Indonesia localiza el fuselaje del avión estrellado

Los familiares de las víctimas del avión de Lion Air identifican las pertenencias de los pasajeros./AFP
Los familiares de las víctimas del avión de Lion Air identifican las pertenencias de los pasajeros. / AFP

La compañía Lion Air destituye a su director técnico, mientras el Gobierno de Yakarta anuncia sanciones si se detectan irregularidades

ZIGOR ALDAMAShanghái

El misterio del accidente que el lunes convirtió el vuelo JT610 en una tragedia está cada vez más cerca de resolverse. Este miércoles, los responsables del dispositivo que busca el Boeing 737 de Lion Air en aguas del norte de la isla indonesia de Java aseguraron haber dado con las coordenadas en las que se encuentra una parte importante del fuselaje. Siguiendo la señal de las balizas de las cajas negras, los equipos de rescate deberían ser capaces de encontrar este jueves esos restos del avión, clave para determinar qué sucedió.

Aunque pueden pasar años hasta que se conozcan las causas del accidente que dejó 189 muertos, el hecho de que hubiese sufrido fallos técnicos en el último vuelo el día anterior a estrellarse llevó ayer a las autoridades a suspender temporalmente tanto al jefe de Mantenimiento de la aerolínea como a los ingenieros que dieron el visto bueno para que el Boeing despegase la mañana siguiente. Como precaución adicional, Indonesia también exigió que todos los Boeing 737 MAX de Lion Air sean inspeccionados para confirmar que no sufren fallos en los instrumentos.

Los expertos temen que un mantenimiento chapucero haya sido clave. Sobre todo, después de haber constatado que los sensores de velocidad y altitud proporcionaron información discordante en el último vuelo del Boeing que llegó a destino. «El problema de ese fallo es doble: cuando se vuela en piloto automático, el avión tomará decisiones incorrectas; si se vuela en manual, es muy difícil determinar cómo hacerlo correctamente», explica un piloto español afincado en Asia.

En cualquier caso, señala que en esa coyuntura los pilotos deberían haber sido capaces de aterrizar sanos y salvos, como hicieron los de la víspera. También por eso, las voces de quienes cuestionan la seguridad del transporte aéreo en el archipiélago indonesio se escuchan cada vez más altas. «Allí donde hay medios de transporte se producen accidentes. Sucede en todo el mundo. Nuestro trabajo es lograr que no se vuelvan a repetir», se defendió el subdirector de la Agencia de Seguridad, Haryo Satmiko. «Debemos rezar más», subrayó en unas declaraciones que no invitan, precisamente, a la confianza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos