La ANC presiona a Torra para que convoque elecciones y declare la independencia

Puigdemont (i) y Torra./Efe
Puigdemont (i) y Torra. / Efe

Puigdemont insta a Pedro Sánchez a mover ficha, pero le advierte de que JxC no le dará un cheque en blanco

CRISTIAN REINOBarcelona

Quim Torra está cada vez más contra las cuerdas. No solo por el resultado de las elecciones generales, que altera el equilibrio de fuerzas entre los independentistas. La presión aumenta sobre el presidente de la Generalitat para que convoque elecciones, una vez se conozca la sentencia del juicio contra los líderes del 'procés'.

La Asamblea Nacional Catalana, principal 'lobby' secesionista, aprobará el domingo que viene su nueva hoja de ruta, que pasa por la convocatoria deelecciones tras el fallo judicial y la proclamación de la independencia en el supuesto de que las formaciones independentistas superen el 50% de los votos.

La ANC, que hasta la fecha ha marcado el ritmo del proceso soberanista, exige retomar la vía unilateral y apuesta por la proclamación de la república. Eso sí, esta vez pide que no sea simbólica, como el 27-O, y reclama que la DUI se publique en el diario oficial de la Generalitat, se arríe la bandera española del Palau de la Generalitat y del Parlament, que el Govern solicite el reconocimiento internacional y se libere a los presos (no se especifica cómo). Un nuevo brindis al sol, que escenifica que una parte del secesionismo sigue sin enterrar el hacha de guerra y mantiene el pulso, a pesar del fracaso de la etapa anterior del proceso secesionista y de que las posiciones más pragmáticas, como las que representa Esquerra, son las que están teniendo un mayor apoyo electoral (ERC dobló en diputados a JxCat el 28-A y Front Republicà se quedó fuera). Es una muestra más de que el flanco más radical aprieta al presidente de la Generalitat, pues considera que no está dando los pasos que prometió para hacer efectiva la República. Más bien al contrario. Los CDR cargaron ayer contra el Govern, que ha denunciado a uno de los jóvenes que protagonizó el intento de asalto al Parlament en enero de 2018 y reclama incluso más penas de prisión que la Fiscalía.

Torra evitó este jueves valorar la hoja de ruta de la ANC, pero no la rechazó de entrada. E insistió en que en caso de sentencia condenatoria, acudirá a la Cámara catalana para consensuar una respuesta «basada en el derecho de autodeterminación». La ANC ha perdido influencia con el paso de los años y el desgaste del proceso, pero justo el día en que trascendió la nueva hoja de ruta, su presidenta Elisenda Paluzie, estaba en Waterloo junto a Carles Puigdemont.

Diálogo en el aire

El fantasma del adelanto electoral sobrevuela el mandato de Torra casi desde el minuto uno. La número 2 de JxCat en el Congreso, Laura Borràs, aseguró durante la campaña que la respuesta a la sentencia podría ser una convocatoria electoral. El PSC también presionó este jueves para que el jefe del Ejecutivo catalán llame a los catalanes a las urnas. Miquel Iceta señaló que hasta que no haya elecciones catalanas y se forme un nuevo Ejecutivo autonómico, no se darán las condiciones para reanudar el diálogo entre Madrid y Barcelona, que se quebró de manera abrupta el pasado mes de febrero, tras dos reuniones al más alto nivel entre Sánchez y Torra y el acuerdo en torno a un documento que reconocía la existencia de un «conflicto» político en Cataluña.

Desde la parte secesionista, en cambio, llevan días instando a Sánchez a sentarse a hablar. ERC dijo días atrás que el resultado del 28-A obliga al presidente del Gobierno a negociar con los independentistas. El expresidente de la Generalitat, que hoy analizó los resultados con Quim Torra, en Bruselas, emplazó a Sánchez a mover ficha. «Él es el candidato a la investidura», dijo. JxCat, que obtuvo siete diputados el domingo pasado, se mostró dispuesta a «escuchar» al líder socialista para saber si tiene voluntad de «corregir» aspectos de la pasada legislatura y si quiere seguir gobernando en una situación de «inestabilidad». Aun así, el dirigente nacionalista advirtió de que no dará al presidente en funciones un cheque en blanco.

Más información