El Ibex-35 salva el día pese a la tensión internacional

Sede de la Bolsa en Madrid. /Chema Moya (Efe)
Sede de la Bolsa en Madrid. / Chema Moya (Efe)

Siemens Gamesa encabezó los ascensos, con una revalorización del 1,98%

CRISTINA VALLEJO

La sesión de hoy en el Ibex-35 ha sido de altibajos, aunque el indicador casi todo el tiempo ha estado en terreno negativo. Además, se ha movido en un rango bastante estrecho, entre los 9.700 y los 9.750 puntos. Al final, se decidía por un cierre en la parte alta de esa horquilla y en positivo y daba un último cambio en los 9.756,7 puntos, lo que supone un mínimo avance del 0,08%.

Los mercados tienen numerosos frentes abiertos. En primer lugar y más importante, la guerra comercial, con nuevos aranceles de Estados Unidos contra China y con la posible respuesta del gigante asiático sobre la mesa, cóctel que puede terminar afectando al crecimiento económico. En segundo lugar, distintas crisis en diferentes partes del mundo emergente. Por ejemplo, en Turquía, donde la caída de la lira, que va marcando mínimo histórico tras mínimo histórico, hace necesaria una subida de los tipos de interés de la que el Gobierno no es partidario, controles de capitales o incluso un rescate del FMI como el que ya vimos hace unas semanas en Argentina. La situación se ha visto agravada por las amenazas estadounidenses de aplicar sanciones contra el país por haber encarcelado a un pastor americano acusado de espionaje y vinculación con el terrorismo. La reactivación de las sanciones americanas contra Irán también penaliza su ya débil economía, elemento que ha encendido el descontento social. Y lo mismo sucede con Rusia, donde el rublo sufre también por las nuevas sanciones americanas como castigo a su uso de armas químicas contra el ex espía Sergei Skripal en el Reino Unido.

Con todas estas cuestiones a las que prestar atención, el cierre en Europa fue mixto, con Italia registrando el peor comportamiento, con un retroceso del 0,69%, y el Dax alemán, el mejor, con una subida del 0,34%. Entre medias, además del Ibex-35, el Cac 40 francés, que también cerró prácticamente plano, mientras que el Ftse 100 británico se dejó un 0,45%.

En el Ibex-35, Siemens Gamesa encabezó los ascensos, con una revalorización cercana al 2%. Después se colocó Inditex, con una subida del 1,85%. Viscofán y Colonial también avanzaron más de un 1%. Cellnex se apuntó justo un 1%.

En rojo, el peor, Dia, que retrocedió un 2,09%. Después se situó Técnicas Reunidas, que perdió un 1,09%. BBVA, por su parte, cayó un 0,92%. Entre los peores, más 'blue chips': Santander, que retrocedió un 0,56%, mientras que Telefónica, Repsol e Iberdrola bajaron un 0,47%, un 0,38% y un 0,33%, por ese orden.

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Berkeley encabezó los ascensos de nuevo con un potente avance del 50%. Éste es el tipo de movimientos que está protagonizando la compañía: de gran envergadura todos los días; casi siempre al alza, pero también a la baja. Después se situó Natra, que se anotó un 10,73%. En negativo, el peor fue Quabit, que cayó un 2,91%.

En Estados Unidos, los índices también presentaban un comportamiento desigual: el Dow Jones, al cierre de los mercados del Viejo Continente, se encontraba plano, mientras que el S&P 500 subía un 0,13% y el Nasdaq, un 0,30%. A la Bolsa americana posiblemente le apoyaba algún buen dato macro, como el de paro semanal, que subió menos de lo esperado. Además, los precios de producción se estancaron el mes pasado, lo que llevó a que entrara dinero en los bonos americanos y a que bajaran ligeramente sus intereses.

Quizás éste fuera un factor que apoyara la caída del euro frente al billete verde (o a la subida del dólar frente al euro). La moneda comunitaria cedía un 0,36% con respecto al dólar, hasta situarse el tipo de cambio en 1,157 unidades.

Junto al dólar, también ganaron posiciones monedas refugio como el franco suizo o el yen, en un claro movimiento de aversión al riesgo propiciado por las caídas de monedas emergentes.

Y mientras el dólar ganaba fuerza, el crudo recuperaba posiciones tras el destacado retroceso de ayer, que rondó el 3,5%. Así, el barril de Brent, de referencia en Europa, avanzaba un 0,25%, hasta los 72,46 dólares, mientras que el de West Texas, de referencia en Estados Unidos, se anotaba un 0,2%, hasta los 67 dólares.

En el mercado de deuda, tranquilidad, movimientos pequeños, aunque a la baja, en las rentabilidades. Las excepciones: Argentina, cuyo bono en dólares a diez años avanzó desde el 8,95% hasta el 9,10%; Grecia, que pasó para el mismo vencimiento desde el 3,96% hasta el 4,07%; Turquía, que pasaba desde el 18,17% hasta el 18,73% en su título en moneda local; además de Brasil y Rusia, también en el mundo emergente y con emisiones en sus propias divisas.

 

Fotos

Vídeos