FC Barcelona

A nadie le inquieta más el césped que al Barça

Leo Messi durante el partido ante el Betis/EFE
Leo Messi durante el partido ante el Betis / EFE

El cuadro blaugrana se acostumbra a estrenar nuevos tapetes durante la actual campaña: en Zorrilla, en Anoeta y el sábado ante el Atlético en el Metropolitano

MELISA CABALEIROMadrid

El césped siempre ha sido una preocupación en la velocidad y el desarrollo del juego para el Barcelona y también un motivo de queja durante los últimos años. Muchos no se olvidan de las quejas de Xavi Hernández cuando algunos equipos, entre ellos el Real Madrid de José Mourinho, optaban por dejarlo alto o evitaban regar la hierba de los terrenos de juego con asiduidad como en la final de Copa de 2011. Casualidad o no, el actual líder de la Liga es el equipo que más céspedes lleva estrenados la actual campaña. Al sufrido choque en el feudo del Valladolid, recordado porque hasta el presidente de la Liga criticó su estado, y al duelo en Anoeta, el Barcelona tendrá que sumar ahora un nuevo escenario con un verde a estrenar: el del Metropolitano.

El césped del feudo rojiblanco, colocado días antes del partido inaugural en septiembre de 2017, lleva varias jornadas siendo objeto de críticas, incluso por parte de sus jugadores. Fue el propio Diego Costa el que, tras el choque en Mónaco se quejó de su estado y llegó a calificarle como «horrible». «Nuestro campo del Wanda está horrible. Cambió mucho de una temporada a la otra. No podemos tener un campo en casa tan malo», opinó el delantero quizá sin recordar que el Rayo Majadahonda ha estado usando el coliseo atlético aunque ya no tiene intención de volver a hacerlo.

«Nuestro campo del Wanda está horrible. Cambió mucho de una temporada a la otra. No podemos tener un campo en casa tan malo» DIEGO COSTA

Aprovechando el parón de selecciones, los operarios del Metropolitano se pusieron manos a la obra y desde el pasado 13 de noviembre comenzaron la rehabilitación y colocación del verde, tarea que finalizó durante la madrugada del domingo, tiempo suficiente para que se asentase correctamente antes del duelo ante el Barça. Además, para ayudar a su perfecto estado e impedir cualquier levantamiento -como sucedió en Zorrilla- se apostó por una variedad híbrida, con un 3% de césped artificial entre el natural y una malla para conseguir una mayor consistencia, elemento que también se utiliza en otros estadios como el Santiago Bernabéu o San Mamés.

Todo ello para que el verde esté «en perfectas condiciones», como aseguran desde el Atlético y evitar situaciones como las que se vivieron en Zorrilla, donde la mala planificación jugó una mala pasada. El césped se instaló apenas tres días antes del choque y no dio tiempo suficiente a que estuviera en condiciones aptas para el juego. Ello no impidió que el conjunto blaugrana consiguiera la victoria, sufrida eso sí, ante el cuadro pucelano. El Barça venció por la mínima pero el partido estuvo muy trabajo, e incluso jugadores como Jordi Alba o Luis Suárez tuvieron que acomodar el verde en algunas zonas donde estaba totalmente desprendido. Al final del partido, las quejas por parte de los azulgranas se sucedieron. Gerard Piqué calificó la situación de «vergonzosa», ironizando con el plan de expansión de la Liga y pidiendo mayor control de la competición, mientras que Sergio Busquets afirmó que el campo parecía «una playa». Ernesto Valverde pidió que «todos los campos cumplieran los mínimos». Tal fue la situación que el propio presidente del Valladolid pidió disculpas e incluso el presidente de la Liga, Javier Tebas abrió un expediente disciplinario al club para que solucionasen la situación a la mayor brevedad.

El Barça también estrenó césped en Anoeta, esta vez sin tantas complicaciones. Sí las tuvo para imponerse a su rival, que llegó a adelantarse en el marcador. El cuadro blaugrana venció gracias a los tantos de Suárez y Dembélé. Ante el Atlético de Madrid, estrena su tercer verde en lo que va de temporada y que se encuentre en un excelente estado se vuelve imprescindible para sus aspiraciones: continuar primero en la Liga y tener más opciones de aumentar su distancia con el Atlético, uno de sus perseguidores más cercanos.

En el pasado, fueron numerosas las ocasiones en las que el Barcelona se quejó del mal estado presentado por el césped. Especialmente memorables fueron las quejas de Josep Guardiola por el verde de San Siro en la ida de los cuartos de final de la Champions League ante el Milan en 2012. El césped resbaladizo y los saltos constantes del balón que impidieron un juego fluido, provocaron que el cuadro blaugrana presentara una queja formal ante la UEFA.

El cuadro azulgrana ya presentó una queja formal a la UEFA por el estado del campo en la vuelta de los cuartos de final de la Champions de 2014

El Barça de Tata Martino también notificó a la máxima entidad europea el estado del césped del Vicente Calderón en el entrenamiento previo a la vuelta de los cuartos de final de la Champions League en 2014. El césped estaba largo y seco y el estamento decidió dar parte al club rojiblanco, que se comprometió a cortar el césped la mañana del partido. Más recientes -septiembre del año pasado- fueron las quejas del Barça con respecto al césped del Coliseum Alfonso Pérez.

Un verde seco y demasiado alto, que provocó la lesión de Dembélé y levantó las protestas de Ter Stegen y del propio Ernesto Valverde. Javier Tebas también se pronunció sobre el tema, afirmando que el césped «no se regó como debería» y que «la queja del Barcelona tenía sentido». Una historia llena de precedentes y polémica en torno al césped, que esperemos no vuelva a ser protagonista el sábado en el Metropolitano.

 

Fotos

Vídeos