Reunión European Leagues

Los clubes europeos rechazan la Superliga cerrada y así se lo confirmarán a UEFA

Javier Tebas interviene durante la reunión de European Leagues. / Foto: LaLiga | Vídeo: Atlas

«Es más fácil que anestesiando poco a poco a UEFA el dinero vaya a otras competiciones pero ese farol no me lo creo; esta liga europea no se puede hacer», considera Javier Tebas

Rodrigo Errasti Mendiguren
RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Los clubes europeos lo tienen claro: no rotundo a la reforma de la Champions League que podría terminar como una competición cerrada en 2024. La asociación de los campeonatos europeos (European Leagues) y 224 clubes del continente de 38 países y 41 ligas diferentes (se pudo ver por el Hotel Eurostars entre otros a los presidentes de Levante, Athletic o Valencia) se juntaron 309 participantes este martes en Madrid para preparar el mensaje con el que irán el miércoles al Comité Ejecutivo de la UEFA para refrendar su postura ante el presidente Aleksander Ceferin: son los méritos deportivos en los torneos nacionales los que deben decidir quienes juegan las competiciones continentales.

«La mayoría cree eso», insistió su presidente Lars-Christer Olsson que destacó que las Ligas y clubes más modestos se oponen a esa competición cerrada lanzada por la Asociación de Clubes Europeos (ECA) en lo que podemos considerar el inicio de un pulso en la cumbre del fútbol europeo. Las posiciones están claras ya que incluso su presidente Andrea Agnelli (mandatario de la Juventus) había recomendado a sus afiliados (109, 103 con derecho a voto según dijo Javier Tebas, presidente de La Liga) no viajar a Madrid. «Agnelli habrá venido a comprobar que su carta no ha servido para nada porque han venido todos. El representante del Real Madrid se dio de baja después de la carta de Agnelli, pero los demás han venido», ironizó Tebas, el anfitrión de este evento, que fue más conciso. «No se pueden hacer reformas sin acuerdos con las ligas. No basta informar o consultar, tiene que hacerse todo de acuerdo con las ligas nacionales», resumió.

«Las competiciones nacionales tienen que ser la base de las internacionales. Es ahí donde deben clasificarse para las competiciones de UEFA» Lars-Christer Olsson

El proyecto de ECA beneficia a los más fuertes, representados en Madrid por su portavoz Edwin van der Sar (Ajax), ya que su modelo de competición permitiría a los seis primeros equipos en el seno de cuatro grupos de ocho clasificarse directamente para la edición siguiente, independientemente de su clasificación en el campeonato. Lo que en la práctica favorecería a los gigantes del continente y reduciría la incertidumbre deportiva. «La ECA, aunque tenga 103 miembros, es una institución gobernada por los 10 grandes de Europa que quieren asegurarse siempre un puesto en la competiciones europeas. Ahora quieren hacer ascensos y descensos, pero el objetivo es cerrar la Champions a unos pocos«, lamentó el presidente de la Liga.

La postura del Real Madrid

Tebas lanzó un dardo al Real Madrid cuando le preguntaron por qué no hay una nota común, como sucedió con la Premier League, en la que los clubes defienden la competición nacional. «La postura del Real Madrid es pública y conocida, ellos no la dicen públicamente, pero se lee en algunos 'portavoces' extraoficiales del club. Pero no creo que puedan hacer una liga cerrada entre ellos. Es imposible que 16 clubes construyan competición de noche a mañana. No me lo creo y no lo pueden hacer porque, hoy por hoy, los grandes clubes dependen económicamente de sus competiciones nacionales. Sólo darán ese paso el día que estén seguros de que puedan ingresar las mismas cantidades, algo que no es cercano en el tiempo. Es más fácil que anestesiando poco a poco a UEFA el dinero vaya a otras competiciones pero ese farol no me lo creo. Ahora mismo esta liga europea no se puede hacer», vaticinó el presidente de la Liga que lamentó que «algunos empleados de UEFA» se hayan dejado convencer por la tesis de ECA.

Eso sí, las caras de los presentes no podía ocultar la preocupación de los clubes más modestos ya que además de verse fuera de esos torneos casi cerrados sufrirían, como los organizadores de los campeonatos nacionales, la devaluación de sus competiciones -que deberían reducirse a 18 equipos- de hasta un 45% según un estudio hecho por KPMG para LaLiga porque hay idea de que los duelos domésticos se alternasen con los europeos durante el fin de semana. Reconocen que la situación es más delicada que al principio de los 90 cuando el G-14 lanzó una idea que no cuajó al tener enfrente de manera radical a UEFA que les dijo que se quedarían fuera de los torneos internacionales incluso de selecciones. Eso sí, insisten que «no está en nuestro concepto jugar la nueva Champions los fines de semana. Se dicen muchas mentiras», explicó Lars-Christer Olsson para calmar los ánimos, para tranquilizar a la mayoría de los clubes que no estarán representados en esta nueva Champions.

Y así detalló que en la reunión que «muchos clubes han sido muy claros, incluso muchos de la ECA, y creo que el resultado es de este encuentro es que reforzamos nuestras ideas: representamos casi mil clubes europeos y tenemos las mismas ideas sobre el futuro de las competiciones europeas. Tenemos que estar debidamente incluidos en las decisiones que se tomen en nuestro futuro. El proceso debe cambiar de información a verdadera negociación. Estamos en una posición crítica y necesitamos soluciones reales. Las competiciones nacionales tienen que ser la base de las internacionales. Es ahí donde deben clasificarse para las competiciones de UEFA. No estamos en contra del cambio, pero tenemos grandes diferencias con la idea que tiene Agnelli y la ECA», recuerdan desde European Leagues, que representan «a unos 1. 200 clubes».

«Es imposible que 16 clubes construyan competición de noche a mañana» JAVIER TEBAS

Tebas incluso imaginó un posible escenario en 2024 y las maneras que existen, por ejemplo en España, para defender las competiciones nacionales pese a que no hay una unanimidad como sucede en la Premier League. «Hay una triple herramienta: desde la legal (violaría normas de competencia), política: el deporte tiene una especificidades y a ver cómo se aceptaría por cada gobierno de cada país y por último los propios clubes: más de 1.000 clubes de Europa no están de acuerdo. Pero bueno, ese escenario del conflicto no está cercano. Todo lo que se quiera hacer en el futuro, si no es con un acuerdo, no se llevará a cabo», insistió.