Los avisos de Hacienda sobre cuentas en el exterior disparan la recaudación

La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero./Efe
La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero. / Efe

Aún así, es imposible cumplir con la previsión de ingresos tributarios al no haber podido aprobar los nuevos impuestos

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Una recaudación «excepcional». Así define la propia Agencia Tributaria (AEAT) la campaña de la Renta de este año que finalizó para los contribuyentes el pasado 1 de julio. En su último informe de recaudación publicado y con datos hasta julio, los números indican que Hacienda ha obtenido un importante volumen de ingresos hasta ahora, a pesar de que el segundo pago fraccionado de la Renta se ingresará en noviembre.

Por cada euro invertido en luchar contra el fraude se recaudan 10

La Agencia Tributaria recaudó 15.088 millones de euros de la lucha contra el fraude en 2018, lo que significa un 2% más (296 millones) que el año anterior, según los últimos datos del Ministerio de Hacienda. En total, se realizaron más de 27.600 actuaciones sobre grandes empresas morosas, patrimonios y economía sumergida.

El coste de funcionamiento total de la Agencia Tributaria es de 1.419 millones de euros, por lo que el ratio resultante es que Hacienda recuperó 10,64 euros el año pasado en lucha contra el fraude por cada euro invertido en este organismo, según datos facilitados por el sindicato de Técnicos de Hacienda (Gestha). Es más, si en lugar de este coste se tuviera en cuenta lo invertido en personal (1.074 millones), la ratio sería de 14,05 euros por cada euro invertido. «La Agencia Tributaria en España tiene la mitad de recursos que la media de la UE y la OCDE», critica Carlos Cruzado, presidente de Gestha, por lo que reclaman aumentar la plantilla y la inversión para también incrementar la eficacia en la lucha contra el fraude.

Y es que en nuestro país, según sus datos, el fraude es el doble que en Francia y el triple que en Alemania, con una economía sumergida que está en torno al 22% del PIB, por lo que piden aumentar los efectivos en unas 20.000 personas.

La recuperación de 15.000 millones vuelve a marcar una tendencia alcista, aunque se queda corta si se compara con la estimación del Gobierno. Hacienda planteaba en su plan presupuestario un aumento de la recaudación este año de más de 800 millones a través de la limitación de los pagos en efectivo, reforzar la lista de morosos y la adopción de mejores prácticas internacionales antifraude. Pero la falta de aprobación de las cuentas ha impedido la puesta en marcha de estas medidas y se han restado más de 500 millones a una previsión que para organismos como la AIReF era demasiado optimista.

Lo habitual es que Hacienda devuelva más de lo que recibe porque hay que aplicar las deducciones a pesar de que las retenciones hayan estado bien calculadas durante el año. Pero en esta ocasión ha habido un «excepcional aumento de los ingresos en la declaración anual del IRPF», por lo que las cuentas son favorables para el fisco. Los ingresos por IRPF aumentaron hasta julio un 4,6% a pesar de las mayores devoluciones de este año ligadas a la devolución de las retenciones por prestaciones de maternidad de los ejercicios 2014 a 2017 tras la sentencia del Tribunal Supremo.

Los ingresos tuvieron su repunte en julio «como consecuencia de la positiva evolución de la declaración anual, que crecieron en ese mes un 17,3%, incluso a pesar de estar afectados por cambios normativos», indica el informe. Las razones son fundamentalmente dos: por un lado, el «excepcional» crecimiento de las ganancias patrimoniales y, por otro, el impacto que ha tenido la campaña de avisos de la AEAT a contribuyentes con rentas en el exterior a través de la información proporcionada por terceros (a través del sistema CRS con el que hasta cien países del mundo comparten información fiscal), explican desde Hacienda.

Cuántas son las personas que teniendo rentas en el extranjero no las estaban declarando es lo que se espera saber cuando finalice esta campaña, en la que la AEAT ha enviado más de dos millones de avisos a contribuyentes con cuentas en el exterior –el doble que en la campaña de 2017– avisándoles de que deben informar a Hacienda de ellas. No se trata de una sanción, simplemente es una advertencia. El aviso se lleva mandando desde 2013, pero nunca en estas cantidades. Desde la recepción de información hasta que termine la campaña de la Renta, los funcionarios depuran los datos, los examinan y eliminan duplicados, por lo que la recaudación está aumentando gradualmente. La Agencia Tributaria confirma que hasta enero habían recibido 1,5 millones de registros (cuentas), pero por el momento no proporcionan el número de contribuyentes con el que se corresponden.

El presidente del sindicato de los Técnicos de Hacienda (Gestha), Carlos Cruzado, explica que se puede hablar de recaudación récord pero «solo en IRPF», porque la total no es tan alta, con incertidumbres importantes sobre los ingresos en el segundo semestre por la caída del consumo de las familias, algo que «ya se empieza a notar» en el IVA y el Impuesto de Sociedades. Además, desde la Autoridad Fiscal (AIReF) destacan que la subida del salario mínimo no afectará a la recaudación de Hacienda porque los sueldos que han aumentado son los más bajos y no suelen estar sujetos a retención.

Control de alquileres

Por tanto, Cruzado advierte de que será «complicado» que se puedan cumplir las previsiones de ingresos del 9% extra que había previsto el Gobierno en su plan presupuestario enviado a Bruselas. Sobre todo se deberá a que la falta de Gobierno ha imposibilitado la puesta en marcha de las medidas fiscales necesarias para aumentar la recaudación de Sociedades y Patrimonio, ya que los impuestos no han visto la luz. Tampoco la tasa Google y la tasa Tobin (transacciones financieras) han podido aprobarse finalmente este año, por lo que los 5.600 millones de euros extra que preveía Hacienda gracias a los nuevos tributos serán imposibles de alcanzar.

Los ingresos de Hacienda también han aumentado por la multiplicación de los avisos a los propietarios de viviendas en alquiler, desde las 258.000 cartas enviadas el año pasado, la Agencia casi ha triplicado la cifra hasta las 700.000 en este año para los contribuyentes con ganancias por rentas de alquileres de viviendas, tanto tradicionales como vacacionales. En tres años, estos avisos han generado un incremento de más de 122.000 declarantes, algunos por rentas que antes eran en negro, pero también por el incremento en el número de pisos de alquiler tras el auge de plataformas donde poner los anuncios, dice Cruzado.

Temas

Irpf