Atlético

Simeone: «Me gustaría ser más molesto todavía»

Diego Simeone, durante la rueda de prensa en el Metropolitano. / Foto: Rodrigo Jiménez (Efe) | Vídeo: Atlas

El técnico destacó la «buena temporada» pese a las dificultades y regateó el asunto Griezmann insistiendo que está centrado sólo en el Getafe y en la final de Lyon

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Diego Pablo Simeone sabía que los medios de comunicación presentes en la jornada de puertas abiertas por la final de la Europa League le iban a preguntar por Antoine Griezmann. Y en la primera pregunta lo dejó claro: «¿Viste los caballos? Yo ahora mismo tengo la cabeza como ellos (haciendo el gesto de las anteojeras que llevan los animales a ambos lados de la cabeza). Sólo pienso en el Getafe y en la final. No miro nada, no escucho nada. Sólo me importa solo el partido y lo que envuelve al equipo», apuntó para indicar que a Griezmann lo ve «bien, entrenando como siempre y compitiendo como siempre». No cree que toda esta situación con el delantero francés afecte al grupo y mucho menos se vayan a generar celos entre los futbolistas. «Esto es como en las familias, siempre hay uno que está enojado. Pero cuando viene fin de año cenamos todos juntos y llegan las doce y nos abrazamos todos.», bromeó. No se refirió a la actitud del Barcelona en el posible fichaje del francés, aunque dejó una reflexión que sonó a mensaje directo. «A mí me enseñaron que debes elegir comportarte de una manera y el resto que elija la suya. Cada uno debe manejarse como crea oportuno y elegir lo que necesita. Nosotros pensamos en nosotros, intentamos manejarnos de una misma manera siempre cuando ganamos y perdemos».

En lo que sí insistió el argentino en varias ocasiones fue que la «temporada no ha sido fácil», detallando las dificultades vividas («no haber podido contratar en el inicio y después cuando salieron cinco y llegaron dos») pero destacó que «tras la salida de la Champions el equipo se reinventó. La salida de la Champions la afrontamos con responsabilidad, centrados con decisión en la Europa League y compitiendo muy bien. Todos imaginaban la posibilidad de que el Atleti pudiera estar en esta final y hemos llegado. Las palabras cuentan poco, cuentan los hechos. Hay un rival que está bien, juega bien, un entrenador que ha trabajado bien en todos los equipos que estuvo y nos espera una final que será muy disputada», vaticinó.

Simeone no se siente presionado u obligado por lograr el título. «Mi sensación es de alegría. Estoy contento, tengo ilusión, entusiasmo. Me emociona imaginarnos en una nueva final, miro al trabajo de los futbolistas para llegar bien al sábado y luego al miércoles», explicó antes de reconocer que no poder estar en el banquillo sí le afecta. «Me cambia más no estar en el banquillo que todo lo otro. No es fácil, es triste y feo pero las cosas están como están».

Más información

Simeone, a diferencia de lo que sucedió en las comparecencias de sus futbolistas, se detuvo a valorar al Marsella y a su técnico. «Rudi García ha trabajado bien en todos sus equipos. Ha generado un fútbol muy concreto y la vuelta al Marsella a estas alturas de competición es bueno, siempre fue un grande como cuando yo era chico. Recuerdo a Boksic, Weah. Tienen una afición extraordinaria. Está dado para que sea una buena final, con mucha emoción en ambas aficiones y con un fútbol en el campo incluso similar: son directos, trabajan la pelota parada, son compactos. Creo que los equipos tienen caracteristicas similares».

Un rival similar al Atlético

En lo que sí cree Simeone que ha crecido su equipo es en la experiencia, ya que sólo bajo su mando el equipo ha jugado disputado muchas, cuatro de ellas europeas. «Yo siempre digo que tener la oportunidad de jugar finales te da la experiencia de situaciones vividas. Sacas conclusiones de las que te toca perder y de las que te toca ganar. Cosas positivas y negativas pero lo importante es que estuviste. Sabes lo que hay cuando ganas, cuando pierdes.», y negó que esta sea la final más trascendente de todas las que ha disputado para el futuro de la entidad. «Todas son importantes, no puedo quitar valor a aquellas que jugamos antes, porque en su momento también había situaciones importantes para el futuro del club y para el equipo. Es una ilusión enorme y un orgullo dirigir a estos futbolistas que están haciendo un trabajo enorme. Llevamos seis años y hemos podido mantener el respeto con su esfuerzo en este ambientes. Eso es tener suerte como entrenador, no todos la tenemos cuando tienes que tomar decisiones continuamente. Estoy agradecido a los futbolistas que nos han acompañado en el club».

E insistió en la idea de que quiere mantener su mismo objetivo que cuando llegó: «ser un equipo molesto.» Simeone recordó que, por las dificultades, la actual «es una temporada muy buena en lo laboral y salir campeón lo eleva a un lugar superior claro, pero luego miro el día a día y veo que hay jóvenes que han dado un salto. Veo que Thomas, Lucas y Correa han hecho un esfuerzo enorme. La continuidad de Koke, el crecimiento de Saúl, el repetir año a año de Gabi, Oblak, Griezmann, Godín. Sabemos que hemos hecho cosas que no estuvieron acertadas, pero siempre con transparencia e imaginando lo mejor para el club. Hace seis años dije que quería ser un equipo molesto, y me 'recontrafirmo' más. Me gustaría ser más molesto todavía.». Y se fue con una sonrisa.

Prueba un once con Correa y Lucas

Antes de atender a los medios en el Wanda Metropolitano el entrenador del Atlético trabajó, en una sesión abierta de 70 minutos, movimiento tácticos con un once en el que estaban Antoine Griezmann y Diego Costa en la delantera, con Ángel Correa por la derecha, con Lucas Hernández de lateral en detrimento de Filipe Luis. Todo ello a una semana de la final de la Europa League con el Marsella.

Aunque aún tiene que medirse al Getafe el sábado, la prueba pareció más pensando en Lyon, con un recuperado Juanfran en un lateral, con los uruguayos Giménez y Godín en el centro, y Lucas Hernández, en el costado izquierdo por delante de Filipe. En el centro del campo estarían Saúl, Gabi, Koke con Ángel Correa en una banda derecha donde no podría estar 'Vitolo', que cayó lesionado ante el Espanyol. Griezmann y Costa, que juntos han logrado 19 goles, serían la referencia ofensiva en un equipo completado por Jan Oblak, que arrastra unas molestias que le impidieron trabajar el martes con el grupo. Viendo la sesión estuvo Miguel Ángel Gil Marín junto al director deportivo, Andrea Berta.

 

Fotos

Vídeos