La patronal reconoce la trayectoria de Plaseuro, Casimiro Canónico Santos y Montes Design

Foto de familia de la entrega de los premios Pymes. /GIT
Foto de familia de la entrega de los premios Pymes. / GIT

La Confederación de Asociaciones Empresariales (FAE) y Cajaviva Caja Rural vuelven a unir sus manos para reconocer a las pymes burgalesas

Gabriel de la Iglesia
GABRIEL DE LA IGLESIABurgos

Alrededor del 95% del tejido empresarial español son pequeñas y mediandas empresas (pymes), lo que convierte a los pequeños empresarios en la columna vertebral de la economía nacional. Sin embargo, a menudo no reciben el reconocimiento que se merecen. Así lo entendieron hace seis años los responsables de la Confederación de Asociaciones Empresariales (FAE) y Cajaviva Caja Rural, que decidieron unir esfuerzos para reconocer la trayectoria de los pequeños empresarios burgaleses.

Así nacieron los Premios Pyme, que en esta sexta edición han recaído en Plaseuro, Casimiro Canónico Santos y Montes Design, tres empresas totalmente diferentes, pero con varios denominadores comunes: esfuerzo, tesón y éxito.

De eso anda sobrada Plaseuro, una empresa que nació en 2011, en plena crisis económica, y que desde entonces no ha hecho sino crecer ofreciendo servicios de reciclaje y recupercaión de plásticos. Su gerente, Juan García, ha agradecido el reconocimiento, ya que «ayuda a mantener y a hacer crecer una pequeña empresa». «Los dos pequeños años fueron duros, pero a partir de ahí, hemos crecido entre el 12 y el 18% cada año», ha explicado al tiempo que insistía en que «de las crisis se pueden sacar oportunidades».

En la misma línea se ha expresado Antonio Hernández, gerente de Montes Design, una empresa familiar con casi cincuenta años de historia dedicada al diseño y fabricación de mobiliario del hogar que ha recibido el premio en la categoría Trayectoria Pyme. En su caso, la empresa ha tenido que adaptarse a los retos que han ido apareciendo en un mercado altamente competitivo y muy castigado por la crisis. Y lo han hecho «innovando», con alrededor de 15 patentes registradas.

También Casimiro Canónico Santos, dedicado a la fabricación y colocación de canalones, ha tenido que sortear momentos difíciles en otro de los sectores más golpeados por la crisis, como es la construcción. En su caso, ha asegurado, «se nota una ligera mejoría» en el mercado, si bien, el sector ha tenido que adaptarse a la nueva realidad, con la práctica desaparición de nuevas promociones.

Todos ellos son ejemplos de «compromiso» y dedicación, según ha asegurado el presidente de la patronal, Miguel Ángel Benavente. A su juicio, ser pequeño empresario en España «tiene mucho mérito», ya que «han de hacer su trabajo para ser competitivos» y además, tienen que «hacer de todo» para cumplir con la «exagerada normativa» administrativa. «El pequeño empresario es gente comprometida» que necesita «visibilidad» en un país en el que «parece que todas las empresas son multinacionales», pero la realidad es bien distinta, ha señalado Benavente.

Una máxima compartida por el presidente de la Fundación Caja Rural, Pedro García Romera, quien ha recordado que la propia entidad es una pyme «en el fondo y la forma». «Compartimos su propia dieología y valores», ya que «es un sector con el que hemos trabajado desde el nacimiento» de Caja Rural, ha concluido.