te da esa confianza. El fútbol es un estado de ánimo y si conseguimos empezar bien nos hará ir para arriba.

¿Se sienten más presionadas que en Canadá?

Cada año nos estamos superando pero este año ha sido el boom. Espero que esto no sea una moda, porque lo que hay que intentar es que todo esto que se ha conseguido siga para adelante.

Me han soplado que es una artista fuera de los terrenos de juego.

Me gusta tocar el piano. De pequeña mi abuela me enseñó cuatro cosas y me gustaría mejorar. El mundo de la música mejor se lo dejo a otra gente, ni cantar, ni bailar, ni tocar el piano…