Final

Los reventa de la Champions buscan entradas a la desesperada

Los reventa de la Champions buscan entradas a la desesperada

Carecen de decenas de billetes comprometidos con aficionados que ya han contratado desplazamiento y alojamiento para la final del próximo sábado en el Wanda Metropolitano

COLPISAMadrid

El Wanda Metropolitano acogerá el 1 de junio la final de la Champions League más cara de la historia. Esta cita supone la primera gran final internacional que se disputará en el estadio del Atlético de Madrid, con capacidad para 63.500 personas. Algunos de esos asistentes, que han adquirido sus entradas en plataformas de reventa, aún no saben que podrían quedarse sin sus billetes. Según ha podido conocer este periódico, hay vendedores, conocidos como 'brokers' en el sector del mercado secundario, que no han podido hacerse con las entradas que pusieron a la venta en portales que hicieron caso omiso al dicho que reza que no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo.

Pero, ¿cómo se ha llegado a esta situación? Los 'brokers' se emocionaron con el 3-0 a favor del Barcelona en las semifinales de la Champions, dando por sentado que llegaría a la final, lo que facilitaba su negocio, ya que los socios de los clubes españoles siempre han sido «más fáciles de comprar», según cuentan varios vendedores. Es decir, están más dispuestos que aficionados de otras nacionalidades a ceder sus localidades a cambio de dinero. En base a la experiencia, pusieron a la venta en noviembre entradas que aún no existían a precios similares a otros años -unos 2.500 euros la categoría 1- sin tener en cuenta que los finalistas no estaban decididos. Cuando el Barcelona fue eliminado, los precios subieron a 4.000, cifra que el pasado viernes ascendía en la página web de Stubhub a más de 25.000 euros por pareja, precio que ya incluye el beneficio de los 'brokers' y el 25% de comisión de la página.

Los 'brokers' tienen tres maneras de conseguir las entradas: hacerse con una de las 4.000 entradas mediante el sorteo de fans de la UEFA, abierto a todo el mundo a través de su página web, o comprársela a alguno de los afortunados, que supieron de su suerte antes del 5 de abril. También pueden negociar con los aficionados agraciados con una de las 17.000 repartidas a cada una de las aficiones o tirar de contactos con las entregadas a los compromisos de la UEFA (patrocinadores, federaciones, personalidades…).

El problema viene cuando se venden más entradas de las que hay disponibles y cuando los precios de éstas suben. Es lo que ha ocurrido ahora. No hay entradas (y aún el viernes seguían teniendo puestas un buen puñado a la venta) y las que hay están por las nubes, por lo que los 'brokers', ante su fallida previsión, han decidido no perder más dinero y dejar de entregar a una de las plataformas de reventa, Stubhub, lo que pone en apuros a la empresa americana perteneciente a eBay. ¿Correrá con las pérdidas de cubrir dichas entradas tal y como promete en sus premisas o habrá anulaciones en masa de entradas? Según ha podido saber este periódico estamos hablando de centenares de afectados. Al contrario que otras plataformas, no han previsto esta situación y, por temas logísticos, no tienen manera efectiva de presionar a los vendedores para que entreguen lo vendido.

Los hoteles triplican sus precios

La final generará un impacto económico de 123 millones de euros, de los que al menos 66 se quedarán en la capital, repartidos en los sectores de ocio, alojamiento, gastronomía o compra de 'souvenirs'. Y es que, según ha señalado a Efe el coordinador de la Unión Empresarial por la Promoción Turística en Madrid, Vicente Pizcueta, se espera la llegada de entre 60.000 y 70.000 hinchas ingleses. La final de la Champions siempre ha generado un gran impacto económico y publicitario en las distintas ciudades donde se ha celebrado y la última vez que tuvo lugar en la capital española, en 2010, la ganancia económica ascendió hasta los 50 millones de euros.

La final ha doblado e incluso triplicado el precio por noche de los alojamientos hoteleros, como es habitual en este tipo de eventos. De hecho, Pizcueta calcula que pasar dos noches puede suponer un desembolso de entre 500 y 1.000 euros teniendo en cuenta solo el hotel y de hasta 2.000 euros para quienes hayan esperado hasta el último minuto para realizar su reserva. Sin embargo, estos precios no son un impedimento, ya que la capacidad hotelera de Madrid «se desbordará y llegará al 100%, mientras que la de la comunidad superará el 90%», según pronostica.

La Asociación Empresarial Hostelera de Madrid (AEHM) prevé una ocupación media del 95% y confirma que todos los establecimientos que se integran en la asociación tienen ya más del 90% de las habitaciones reservadas. En cuanto a precios, la AEHM señala que no podrán tener datos precisos hasta después de la final, pero recuerda que el incremento medio de las tarifas hoteleras estuvo en torno al 200% en las últimas cinco finales de la Liga de Campeones en las que hubo presencia -y victoria- española (Real Madrid, 4, y Fútbol Club Barcelona, 1).

Sin embargo, no solo se beneficiarán los hoteleros. Así, los dueños de pensiones hasta han quintuplicado sus precios (de 50 euros a 250 euros, según los datos que maneja la Unión Empresarial por la Promoción Turística en Madrid). La plataforma Airbnb ha anunciado que acogerá a más de 32.000 huéspedes ingleses durante la semana de la final.

Para hacer frente a la llegada masiva de hinchas de ambos equipos, las aerolíneas han reforzado su oferta y aumentado las rutas que conectan las islas británicas con España. Ryanair fletará dos vuelos adicionales desde Liverpool, uno desde Dublín y tres desde Londres, mientras que Easyjet ha habilitado plazas adicionales para 1.500 pasajeros durante el fin de semana. Iberia ha añadido 17 vuelos adicionales, entre ellos seis chárter, y ha puesto aviones de mayor tamaño en sus rutas regulares, 15, hasta sumar una capacidad de 15.617 pasajeros. A estos habría que añadir los viajeros procedentes de las rutas que conectan Madrid con Birmingham y Mánchester, lo que elevaría la cifra total de plazas de Iberia a un máximo de 16.697 (si se reservaran todas).

Por tierra, Renfe sacará 300.000 plazas adicionales de Cercanías, ya que el 1 de junio duplicará las frecuencias de las líneas C1 y C10, que conectan la terminal T4 del aeropuerto de Barajas con el centro de la ciudad, y la línea C4, que conecta Chamartín con Sol y el sur de Madrid.

Asimismo, se espera que cada hincha inglés gaste una media de 300 euros en los dos días, tanto en beber como en comer, lo que supondría unos ingresos para el sector de la restauración de 18 millones de euros, según Pizcueta.