Primera

Sergio Ramos seguirá en el Real Madrid: «Jugaría gratis aquí»

Sergio Ramos, durante la rueda de prensa. / Foto: Juan Medina (Reuters) | Vídeo: Atlas

El capitán pone fin a los rumores sobre su salida y confirma que ha arreglado sus desencuentros con Florentino Pérez

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

«Soy madridista, me quiero retirar aquí y qué mejor manera de mirar al futuro y dejar atrás el pasado. El día que me vaya me gustaría despedirme por la puerta grande, ganando». Así confirmó Sergio Ramos este jueves su continuidad en el Real Madrid, poniendo fin a las especulaciones sobre el presunto deseo del defensa de marcharse a China.

El futuro del zaguero concitaba la atención del madridismo desde que 'El Chiringuito' desvelase la semana pasada que meditaba abandonar la 'casa blanca' y se supiese poco después que tenía una importante oferta del fútbol asiático que le había llevado incluso a pedir la carta de libertad, algo que ratificó el propio Florentino Pérez en 'El Transistor' de Onda Cero. «Yo le dije que eso no podía ser. Es imposible que el Real Madrid pueda dejar que su capitán se vaya gratis. Sería un precedente terrible», dijo el mandatario.

El detonante de la situación había sido el deterioro de la relación entre empleado y directivo, que mantuvieron un fuerte encontronazo tras la eliminación de los blancos a manos del Ajax en octavos de final de la Liga de Campeones el pasado 5 de marzo, cuando el dirigente reprendió a la plantilla y al propio defensa por su bajo rendimiento, a lo que el sevillano respondió argumentando que la causa de la debacle era la mala planificación del club. Un cruce verbal que llegó a un grado de enconamiento tal que el dirigente habría amenazado incluso con el despido. «Tú me pagas y yo me voy», fue la réplica del internacional, molesto desde entonces con informaciones deslizadas por el entorno del club que, consideraba, menoscababan su imagen.

Un tema de «confianza y de cariño»

Sergio Ramos admitió en su comparecencia en la sala de prensa del Santiago Bernabéu que esas tiranteces eran la causa por la que se cuestionó la idoneidad de poner fin a su periplo en el Real Madrid. «Siempre he dicho que mi ilusión y mi sueño es retirarme en el Real Madrid. Estaría dispuesto a jugar gratis aquí. La relación con el presidente siempre ha sido de padre a hijo, pero quién no se ha peleado alguna vez con su padre», manifestó el andaluz, que aseguró que el aspecto económico no figuró nunca en sus conversaciones con Florentino Pérez. «Es un tema de confianza y de cariño emocional. En mi vida hay dos patas muy importantes, la afición y el presidente. Había cosas que no me gustaban, que me habían dolido y lo mejor era hablar cara a cara y que no interfiriesen terceras personas», indicó el futbolista, que remarcó que el miércoles se restañaron las heridas. «Ayer lo arreglamos todo y después de eso sobran palabras. Queremos construir el futuro del Madrid juntos después de un año nefasto», agregó el central. «Hace mucho que no hablo ni de mi contrato ni de dinero con Florentino», insistió.

«Había cosas que no me gustaban, que me habían dolido y lo mejor era hablar cara a cara y que no interfiriesen terceras personas»

Reconoció Sergio Ramos que contaba con una jugosa oferta de China, aunque negó que hubiese solicitado la carta de libertad a Florentino Pérez. «La relación no estaba como yo quería que estuviese. Nunca he querido irme a China, no he pedido la carta de libertad. Se ha especulado mucho, dentro de 15 días tengo una boda y le quiero dar un abrazo a Florentino de verdad. Quiero quedarme en los sitios sintiéndome querido de verdad», subrayó, deseoso de resaltar en todo momento que no buscaba una ampliación del contrato que expira en 2021 ni una subida salarial sino que sus dudas nacían de no sentirse suficientemente valorado pero que ya está «todo solucionado». E incluso enfatizó que no le molestaría que el club incorporarse estrellas con emolumentos superiores a los suyos. «Todos los jugadores que vengan y ganen más es buena señal porque serán jugadores top. Yo con mi contrato estoy muy contento», sostuvo.

Más información

El desencuentro tras el choque con el Ajax había sido el más publicitado pero ni mucho menos el único episodio agrio entre ambas figuras, que ya libraron un duro tira y afloja en el verano de 2015, saldado entonces con una renovación acompañada de un incremento salarial tras esgrimir una suculenta oferta del Manchester United. Dos años antes, la opinión de Sergio Ramos, portavoz junto a Iker Casillas del sentir de buena parte del vestuario, fue clave para que Florentino Pérez asumiese que el ciclo de José Mourinho había acabado tras tres años convulsos. Igualmente sería fundamental para frenar la llegada de Antonio Conte esta pasada temporada cuando el italiano era el mejor colocado para relevar a Julen Lopetegui.

Con la conciencia «tranquila»

Reiteró Ramos que con Florentino Pérez siempre ha tenido «una relación muy buena con ciertos altibajos», algo que, dijo, echaba «de menos», pero explicó que «de la oferta a la decisión de irse hay un mundo y se ha magnificado todo». «Salen cosas que no deben salir y cuando salen generan una difusión equivocada en la gente», incidió al sevillano, que reconoció que el encontronazo tras el partido ante el Ajax fue «un momento de muchísima tensión», una «gota que va llenando el vaso» hasta que rebasó, aunque las aguas han vuelto ya a su cauce. «Yo me tengo que sentir querido por mi presidente, por mi afición y por mis compañeros. Esa patita estaba un poco floja y había que enderezarla. Lo hemos hecho y a partir de ahora no habrá problemas», abundó el internacional español, que declaró tener «la conciencia muy tranquila» y dijo sentirse «a gusto» con lo que gana.

«Me tengo que sentir querido por mi presidente, por mi afición y por mis compañeros. Esa patita estaba un poco floja y había que enderezarla. Lo hemos hecho y a partir de ahora no habrá problemas»

Negó además haberse borrado en el tramo final de una campaña para olvidar por parte del Real Madrid aprovechando la lesión que sufrió tras el duelo con el Valencia. «El que dude de mí o piense que me quito de en medio es que me conoce poco», dijo en referencia a una de esas especulaciones que le provocaron malestar, si bien se mostró tranquilo respecto a la confianza de la hinchada en su figura. «No creo que dude. Siempre hemos sido muy fieles el madridismo y yo. Siempre hemos estado fusionados y a lo largo de estos 14 años me sale rentable que sólo me hayan pitado un día», comentó antes de lanzar un mensaje de ilusión de cara a la próxima campaña. «Nos queda un futuro con muy buena pinta. Todos esperamos ver un Madrid campeón la temporada que viene», aseguró.