China agrava las pérdidas de Wall Street, que se lleva por delante a Europa

China agrava las pérdidas de Wall Street, que se lleva por delante a Europa
EFE

Entre los grandes valores, BBVA fue el peor, con un descenso del 1,88%. Santander y Telefónica también bajaron más de un 1%, mientras que Inditex se dejó un 0,95% y Repsol, un 0,53%

CRISTINA VALLEJOMadrid

Pese a que el viernes la sesión bursátil acabó con algo mejor tono (había cierta confianza en que prosiguieran las negociaciones comerciales entre Estados Unidos y China, pese al aumento de aranceles decidido por Trump contra las importaciones del gigante asiático y de aplicación desde el pasado viernes) en la jornada de hoy han vuelto las caídas con toda su virulencia. Y sobre todo a Wall Street. En el momento del cierre de la sesión europea, el Dow Jones y el S&P 500 cedían alrededor de un 2,30%, mientras que el Nasdaq bajaba un 3,15%. 

Y es que el mercado teme que las relaciones entre las dos superpotencias se hayan deteriorado mucho, tarden en reconstituirse y ello implique vivir más momentos de volatilidad hasta que haya un acuerdo que ahora se ve mucho más lejano. Además, a primera hora de la tarde trascendía que China ha terminado por cumplir con su amenaza de responder a Estados Unidos con nuevos aranceles sobre bienes americanos por valor de 60.000 millones de dólares y que entrarán en vigor a partir del 1 de junio. Esto, haciendo caso omiso a la advertencias de Trump contra ello, contra la elevación de la retórica belicista: «China no debería tomar represalias. Ello sólo empeorará las cosas», advertía el presidente estadounidense en su cuenta de Twitter.

El efecto de esta dinámica en los mercados ha sido muy importante. En el S&P 500 caían más de 450 acciones. En el Dow Jones, todas estaban en negativo, encabezadas por Apple, que retrocedía algo más de un 5%, mientras que Caterpillar rozaba ese porcentaje de pérdida y Cisco bajaba un 3,86%. Entre los que menos bajaban, acciones defensivas o de consumo, como Procter & Gamble, Verizon, Coca-Cola o UnitedHealth.

Los índices europeos pierden menos

En Europa los descensos proseguían, pero en menor dimensión que los que sufrían los índices americanos. Eso sí, en su gráfico se notó la decisión china y la dramática apertura de la Bolsa de Nueva York, lo que coincidió con un apreciable bajón. Y ello después de que los parqués europeos cerraran la que fue la peor semana de este 2019 el pasado viernes. El Viejo Continente no está al margen de la guerra comercial: la Unión Europea afirmaba este lunes que está finalizando la elaboración de una lista de bienes americanos por si finalmente Trump impone aranceles sobre la importación de vehículos. 

En el Viejo Continente, el Ibex-35 fue uno de los índices que menos cayó: cerró la sesión con un descenso del 0,78%, para dar un último cambio en los 9.046,8 puntos. Éste es su nivel más bajo desde mediados de febrero. Sólo lo hizo mejor el Ftse 100 británico, que se dejó un 0,55%.

El PSI-20 de Lisboa fue el peor, con un recorte del 1,81%. El Dax alemán se dejó un 1,52%, mientras que el Ftse Mib de Milán perdió un 1,35%, y el Cac 40 francés, un 1,22%. 

Estos descensos bursátiles obedecen a que los analistas consideran que la guerra comercial y su reciente recrudecimiento puede ser causa de una desaceleración global y de reducciones de los beneficios empresariales. Y ello viene después de que se hubieran reducido esos miedos gracias a los recientes mejores datos macro y de que las Bolsas hubieran subido aupadas por esa mejora del sentimiento. 

Sólo cinco valores del Ibex-35 cerraron en verde

En el selectivo español, sólo cinco valores cerraron en verde. Casi todos, del sector eléctrico. Red Eléctrica fue el valor más rentable, con una subida del 2,25%. A continuación se colocaron Naturgy e Iberdrola, que avanzaron un 0,96% y un 0,88%, respectivamente. IAG y Endesa se apuntaron algo más de medio punto porcentual.

Otros dos valores esquivaron las pérdidas: Enagás y Colonial, que cerraron planos. En rojo, Ence fue el peor, con un desplome del 7,52%, seguido de Indra, que bajó un 5,75%, mientras que la caída de ArcelorMittal se aceró a los cinco puntos porcentuales. Cie Automotive y Siemens Gamesa perdieron poco más de un 4%. 

Entre los grandes valores, BBVA fue el peor, con un descenso del 1,88%. Santander y Telefónica también bajaron más de un 1%, mientras que Inditex se dejó un 0,95% y Repsol, un 0,53%. En el Eurostoxx 50, sólo siete valores cerraron en verde. Como en España y en Estados Unidos, acciones defensivas y del sector eléctrico. 

Entrada de dinero en los refugios

Y si vimos salidas de dinero de las Bolsas, vimos flujos en dirección a los activos más seguros: el interés del bono americano a diez años bajó desde el 2,46% hasta el 2,39%, su nivel más bajo desde finales del mes de marzo; el de su comparable alemán pasó desde el -0,05% hasta el -0,08%, niveles de principios de abril.

Ello debido, en parte, a que el mercado empieza a descontar de nuevo la posibilidad de un recorte de los tipos de interés por parte de la Reserva Federal norteamericana a lo largo de este año. 

Pero subieron ligeramente las rentabilidades de los bonos de la periferia europea, quizás porque el mercado sí los considera activos de riesgo. Así, el interés del bono español a diez años subió levemente y la prima de riesgo, con ello, subió hasta los 106 puntos básicos. 

En el mercado de divisas, las que se apreciaron fueron las monedas más seguras de nuevo: con respecto al dólar, el yen japonés se apreció un 0,7% mientras que el franco suizo subió un 0,54%. El tipo de cambio entre el euro y el dólar se mantuvo estable en 1,1233 unidades. 

Otro refugio, el oro, se disparó cerca de un 1% coincidiendo con el anuncio de China, hasta rozar los 1.300 dólares la onza, máximos desde principios de abril.

Claves de la sesión:

- El Ibex-35 cerró la sesión con un descenso del 0,78%, hasta los 9.046,80 puntos, su nivel más bajo desde el pasado febrero.

- Sólo cinco valores del selectivo español cerraron al alza, encabezados por Red Eléctrica, que subió un 2,25%. El peor fue Ence, que cayó un 7,52%.

- El interés del bono alemán a diez años profundizó en sus números rojos, que llegaron al -0,08%.