Roland Garros

Muguruza recupera el pulso a las francesas

Garbiñe Muguruza celebra su victoria ante Fiona Ferro./Benoit Tessier (Reuters)
Garbiñe Muguruza celebra su victoria ante Fiona Ferro. / Benoit Tessier (Reuters)

La hispano-venezolana se deshace de la joven francesa Fiona Ferro y da un paso más en la reconquista del torneo francés

MANUEL SÁNCHEZMadrid

Las lágrimas de Garbiñe Muguruza tras perder con Kristina Mladenovic en octavos de final del año pasado parecen ya olvidadas y ni siquiera volver a cruzarse con una francesa en París fue capaz de enturbiar el buen hacer de la española que ya está en tercera ronda del Abierto Francés tras desarmar a Fiona Ferro (257 del mundo) por 6-4 y 6-3.

Volvió Muguruza a chocar con una gala en Roland Garros y esta vez sí fue capaz de acallar la Marsellesa. Tras el episodio vivido en 2017, con el público volcado a favor de Mladenovic y la autoestima de la por entonces defensora del título volando más allá del Bois de Boulogne, la exnúmero uno atrapó su tercera victoria en tierras francesas ante jugadoras locales (Myrtille Georges -2016- y Pauline Parmentier -2014-).

El ambiente no fue, ni por asomo, comparable al de 2017. Las gradas aún estaban desperezándose de la intensa jornada del día anterior, donde casi se bate el récord del partido que más tarde acabó en Roland Garros (Fabio Fognini contra Gael Monfils -2010- que terminó a las 9:55 horas), y la Suzanne-Lenglen, segunda pista en importancia, lució numerosos huecos y un aspecto pobre para lo que se espera del duelo de una campeona del torneo.

Sin el infierno del pasado, Muguruza planteó un encuentro menos agresivo que ante Svetlana Kuznetsova, cuando firmó 32 subidas a la red, y se limitó a aguantar más de fondo para forzar los errores de Ferro, inexperta en estas situaciones. Aunque la joven no se muestre desbocada ni encienda locuras a su paso, sí dio muestras de poder ser una gran jugadora, gracias a la tranquilidad para lanzar una dejada o a la clarividencia para conectar un gran punto tras el pellizco de una doble falta.

Por eso el primer set no fue un paseo para Muguruza. Los primeros juegos denotaron la pelea que se viviría sobre la pista e incluso dieron oportunidades a la francesa, que pudo coger la delantera en el quinto juego cuando dispuso de pelota de rotura a favor.

Tras evadir el peligro, la campeona en 2016 tuvo un 0-40 sobre el servicio de Ferro, mandó dos golpes largos y tuvo que subir a la red (firmó 11 puntos de 17 subidas) para sentenciar la ventaja.

El vaivén llegó entonces, la francesa se aprovechó de un revés a la red de Muguruza para devolver el quiebre y la caraqueña, pero nacionalizada española tuvo que centrarse en su estrategia para volver a hacer daño.

Ferro hizo daño al servicio porque Muguruza no leyó bien los restos y, hasta que no empezó a meter más bolas dentro, no retomó los mandos.

Cuando fue capaz de alargar los puntos, unido esto a una inoportuna doble falta de Ferro, consiguió infligir otra rotura y amarrar el 4-3 y servicio que le aupó al set.

Cerró la primera manga con un saque directo y se hizo con una ventaja prácticamente definitiva, aunque el nivel de Ferro aumentó a raíz del 'break' inicial con el que salió Muguruza.

La hispano-venezolana lo perdió inmediatamente y dio inicio a un carrusel de servicios en los que la agresividad de Ferro, quien infligió 13 ganadores por los 26 de la campeona de Wimbledon, tomó la delantera.

Tuvo que tirar entonces Muguruza de más impulso para apagar la llama francesa. Ajustó líneas, redujo errores (cometió 23 no forzados, ocho menos que ante Kuznetsova), visitó más la red y animó a que la 257 del mundo tuviera que defenderse, peor escenario posible para ella. La táctica dio beneficios en el séptimo juego y Muguruza abrochó un quiebre que ya no soltó hasta el final. Sostuvo su servicio a cero y volvió a romper el de Ferro para conseguir su segunda victoria este año en Roland Garros, camino de su segundo título en París y tercer Grand Slam en su palmarés.

En la siguiente ronda, Muguruza se enfrentará a Samantha Stosur, finalista en este torneo en 2010, que derrotó a la rusa Anastasia Plavlyuchenkova por 6-2 y 7-6. La australiana ha chocado en tres ocasiones con Muguruza, con dos victorias para la hispano-venezolana y otra para la 'aussie'. Además, en estas pistas ya se encontraron en 2016, cuando Muguruza fue campeona.

 

Fotos

Vídeos