Los sindicatos cargan contra la CEOE por «virar» hacia una «posición más radical»

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo (i) y Pepe Álvarez./Efe
Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo (i) y Pepe Álvarez. / Efe

UGT y CC OO acusan a la patronal de que su centenar de peticiones al nuevo Gobierno van en la «dirección contraria» a lo firmado en la negociación colectiva

Lucía Palacios
LUCÍA PALACIOSMadrid

La nueva deriva que están tomando los empresarios desde que Antonio Garamendi ha tomado el mando no está gustando nada a los sindicatos. Sin embargo, no se atreven todavía a achacarlo al cambio de presidente sino más bien a la «coyuntura política» actual. Pero de lo que sí están convencidos tanto UGT como CC OO es de que CEOE está «virando» hacia una «posición más radical». Así, consideran que el centenar de propuestas que lanzó el pasado miércoles la patronal para que acometa el nuevo Gobierno que se forme tras las próximas elecciones generales, entre las que se encuentran aplicar rebajas fiscales, mantener la reforma laboral y aumentar la edad de jubilación en función de la esperanza de vida, son «más duras y antisociales» que las que la organización ha venido manteniendo en las mesas de negociación colectiva.

Y eso que también achacan a la patronal gran parte de la culpa del fracaso en las negociaciones que han mantenido los agentes sociales con el Gobierno de cara a modificar la reforma laboral de 2012 y el sistema de pensiones. «Nos hemos encontrado con un proceso de negociación en el que tenemos que decir que no ha habido ninguna voluntad por parte de CEOE de llegar a un acuerdo, ni en materia laboral ni en materia de pensiones», quiso dejar claro el secretario general de CC OO, Unai Sordo, quien este jueves, en rueda de prensa conjunta con su homólogo de UGT, recordó que la patronal firmó el pasado mes de julio el IV Acuerdo para el Empleo y la Negociación Colectiva (AENC) en el que se hablaba mantener la ultraactividad de los convenios colectivos durante el periodo de negociación de un nuevo convenio, así como se instaba a modificar el artículo 42 del Estatuto de los Trabajadores para que la subcontratación no supusiera una competencia desleal, dos elementos que el Gobierno había pactado derogar con los sindicatos y que la CEOE rechazó en el documento publicado ayer.

«Nos parece que ha habido una cierta regresión en las propuesta de la CEOE», aseguró Sordo, que acusó a esta organización de tener una «posición más radical» ya que apunta a «romper consensos previos», puesto que «lo que pone en el papel contradice lo firmado en el AENC», al igual que va en contra de la reforma de las pensiones para la que dio su consenso en 2011.

En esta línea, el líder de UGT, Pepe Álvarez, explicó que CEOE nunca se opuso radicalmente a recuperar la ultraactividad ni la prevalencia del convenio del sector. «Las propuestas de la CEOE van en la dirección contraria a lo que había firmado en los acuerdos de negociación colectiva», se lamentó Álvarez, que dijo que era «pronto» para determinar si esta «involución» se debe al nuevo presidente, aunque sí afirmó que «es evidente que hay que constar algunos cambios», como que es la primera vez que CEOE hace «un planteamiento de exigencia política antes de elecciones».

Ambas organizaciones hicieron un nuevo llamamiento al Gobierno para que derogue parcialmente la reforma laboral, algo para lo que -estiman- «aún hay tiempo», pero descartaron llevar a cabo cualquier tipo de movilización en este periodo preelectoral puesto que «no aportarían nada a los intereses que representamos y que son los de los trabajadores».