Unicornios y AC/DC en el 'sí' de Ramos y Rubio

El capitán del Real Madrid y la presentadora han encargado una ostentosa boda de estilo boho chic mezclado con metal, flamenco y algodón de azúcar./Walter Bieri
El capitán del Real Madrid y la presentadora han encargado una ostentosa boda de estilo boho chic mezclado con metal, flamenco y algodón de azúcar. / Walter Bieri

El futbolista y la presentadora, que se casan hoy en la catedral de Sevilla, montan un parque de atracciones para festejar su boda

ICÍAR OCHOA DE OLANO

La pareja nacional de famosos que más y más alto abomina del minimalismo promete dejar este fin de semana el listón (el suyo propio) en el tejado de la estratosfera. Sergio Ramos y Pilar Rubio, ya deben saberlo a estas alturas, se casan hoy con un batiburrillo de ostentosos festejos, de factura astronómica, donde han metido con calzador todos sus fetiches, desde los mitológicos hasta los metalúrgicos.

Primero, eso sí, el capitán del Real Madrid y la presentadora-modelo-actriz (el orden es difuso) oficializarán su relación de siete años, en los que han dado buena muestra de su debilidad por lo estrafalario mientras recibían a Sergio Junior, de 5 años, Marco, de 4 y Alejandro, de 2, en una ceremonia religiosa a todo trapo en la catedral de Sevilla. Nadie duda de que los novios, con sus por ahora secretas indumentarias para el paseíllo hasta el altar, sabrán dar el cante. Está por ver si más o menos que Niña Pastori, quien insuflará emoción 'jonda' al oficio. A continuación, el matrimonio conducirá a su multitudinario séquito hasta La Alegría SR4, la finca que el futbolista posee en Bollullos de la Mitación, en la comarca del Aljarafe. Allí, cerca de unas de las entradas al Parque Natural de Doñana, celebrarán el banquete y el posterior desfase.

El acceso se regulará a través de un cuerpo de agentes de seguridad que deberán certificar que cada invitado lleva adherido en su muñeca un tatuaje adhesivo y personalizado con forma de unicornio, como si se tratara del sello de entrada y salida a una discoteca. Al parecer, la pareja ha abierto una cuenta bancaria con el nombre del caballo cornudo, su animal favorito, en la que pidieron a sus inviados que hicieran sus generosos ingresos, a los que darán un destino social.

Una noria y tipis

Una vez dentro, los familiares y amigos del defensa central merengue y de la colaboradora de 'El hormiguero' se toparán de narices con un parque de atracciones (una idea que, según dicen, han copiado a Chiara Ferragni, la 'influencer' más 'influencer' del mundo, en su boda del año pasado con el DJ Fedez). Original o prestado, que han mandado montar un Coney Island en el interior de la finca sevilla no es un rumor sin fundamento. La noria es visible desde la última vivienda del barrio de Triana. También parece que habrá un 'saltamontes', una instalación de coches de choque, tiovivos y puestos de algodón de azúcar a tutiplén. Los tipis (tiendas como las que utilizaban los nativos americanos) pondrán el toque boho chic a la ostentosa fiesta que han encargado el sevillano y la madrileña.

Solo después de la cena, para la que han contado con el asesoramiento gastronómico de Dani García, el chef marbellí premiado con tres estrellas Michelin, la presentadora dejará salir a la 'heavy' que lleva dentro. El escenario instalado en La Alegría SR4 no tiene otro destino que el de albergar a AC/DC. El deportista y la modelo han pagado una fortuna a la banda australiana para que lleve a sus invitados directamente al infierno a través de su lengedaria autopista. Ramos, más de flamenquito, esperar a desquitarse con las canciones que le brindarán sus amigos Manuel Carrasco -que deberá darse mucha prisa, porque toca en Bilbao a las nueve y media de la noche- y Manuel Cortés, hijo del desaparecido Chiquetete, ya que Alejandro Sanz causará baja por coincidirle el bodorrio con un concierto en Madrid.

Pese al esfuerzo por deslumbrar, el reportaje fotográfico -el oficial, dado que los móviles están rigurosamente prohibidos- podría quedar un tanto apagado. Y es que el 'dress code' impuesto a los asistentes veta el uso del blanco, el rojo, el rosa, el naranja o el verde. Ah, y con unicornio o sin él, los menores tampoco serán bienvenidos.