El BCE vigila de cerca al BBVA y le exige celeridad para aclarar el 'caso Villarejo'

Luis de Guindos, vicepresidente del BCE./EFE
Luis de Guindos, vicepresidente del BCE. / EFE

El vicepresidente del supervisor, Luis de Guindos, asegura que espera que los resultados estén disponibles «lo más rápidamente posible»

ADOLFO LORENTE

El vicepresidente del Banco Central Europeo, Luis de Guindos, ha confirmado este jueves que vigilan muy de cerca la crisis desatada en BBVA a raíz de las filtraciones del excomisario José Manuel Villarejo en las que se desvela que la entidad, entonces presidida por Francisco González, contrató sus servicios para evitar el posible intento de Sacyr de tomar el control del banco. «BBVA ha lanzado una investigación interna que está en curso y un análisis 'forensic' (encargado a la consultora PWC). Tenemos que esperar a conocer las conclusiones. El tiempo apremia. Esperemos que estén disponibles lo más rápidamente posible», recalcó.

Lo ha hecho desde Fráncfort, en la rueda de prensa posterior al primer Consejo de Gobierno que la entidad celebra este año. De Guindos siempre se sitúa a la derecha del presidente, el italiano, Mario Draghi, que es quien siempre lleva la voz cantante en estas comparecencias. Suele responder a todas las preguntas, pero este jueves, cedió el turno al ex ministro de Economía español por cuestiones más que evidentes. No hubo grandes declaraciones. De hecho, casi nunca las hay en el BCE. En Fráncfort, lo que importan son los detalles y la breve respuesta de Luis de Guindos evidencia que el tema importa y mucho. Ese «el tiempo apremia» es dinamita.

Estas palabras confirman las declaraciones realizadas horas antes por la ministra de Economía y Empresa, Nadia Calviño, cuando reconoció desde Davos que el Eurobanco había entablado ya contactos «informales» con el Gobierno español en relación a esta polémica, aunque negó que se hayan planteado conversaciones «formales». Hace poco menos de una semana, la propia Calviño calificó de «tema serio» el 'caso Villarejo', al ser una situación que puede dañar la «reputación financiera» de BBVA, si bien consideró que está «encauzado» desde el punto de vista penal y afirmó que no le constaban presiones del BCE para echar a González.

El futuro de González

Todas las miradas están puestas en BBVA, cuya nueva cúpula, presidida por Carlos Torres, está decidida a esclarecer lo sucedido con la mayor celeridad posible. Además de fichar a la consultora PwC para que realice el llamado informe 'forensic', han contratado al despacho de abogados Uría Menéndez para que trabaje como asesor legal de forma conjunta con el bufete Garrigués, que presta sus servicios jurídicos al banco desde que en junio de 2018 inició una valoración externa de la información y documentación recopilada sobre el 'caso Villarejo'.

Para este informe 'forensic', PwC ha destinado «un equipo de más de 40 expertos dedicados en exclusividad a este asunto». Usan una tecnología muy puntera y los medios más avanzados, con el fin de realizar una investigación de carácter objetiva y lo más independiente posible. No es sencilla. Podría alargarse durante meses, dado que los hallazgos pueden dar lugar a sucesivas investigaciones adicionales. Los resultados se pondrán a disposición de los despachos Garrigues y Uría.

Como ya es sabido, hace un par de semanas, los medios digitales 'El Confidencial' y 'Moncloa.com' sacaron a la luz numerosas informaciones que relacionan a BBVA con una operación de espionaje masivo durante los años 2004 y 2005 a empresarios, políticos y periodistas con el objetivo de desestabilizar un intento de asalto al banco por parte de la constructora Sacyr, con el supuesto apoyo del entonces Gobierno socialista liderado por José Luis Rodríguez Zapatero.

Pero, ¿qué puede hacer el BCE? De momento, esperar. No hay que olvidar que todo ha estallado cuando González ya había cedido la presidencia del banco a Torres. Ahora, es presidente de honor, un cargo de carácter no ejecutivo que limita la acción del Banco Central Europeo ya que su rol como supervisor se circunscribe a las funciones ejecutivas den las entidades bajo su vigilancia.

Por su parte, la consejera delegada de Bankinter, Dolores Dancausa, ha defendido este jueves a González, de quien considera que ha sido «un banquero modélico» . Además, indico que «ha llevado las riendas» de la entidad «de forma impecable». La ejecutiva realizó estas declaraciones al presentar los resultados de Bankinter, que ganó 526 millones en 2018, un 6% más.

 

Fotos

Vídeos