Gran Premio de Hungría

¿El último cumpleaños de Alonso en F1?

Fernando Alonso. /Andrej Isakovic (Afp)
Fernando Alonso. / Andrej Isakovic (Afp)

El asturiano cumplirá 37 años el domingo, disputando el GP de Hungría que tantos buenos recuerdos le trae y con su futuro en el aire

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Hay personas difíciles de categorizar en cualquiera de sus acepciones, y Fernando Alonso es uno de ellos. Algunos dicen que es una persona desagradable a más no poder, pero luego es capaz de hacer llorar de alegría a una fan con simplemente hacerse una foto con ella. Otros, que sólo vive para hundir a sus compañeros, pero apenas unos días después de batir a Stoffel Vandoorne de nuevo le califica como uno de los más difíciles que ha tenido al lado.

Incluso es difícil meterle en un saco generacional: nacido en 1981, está a caballo entre la llamada 'generación X' y la 'generación Y', o 'millennial' según quién considere el término. Que Fernando Alonso es un ser único es algo que queda fuera de toda duda.

Su singularidad le convierte en una pieza pivotal de la actual Fórmula 1. No está peleando por victorias desde hace mucho (la última data del GP de España de hace un lustro), ni por 'poles' (la última fue la del GP de Alemania de 2012), ni siquiera por podios (desde Hungría 2014 no se sube al cajón), pero su presencia en el 'Gran Circo' sigue determinando el paso adelante o atrás de muchos otros pilotos. No sólo en pista, donde ya saben que aunque Alonso esté en un McLaren MCL33 pobre sigue siendo un hueso duro de roer, sino también fuera de ella. Dicho de otra manera: hay muchos ojos puestos en Alonso y en lo que vaya a hacer en 2019.

Los rumores tan típicos de estas fechas no hacen más que sucederse. Desde una tercera llegada a Renault pasando por un regreso con las orejas gachas ahí donde dejó todos los puentes quemados, Ferrari. Prácticamente no hay equipo al que no se le haya vinculado en las últimas semanas. Lo único cierto, y que este medio ha podido confirmar, es que Alonso tiene dos opciones fundamentales: seguir en McLaren un año más, o irse no sólo de McLaren, sino de la Fórmula 1. El resto, poco más que habladurías de mentes calenturientas.

Con estos mimbres, el cesto que se hace no es tan seguro como a los dueños de la Fórmula 1 les gustaría. Alonso cumple 37 años este domingo, una edad en la que no pocos corredores ya llevan una temporada fuera de la parrilla. El objetivo primordial del mejor piloto español de todos los tiempos (sus estadísticas así lo dicen) es pasar a la historia, sea dentro de la Fórmula 1 o fuera con la conquista de la Triple Corona, de la que ya ha logrado dos de las tres puntas. Eso no le impide mirar con cierta añoranza los años dorados que pasó en el 'Gran Circo', y en especial en un GP de Hungría en el que logró la primera de sus 32 victorias.

Nostalgia

Quizá porque puede ser su última visita a Hungría como piloto de Fórmula 1, a Alonso le invade una cierta nostalgia. Se conoce a la perfección un trazado en el que puede dar un extra, toda vez que no es un circuito con altas dosis de 'manos', ni necesariamente de motor. Los problemas en el chasis del MCL33 lo convierten en un circuito de los que podrían considerarse intermedios: ni aspiran a mucho, ni van a quedar al fondo de la parrilla (a priori). «Es como un gran circuito de karts para la Fórmula 1, con lo que no hay tiempo para respirar, sobre todo en el segundo sector, donde hay muchas curvas. Normalmente es un buen fin de semana y estoy con muchas ganas», destacaba el español en la previa de la carrera.

No lo tendrá fácil. Alonso lleva unas cuantas carreras quedándose fuera de la Q3, el objetivo mínimo que se habían planteado a principio de temporada y que por esa falta de desarrollo útil en el monoplaza no lo ha conseguido. Siempre que mejoren en este aspecto, podrán luchar con los Haas, los Renault o los Sauber (al menos del diamante Charles Leclerc), que les han comido la tostada a base de bien.

Lo que seguro que comerán el domingo es tarta. Alonso cumple 37 años el día en el que tiene la oportunidad de dar un salto adelante con respecto a lo visto en otras citas anteriores. Después, tocará hacer las maletas, en la que seguro que no faltará una libreta en la que apuntar los pros y los contras de seguir o no en la Fórmula 1. Al asturiano le toca un verano de mucho estudiar, mucho reflexionar y mucho plantear.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos