Cuartos I Vuelta

El Betis, a un paso del sueño de una final copera en casa

Los jugadores béticos celebran el gol de Mandi. / Raúl Caro (EFE)

El equipo verdiblanco culmina en la prórroga una remontada que le mete en semifinales del torneo del KO catorce años después

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El beticismo sigue soñando con disputar una final de la Copa del Rey en casa. Apenas dos días después del anuncio oficial del Benito Villamarín como sede del partido por el título, el Betis remontó ante el Espanyol para meterse en las semifinales del torneo del KO catorce años después con una prórroga de por medio.

Comenzó avisando el equipo periquito con un disparo muy centrado del discutido Baptistao que atrapó sin problemas Joel Robles. Fue lo único reseñable de unos primeros minutos en los que el control del balón del Betis fue absolutamente estéril ante un equipo periquito mucho más vertical, pero sin capacidad para crear problemas a la zaga bética.

El Espanyol, azotado por las lesiones de hombres como Duarte, Naldo, David López, Dídac Vilà o Hernán, respiraba tranquilo ante la posesión intrascendente del Betis y esperaba agazapado una oportunidad para Borja Iglesias o Baptistao, sus referencias ofensivas. Fue el brasileño el que la tuvo en el ecuador de la primera parte, pero envió su remate al larguero cuando estaba solo ante Joel después de un toque de cabeza de Iglesias.

3 Betis

Joel Robles; Francis, Mandi, Bartra, Sidnei, Guardado (Javi García, min. 103); Carvalho (Joaquín, min. 54), Canales, Lo Celso; Diego Lainez (Sergio León, min. 61) y Loren Morón.

1 Espanyol

Roberto; Rosales, Hermoso, Lluís, Javi López; Víctor Sánchez, Marc Roca, Melendo (Granero, min. 68), Baptistao (Darder, min. 95), Piatti (Sergio García, min. 81) y Borja Iglesias.

goles
0-1: min. 33, Baptistao. 1-1: min. 76, Lo Celso. 2-1: min. 95, Sergio León. 3-1: min. 99, Mandi.
árbitro
Ricardo de Burgos Bengoetxea (Comité vasco). Expulsó a Marc Roca por doble amarilla y amonestó a Hermoso, Lainez, Lo Celso, Mandi, Rosales, Granero, Baptistao, Canales, Sergio García y Sergio León.
incidencias
Partido de vuelta de cuartos de final de la Copa del Rey disputado en el Benito Villamarín ante 40.028 espectadores.

El atrevimiento y descaro de Lainez, que disputaba su segundo partido como titular desde su llegada al Betis, le dio a los de Setién la verticalidad que parecía faltarles. Así, una rápida acción del mexicano por banda derecha acabó con el verdiblanco por los suelos en el área tras una acción de Víctor Sánchez en la no hubo nada punible, ya que el blanquiazul tocó balón.

Minutos después y a la tercera, llegó la vencida para Baptistao, que peinó a la perfección una falta botada por Víctor Sánchez desde la frontal del área para adelantar al Espanyol y dejar helado a un Villamarín que miraba atónito bajo la lluvia como el sueño de la final copera en casa se complicaba.

Reaccionó bien al mazazo el equipo de Setién, impulsado por el entusiasmo de Lainez y con una falta que Canales envió cerca del marco defendido por Roberto, inconmensurable en la ida e inédito en la primera parte de la vuelta. Sin embargo, con el paso de los minutos el aficionado bético comenzaba a desesperarse ante tanto pase horizontal de su equipo e incluso los pitos hicieron acto de presencia con la retirada de los equipos al vestuario.

El segundo acto comenzó con un guión parecido. Dominio del Betis aunque eso sí, con un poco más de mordiente y Lo Celso como eje. A pesar de ello, el Espanyol se mostró de nuevo más contundente y puso el corazón en un puño a la afición local con un remate de cabeza de Borja Iglesias tras pase de Melendo que Joel desvió, evitando la que hubiera sido prácticamente la sentencia a la eliminatoria.

Ante el panorama y las molestias físicas de William Carvalho, Setién optó por la artillería y dio entrada a Joaquín en busca de una mayor verticalidad. No obstante, sería de nuevo el equipo periquito el que rozaría el gol con un remate de Piatti con la puntera que se fue a la esquina después de otra parada de Joel. Ya ni siquiera el control de juego tenía el Betis, presa del nerviosismo propio del paso de los minutos con un marcador que suponía la eliminación.

La entrada de Sergio León en el partido trajo consigo la oportunidad más clara para el Betis, pero el delantero de Palma del Río no acertó ante Roberto, que desvió con la pierna derecha el remate con la zurda del punta bético. Eran los mejores minutos del equipo local, que aupado por el empuje de su afición rozó de nuevo el gol en un remate de cabeza de Joaquín. Las cuestiones del estilo quedaban atrás ante la urgencia del resultado y el partido se convirtió en un asedio bético al área espanyolista. La tuvieron también Lo Celso y Bartra antes de que el argentino lograse el empate haciendo justicia a lo visto en el verde. El tanto multiplicó la energía del Betis, que no cesó en su cerco al área periquita en un tramo final de partido que se convirtió en un monólogo verdiblanco aderezado por una lluvia de cartulinas amarillas que acabó con la expulsión por doble amonestación del blanquiazul Marc Roca justo antes del pitido final.

El Espanyol se encomendaba al titánico trabajo de aguantar con un hombre menos media hora de acoso bético, pero la empresa se vino abajo a los cinco minutos del tiempo añadido, cuando Sergio León hizo el segundo tanto verdiblanco en una acción rápida que culminó en gran definición ante Roberto. Apenas cuatro minutos después, el tercer gol del Betis, obra de Mandi, envió al Espanyol a la lona definitivamente y dio paso al festejo de la afición bética, que ya sueña con ver a su equipo levantando en casa su tercer título de Copa el 25 de mayo.

 

Fotos

Vídeos