La desigualdad entre hombres y mujeres tiene un coste de 100.000 millones

Dos madres paseando con sus bebés. /Archivo
Dos madres paseando con sus bebés. / Archivo

Si las más de 400.000 mujeres que trabajan a jornada parcial para poder conciliar alargaran su jornada, podrían generar 12.000 millones adicionales

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La evidente brecha de género que aún existe en España y que tardará años en cerrarse -tanto como más 200 años, según un informe del Foro Económico Mundial- tiene un elevado coste no solo social sino también económico: más de 100.000 millones de euros anuales es el impacto que tiene esta desigualdad entre hombres y mujeres, según un informe publicado hoy por ClosinGap y que ha elaborado la consultora Afi.

¿Cómo se llega a estimar esta cantidad? Según el estudio -que se basa en datos publicado por la OCDE y el INE- las mujeres españolas dedican de media casi dos horas más al día que los hombres para realizar las tareas del hogar y cuidados familiares. Si esta desigualdad se eliminara, ellas dispondrían de 49,5 millones de horas más cada día. Lo que ha hecho Afi es analizar cuál sería el coste de externalizar estos servicios, lo que les ha dado un valor superior a los 100.000 millones de euros, el equivalente al 8,9% del PIB o a lo que aportan conjuntamente tres grandes sectores: la construcción, la banca y los seguros.

Además, si estos trabajos que hoy por hoy no están remunerados pasaran a cotizar y, a su vez, tributar por ellos, las Administraciones Públicas ingresarían una cantidad próxima a los 39.659 millones de euros, lo que supondría acabar con el agujero que tiene el sistema de las pensiones (con un déficit de 19.000 millones el año pasado).

Pero esta mayor responsabilidad que tienen las mujeres en los cuidados familiares impacta de forma negativa en el mercado de trabajo, ya que una parte de ellas opta por renunciar bien total o parcialmente a su carrera laboral, principalmente después de ser madres. Así, una de cada cuatro trabaja a jornada parcial (un 24,2%, según cifras de 2017), un porcentaje que triplica la tasa de los hombres (7,3%). Y la razón por la que una de cada cinco mujeres está ocupada solo parcialmente es para poder compatibilizar el tiempo con el hogar y cuidado de la familia. En total, son más de 400.000, que si ampliaran su jornada hasta aproximarse a las 40 horas de trabajo a la semana, podrían generar cerca de 12.000 millones de euros adicionales para la economía española, lo que supondría un 1,1% del PIB, según resalta el informe.

Pero además son ellas las que optan, generalmente, por cogerse un permiso por el nacimiento de hijos y excedencias para el cuidado de familiares. Una vez finalizados estos permisos, un 8,3% de esas trabajadoras, cerca de 7.000, sale total o parcialmente del mercado laboral cada trimestre, provocando un coste de oportunidad de 40 millones de horas no trabajadas al año; esto impide que se generen 1.280 millones de euros, un 0,12% del PIB de 2017.

35 días de brecha escolar

El informe apunta a las largas jornadas laborales en España como una de las principales causas que impiden la conciliación. En este sentido, el 40% de los ocupados – hombres y mujeres – cuenta con un horario partido con dos horas destinadas a la comida, una singularidad española con respecto a los países del entorno europeo. Ello supone una hora menos de tiempo disponible cada día laborable para quienes cuentan con ese horario, lo que provoca que dejen de disfrutarse 1.706 millones de horas de tiempo libre al año.

Al mismo tiempo, la falta de sincronización entre calendarios laborales y escolares se traduce en una brecha de 35 días laborables para cerca del 50% de los hogares españoles –aquellos con hijos menores–, lo que supone siete semanas en las que los menores no tienen que ir al colegio pero sí requieren del cuidado de adultos.

Temas

Ocde, Ine