Zidane abandona el Real Madrid en la cúspide del éxito

Zinedine Zidane, junto a Florentino Pérez en la rueda de prensa en la que ha anunciado su decisión. / Óscar del Pozo (Afp)

El entrenador francés deja el conjunto blanco como el segundo técnico con más títulos en la historia del club y justifica su decisión ante la necesidad «un cambio de discurso y metodología de trabajo» para preservar la inercia ganadora del equipo

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

Zinedine Zidane ha anunciado este jueves que abandona el banquillo del Real Madrid por decisión propia. A pesar de que el puesto del francés estuvo en discusión a lo largo de la temporada por los varapalos en Liga y Copa del Rey, la consecución de la 'decimotercera' el pasado sábado en Kiev había acabado por decantar la balanza en su favor en el seno del club, pero el técnico ha querido porner punto final a su etapa como entrenador del Real Madrid en la cúspide del éxito, alegando la necesidad de «un cambio de discurso y metodología de trabajo» para preservar la inercia ganadora del equipo. Una decisión sorprendente, pero en consonancia con aquella que tomó en 2006, cuando dejó el fútbol con 34 años recién cumplidos y cuando todavía parecían quedar esencias de fútbol guardadas en sus botas.

El galo ha estado acompañado por el presidente del club, Florentino Pérez, en la rueda de prensa en la que ha comunicado su inesperada decisión. «Se que es un momento raro, pero es un momento importante y había que tomar esta decisión. Este equipo puede seguir ganando pero necesita un cambio, otra metodología de trabajo», ha señalado el francés. «Siempre estaré agradecido a este club», ha añadido. Por su parte, el presidente ha calificado como «triste» la noticia, que le causó una «gran conmoción» al conocerla en el día de ayer. Asimismo, ha dejado en el aire la posibilidad de su regreso al club. «Es un hasta luego, no un adiós», ha dicho, algo en lo que el técnico ha coincidido. «Es un desgaste natural», ha explicado Zidane, que descarta la posibilidad de entrenar a otro equipo la próxima temporada.

Más información

«Hay momentos complicados en la temporada que te hacen reflexionar», ha señalado Zidane, preguntado por los tiempos de la decisión. «Es un club exigente, los jugadores necesitan un cambio. Qué más voy a pedir yo de esta plantilla, es necesario un cambio de discurso», ha añadido, precisando que el vestuario ya estaba al corriente de su decisión mediante mensajes, a los que añadirá en las próximas horas sendas reuniones con los capitanes.

Reacción de la plantilla

Precisamente el primer capitán, Sergio Ramos, ha sido el primer jugador en hacerse eco de la sorprendente noticia, y ha reconocido la valentía de Zidane para despedirse en los más alto como jugador y entrenador, le ha agradecido los «dos años y medio de fútbol, cariño y amistad» y ha destacado su «imborrable legado» en «uno de los capítulos más exitosos» de la historia del Real Madrid.

También el segundo capitán, Marcelo, ha tenido palabras de agradecimiento para Zidane. «He aprendido muchísimo a tu lado. He disfrutado como un niño en cada entrenamiento, en cada consejo. Eres muy especial para mí. Has hecho historia con tu trabajo, tu dedicación, tu pasión y sobretodo tu humildad. Gracias míster», ha escrito el lateral izquierdo brasileño en su cuenta de Twitter.

Otro de los miembros de la plantilla que también ha querido agradecer a Zidane su labor ha sido Nacho Fernández. El canterano blanco ha destacado la «entrega por los jugadores y el club» que el entrenador ha mostrado durante su etapa en el banquillo del Real Madrid, lo que lo convierte en «un referente para todos».

También Cristiano Ronaldo ha querido despedir a su entrenador en los últimos años. «Sólo siento orgullo de haber sido tu jugador. Míster, gracias por tantísimo», ha escrito el jugador portugués en su perfil de Instagram.

El entrenador ha rechazado cualquier vinculación entre su decisión y la tormenta generada por las declaraciones de Cristiano Ronaldo tras la conclusión de la final de Champions, en las que dejaba entrever su posible marcha del Real Madrid, y ha fijado sin lugar a la duda el peor momento de su etapa en el banquillo blanco en la eliminación copera de esta temporada ante el Leganés, cuando el conjunto pepinero venció en el Bernabéu tras el empate de la ida en Butarque.

Un palmarés de época

Zidane, que llegó al banquillo del Santiago Bernabéu en enero de 2016, después de la destitución de Rafa Benítez y tras apenas temporada y media como primer entrenador del Castilla en Segunda B con un balance irregular, se ha consolidado en dos temporadas y media como el segundo entrenador más laureado de la historia del Real Madrid. Tres Champions, una Liga, dos Supercopas de Europa, dos Mundiales de Clubes y una Supercopa de España dan lustre a un palmarés que consta de nueve conquistas, sólo por detrás del legendario Miguel Muñoz, que levantó 14 títulos durante sus 16 temporadas al frente del equipo blanco, y superando a otros mitos como Luis Molowny (8), Vicente del Bosque (7), José Villalonga o Leo Beenhakker (6).

A estas conquistas añade además la Liga de Campeones y la Copa del Rey que alcanzó como asistente de Carlo Ancelotti en la temporada 2013/2014 y reconocimientos personales como el galardón The Best al Mejor Entrenador del Mundo otorgado por la FIFA en 2017. Asimismo, en apenas 29 meses se ha convertido en el sexto entrenador con más partidos en la historia del club, tras los cuatro técnicos anteriormente citados y Jose Mourinho.

La renovación del francés se encontraba estancada desde hace un año, cuando se dejó prácticamente apalabrada a la espera de su rúbrica, y aunque el propio Zidane la había dado por hecho el pasado mes de enero, finalmente lo que ha llegado es su inesperado adiós tras la conclusión de la temporada y con una nueva Liga de Campeones en el bolsillo, la tercera consecutiva, algo que nadie había conseguido anteriormente.

La sempiterna sonrisa

Su capacidad para gestionar una plantilla plagada de estrellas, avalada por un pasado glorioso como jugador, y la sempiterna sonrisa con la que ha capeado los primeros temporales de su etapa al frente del banquillo madridista esta temporada son las señas de identidad del galo, que deja el Real Madrid en un momento en el que deberá afrontar la renovación de una plantilla que este curso no ha mostrado la amplitud de la 2016/17, cuando las rotaciones y el peso del 'equipo B' llevaron al Madrid a su primer doblete Champions-Liga en 59 años, la obra maestra de un entrenador que deja nueve trofeos en las vitrinas del Santiago Bernabéu como imborrable legado cuando parecía que nada podría igualar su condición de uno de los mejores jugadores de la historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos