La Semana Santa impulsa el empleo y se superan los 18,5 millones de afiliados por primera vez desde 2008

EP

El paro se reduce casi en 50.000 personas hasta los 3,4 millones, su nivel más bajo de los últimos nueve años

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

El empleo sigue creciendo en un país que todavía está en proceso de recuperación de la peor crisis económica de su historia, pero lo hace ya a un ritmo más lento del que nos tenía acostumbrados en los últimos años. La Seguridad Social sumó en marzo 138.573 nuevos afiliados gracias al impulso de la Semana Santa, que también contribuyó a que el paro se redujera en 47.697 personas, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social. De esta forma, por primera vez desde diciembre de 2008 se superan los 18,5 millones de afiliados en el sistema, mientras que el desempleo se reduce hasta los 3,4 millones, su nivel más bajo en los últimos nueve años.

Sin duda son buenas noticias, pero si se comparan los datos con los del año pasado, se ve que el ritmo de creación de empleo se va frenando. En marzo de 2017 se crearon casi 162.000 nuevos puestos de trabajo, es decir, 23.000 más. A su vez, el dato de afiliación desestacionalizado es el más bajo de todo el año: 40.337 personas más registradas en el sistema, y en los últimos doce meses no se superaron los 600.000 afiliados (se quedaron en 592.000), como sí sucedió en marzo de 2017, lo que viene a confirmar la ralentización del mercado laboral.

De igual manera, en los últimos doce meses el desempleo se redujo en 279.766 personas, lo que mantiene el ritmo de reducción interanual en el 7,5%, pero se trata de la menor disminución en un mes de marzo desde el año 2014.

El paro registrado bajó en 16 de las 17 comunidades autónomas. Y lo hizo con mayor incidencia en Valencia, con 8.910 desempleados menos, Cataluña (-6.720) y Andalucía (-541). Sólo aumentó en Castilla-La Mancha, con 301 parados más.

Si se analiza por sectores, el desempleo se redujo esencialmente en servicios, con 52.905 personas menos, y en la industria (-1.671). Por el contrario, aumentó entre aquellos que provenían de la construcción (1.592) y de la agricultura y pesca (449), así como entre el colectivo sin empleo anterior (4.838). Esto significa que una de las grandes dificultades que tiene el mercado laboral es incorporar a los 3,4 millones de parados que todavía tiene a la vida activa, puesto que son los que peor lo están teniendo para acceder a un empleo.

El fuerte peso que la Semana Santa ha tenido en la creación de empleo se nota en el fuerte incremento de la afiliación en la hostelería, donde se registraron 58.612 nuevos cotizantes en el régimen general y otros 3.652 en los autónomos. Fue por tanto el sector con mayor aumento, seguido a gran distancia de la educación, con 17.371 ocupados más. Asimismo, crece de forma generalizada en el resto de sectores excepto en Administración Pública y Defensa, Seguridad Social Obligatoria (-5.425), Suministro de Energía Eléctrica, Gas, Vapor y Aire Acondicionado (-132) y Actividades de Organizaciones y Organismos Extraterritoriales (-6).

Por comunidades autónomas, el número de afiliados en marzo aumentó en prácticamente todas, especialmente en Cataluña (28.918), Baleares (25.445) y Madrid (17.073). Solo descendió en Castilla-La Mancha (-219), en consonancia con el paro.

Récord de empleo indefinido

La gran noticia de marzo viene de la mano de la contratación indefinida, que, con 193.448 contratos (un 11,7% del total), lo que supone la cifra más alta en un mes de marzo de toda la serie histórica, al marcar un incremento del 8,4%. Se encadena de esta manera 50 meses de aumentos en la contratación fija y supera ya cuatro años de crecimiento ininterrumplido.

Por el contrario, la contratación temporal se está frenando, lo que explica la reducción del número total de contratos en marzo respecto al mismo mes del año anterior: se firmaron 1.646.846, un 4,9% inferior.

 

Fotos

Vídeos