Los sueldos bajan en España a pesar del crecimiento de la economía y la productividad

Los sueldos bajan en España a pesar del crecimiento de la economía y la productividad

El último informe de la OIT revela que los salarios cayeron en un 1,8% en 2017 a pesar del avance del 3,1% del PIB | Las mujeres cobran por una hora de trabajo un 15% menos que los hombres

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZMadrid

Desde 2008 no había un nivel tan bajo de salarios a nivel mundial ya que su crecimiento ha sido mucho más lento de lo esperado. En España, los sueldos reales -corregida la inflación- disminuyeron un 1,8% el año pasado, su nivel más bajo desde antes de la crisis, según el informe publicado este martes por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), y todo ello a pesar de que en 2017 la economía española avanzó un 3,1%.

Así, España se convierte en el segundo país con peor dato en materia de salarios de la eurozona, solo por detrás de Grecia (-3,5%). Más grave aún, España es uno de los países donde más ha subido la productividad en los últimos 5 años pero donde menos han subido los sueldos. Así, a pesar del aumento del PIB, la contención de la inflación cerca del 2% en 2017 y la «considerable» disminución del desempleo del 19,6% al 15,6% en un año, el valor de los salarios equivalió al 96% del valor que tenían en 2008, lo que supone «una pérdida de poder adquisitivo para los trabajadores».

«España está en condiciones de subir salarios, sería muy beneficioso para la economía», ha destacado Joaquín Nieto, director de la oficina de la OIT para España, durante la presentación del informe en Madrid. Por eso, valoran positivamente la medida tomada por el Gobierno de subir un 22% el salario mínimo hasta los 900 euros porque «reduce la brecha de género y alivia la situación de muchos hogares».

Estancamiento mundial

El informe desvela además que a nivel mundial, el crecimiento de los salarios en 2017 no solo fue menor que en 2016, sino que registró la tasa de avance más baja de la última década, muy por debajo de los niveles precrisis. El crecimiento real de los salarios bajó del 2,4% en 2016 al 1,8% en 2017. Es más, sin tener en cuenta a China -por su rápido crecimiento salarial y gran población- las caídas fueron del 1,8% en 2016 y del 1,1% en 2017.

Más allá, en los últimos 20 años los sueldos medios casi se han triplicado en las economías emergentes y en desarrollo, pero en la avanzadas solo han subido un 9% a pesar del aumento del coste de la vida desde 1998. Dato este escaso crecimiento -explica el informe- no es de extrañar que en 2017 la aceleración del crecimiento económico en los países de ingresos altos se haya debido principalmente a un mayor gasto en inversión y no tanto al consumo privado.

Brecha de género: objetivo 2030

Además, la agencia de la ONU califica de «inaceptables» las profundas diferencias de salarios entre sexos, ya que sus conclusiones revelan que las mujeres siguen cobrando alrededor de un 15% menos por hora que los hombres en «empresas idénticas» y con los mismos estudios y experiencia. «Es un patrón que se repite en todas las franjas de sueldos y en todas las edades, en España y en el mundo», ha asegurado Nieto.

El objetivo de la OIT es que la brecha de género se vaya reduciendo paulatinamente hasta que en 2030 haya desaparecido. Desde la organización han estudiado más de un millón de empresas y han comprobado que en las compañías donde hay más mujeres que hombres, la media salarial es menor aunque el nivel productivo sea el mismo.

Las recomendaciones más destacadas son adoptar medidas que acaben con la situación actual de que la maternidad penalice a las mujeres en salarios y acceso al mercado de trabajo, fomentar la diversidad de género en todas las profesiones y llevar a cabo políticas que directamente penalicen la brecha salarial.

El estudio revela que, a nivel mundial, las mujeres se «descuelgan» del mercado de trabajo a partir de los 30 años, una edad que coincide aproximadamente con el momento de tener hijos de la mayoría de ellas. Después de los 39 años la curva de vuelta al trabajo se retoma en la media mundial, pero en España continúa constante a la baja hasta la edad de jubilación. «Esto se debe a que en nuestro país las mujeres que abandonan el mercado laboral para tener hijos luego no vuelven porque seguramente no encuentren la remuneración adecuada para poder conciliar su vida familiar y profesional», han explicado desde la OIT.

 

Fotos

Vídeos