El Gobierno recurrirá de nuevo a un crédito de unos 15.000 millones

Una pareja de ancianos. /AFP
Una pareja de ancianos. / AFP

La Seguridad Social sigue endeudándose aún más al no poder hacer frente al pago de las pensiones y tener la 'hucha' bajo mínimos

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

Cada vez más gasto para pagar las más de 9,6 millones de pensiones que soporta el Estado, cada vez más deuda y cada vez menos 'hucha' sin que el déficit se reduzca; más bien al contrario, aumenta año a año. Y es que si en 2017 el agujero de la caja de la Seguridad Social se situó en la cifra récord de 18.800 millones, este año algunas previsiones apuntan a que pudiera acercarse a los 19.500 millones, una cantidad que volvería a quedarse corta en 2019 si se sigue sin aprobar ninguna medida que alivie su delicada salud.

La reforma de las pensiones que planea el Gobierno no acaba de ver la luz y su minoría parlamentaria lo complica, al igual que el lento avance del Pacto de Toledo. Pero el gasto que mes a mes tiene que afrontar la Seguridad Social para pagar las pensiones, lejos de desaparecer, crece a una velocidad de vértigo: casi 9.300 millones, un presupuesto de más de 144.000 millones solo en este 2018. Y será mayor el próximo año, porque en enero las prestaciones volverán a revalorizarse en línea con el IPC. Es por esto que el Gobierno ha reconocido que tendrá que volver a pedir un crédito al Estado para poder pagarlas, ya que solo con cotizaciones no es suficiente. La cantidad para 2019 «rondará los 15.000 millones» -­según apuntaron a este periódico fuentes oficiales-­, una cifra muy similar a la de este año y superior a los 10.192 millones que concedió en 2017 por primera vez después de muchos años. Previsiblemente será, como hasta ahora, un crédito sin intereses y con un plazo máximo de cancelación de diez años. Y lo utilizará en su totalidad para no tener que echar mano de la 'hucha' de las pensiones.

Ningún Ejecutivo quiere pasar a la historia por ser el que dejó vacío el Fondo de Reserva, por lo que el PP recurrió a un préstamo que los socialistas criticaron pero que ahora deben utilizar. Esto ha permitido que este ejercicio sea el que menos dinero se ha dispuesto de ese fondo (los 3.000 millones sacados para pagar la extra de diciembre), pero se queda bajo mínimos con apenas 5.043 millones, frente a los casi 67.000 millones que llegó a haber en 2011. Desde entonces se han retirado casi 77.500 millones en apenas siete años.

La idea que tiene en mente el Gobierno es realizar dotaciones anuales desde los Presupuestos hasta el 'fondo de reserva' para que no se agote y pueda volver a crecer, tal y como ha apuntado en más de una ocasión el secretario de Estado de la Seguridad Social, Octavio Granado.

Más información

 

Fotos

Vídeos