La UE llama a los suyos a prepararse para lo peor en el 'Brexit'

Dominic Raab. /Afp
Dominic Raab. / Afp

Bruselas publica una dura comunicación horas antes de la visita de Raab, el nuevo negociador de Reino Unido, que se reunió con Barnier

ADOLFO LORENTECorresponsal en Bruselas

A todas las unidades, la negociación del 'Brexit' pinta mal, muy mal, así que procedan, prepárense para lo peor a partir del 30 de marzo de 2019. Bruselas ha activado hoy la alerta roja y emitió una comunicación de 16 páginas en la que urge a capitales, empresas y demás actores implicados a ponerse las pilas y ultimar los planes de contingencia en caso de que Reino Unido salga de forma abrupta y caótica de la Unión. Si este escenario provoca sudores fríos en la capital comunitaria, en Londres, taquicardias. Tienen todas las de perder y este es el único resquicio al que se agarran los Veintisiete. Si no quieren sumirse en el caos, tendrán que mover ficha, ya sea cediendo en sus líneas rojas, aplazando su salida o impulsando otro referéndum. Quién sabe. Lo único cierto es que quedan nueve meses de infarto.

La comunicación de la Comisión se publicó horas antes de la llegada a Bruselas del nuevo ministro británico para el 'Brexit', Dominique Raab, que se reunió a media tarde con su homólogo europeo, el francés Michel Barnier, quien le dio la bienvenida y le recordó que el tictac cada vez es más apremiante. «El reto es encontrar puntos en común. Quedan algunas semanas hasta el Consejo Europeo de octubre y en este corto periodo de tiempo debemos hacer dos cosas: finalizar el acuerdo de salida y preparar una declaración política sobre la relación futura», explicó.

Raab, por su parte, abogó por «calentar» las negociaciones tras el 'impasse' de los últimos meses, fruto de la división en el Gobierno de Theresa May y la manifiesta dejadez de David Davis. «Estoy deseando examinar todos los detalles con energía y vigor renovados. El tiempo corre y espero intensificar, calentar las negociaciones y garantizar que estemos en la mejor posición para conseguir el mejor acuerdo», recalcó el negociador de May en su primera visita a la capital comunitaria. Entró sonriente. Salir, seguro que salió con semblante algo más serio mientras sus asesores le espetaban aquello de 'Bruselas era esto'.

Barnier comparecerá mañana viernes después de informar a los 27 en un Consejo de Asuntos Generales sobre el Artículo 50 (el que fija cómo se sale de la UE) que se organizó de forma extraordinaria tras conocer el último libro blanco sobre el 'Brexit' presentado por May y que provocó la dimisión de Davis y del titular de Exteriores, Boris Johnson, al considerar que Reino Unido se está vendiendo a la UE.

Lo paradójico es que Bruselas ya ha advertido que con ese libro blanco no van a ninguna parte. Parece que en un intento de contentar a todos, la cuestionara primera ministra se ha quedado en tierra de nadie y más débil que nunca. De ahí las dudas de la UE, que considera que la situación política es «demasiado volátil» para afrontar esta negociación.

La cuestión irlandesa

Pintan bastos, pero el Ejecutivo comunitario busca desdramatizar la situación argumentando que prepararse para «todos los escenarios» no significa que el peor vaya a darse. «La planificación de contingencia para el peor resultado posible no es un signo de desconfianza en las negociaciones. La Comisión está dedicando muchos recursos y haciendo grandes esfuerzos para lograr un acuerdo. Ese sigue siendo nuestro objetivo», recalca la comunicación.

¿Y qué sería el pero escenario? Pues que el día 30 de marzo de 2019, Reino Unido pasase a ser un país tercero de la UE a todos los efectos, Es decir, sería tan ajeno a la UE como puede serlo Japón. En realidad, Japón estaría mejor posicionado ya que acaba de firmar un ambicioso acuerdo comercial con el club. Fronteras, aduanas, controles fitosanitarios, caos aéreo y ferroviario, ciudadanos sin derechos reconocidos, empresas con su cadena de producción y suministro rota, o la isla de Irlanda fracturada en dos con la resurrección de una frontera dura. El pasado más cruel sería el nuevo futuro. El 'affaire' irlandés es el principal obstáculo que existe para que las negociaciones lleguen a buen puerto y la verdad es que siguen sin hallarse soluciones factibles que eviten esa frontera dura.

 

Fotos

Vídeos