De la Rosa carga contra el «fraude político» que están negociando PP y Cs

Ángel Olivares, exalcalde de Burgos, y Daniel de la Rosa, ganador de las elecciones del 26-M /María González
Ángel Olivares, exalcalde de Burgos, y Daniel de la Rosa, ganador de las elecciones del 26-M / María González

El PSOE insta a Vicente Marañón que se sienten a trabajar en el «gobierno del cambio», conformando un liderazgo de 16 concejales (11 del PSOE y 5 de Cs)

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

Los días pasan y para el 15 de junio, fecha en la que se constituirán los ayuntamientos, solo queda una semana sin que se vislumbre ningún acuerdo de gobierno. El PSOE, liderado por Daniel de la Rosa, ha instado esta mañana a Vicente Marañón, candidato de Cs, a sentarse a trabajar en un gobierno estable de 16 concejales «con una base programática que no se puede improvisar».

A pesar de que De la Rosa y Marañón acordaron verse esta semana, el naranja sigue a la espera de las órdenes del comité negociador que está trabajando en Valladolid la configuración de las Cortes de Castilla y León, así como los ayuntamientos y las diputaciones. Sin embargo, De la Rosa, como ganador de las elecciones del 26-M, ha reclamado el protagonismo del PSOE gracias a un resultado favorable «sin precedentes en nuestra ciudad».

Para el líder de los socialistas, la respuesta de los ciudadanos fue «rotunda e inequívoca», dado que su partido le sacó 10.000 votos y cuatro concejales al segundo, el PP. Asimismo, De la Rosa ha recordado que fue el peor resultado de la historia de los 'populares', por lo que los electores expresaron que «no queremos al PP en el gobierno de la ciudad», ha asegurado.

Por otro lado, De la Rosa ha defendido que «la mayoría de los ciudadanos que el pasado 26-M votaron a Cs no lo hicieron para que siguiera el PP gobernando la ciudad porque sino hubieran votado al PP». Y es que, «la realidad es tozuda» y si siguen avanzando en las negociaciones para evitar que el PSOE lidere el Ayuntamiento de Burgos estarán cometiendo un «fraude político».

Mensaje a Cs

Por otro lado, De la Rosa ha explicado que, «a una semana de la constitución del Ayuntamiento, aún no sabemos lo que va a hacer Cs. No se entiende que doce días después Cs se haya limitado a esperar instrucciones de arriba, sin que se hayan producido reuniones». Además, ha añadido: «lo último que esperan nuestros ciudadanos es que Burgos se convierta en un peón de una partida de ajedrez que se está jugando en clave de política nacional».

Por esto, el líder de los socialistas ha pedido a los naranjas que «no frustren las ilusiones y las esperanzas depositadas por los ciudadanos burgaleses». También ha emplazado a Cs a «iniciar el marco de diálogo y de negociación que tiene que tener el gobierno del cambio» porque en caso de no posibilitar el «gobierno del cambio, Cs va a pasar a ser rehén de Vox».

Una exigencia convertida en favor

Finalmente, De la Rosa se ha referido a la exigencia que Cs plantea al PP para seguir negociando y por la cual limita el mandato político a ocho años, como principio de regeneración democrática. Esto evitaría que Javier Lacalle y César Rico no pudieran renovar sus cargos al frente del Ayuntamiento y la Diputación de Burgos. Para el edil socialista «es casi casi un favor» y algo que al alcalde en funciones «no le preocupa demasiado». Si bien, para él esta condición sería «inaceptable».

No obstante, De la Rosa defiende que «en el PP estarían dispuestos a hacer cualquier cosa para que no haya un socialista al frente del Ayuntamiento». Y aún con todo, el líder del PSOE es «optimista» de cara a un 15 de junio que determinará la constitución del Pleno para los próximos cuatro años.