Nancy Pelosi, una líder feroz para enfrentarse a Trump

Nancy Pelosi. / Efe

Mitch McConnell fue confirmado como el líder de la mayoría republicana del Senado

CAROLINE CONEJERONueva York (EE UU)

Un récord de 102 mujeres encabezan la nueva promoción del 116 Congreso de Estados Unidos, el más diverso, más demócrata y más femenino de la historia. Y Nancy Pelosi volvió a hacer historia al ser elegida presidenta de la Cámara de Representantes. Es la primera persona de la historia del Congreso en retomar una posición de liderazgo en más de seis décadas. Pelosi fue nombrada presidenta de la Cámara por primera vez en 2007, y estuvo en el cargo hasta 2011.

Los demócratas recuperan el poder con el control de la Cámara de Representantes con 63 nuevos escaños obtenidos en noviembre, el mayor margen de mayoría de los demócratas desde el caso Watergate en 1974. Kevin McCarthy, de California, liderará la minoría republicana.

Nancy Pelosi, la ingeniera de la nueva mayoría demócrata en el Congreso, vuelve al mando convertida en el político más poderoso de Washington con la crisis del cierre parcial del Gobierno federal en su tercera semana y la misión imposible de lograr su reapertura sin la financiación para el muro de Trump. La presidenta Pelosi fue nombrada con una holgada mayoría y una oposición de sólo 15 demócratas.

En su alocución Pelosi saludó el optimismo, idealismo y patriotismo de la nueva promoción del Congreso, a la que calificó de transformadora, y conminó a todos a trabajar unidos para avanzar en el progreso de todas las comunidades. La congresista de San Francisco, de 78 años, tiene a la espalda una sólida carrera política cargada de históricas victorias legislativas que incluyen la importante ley de salud 'Obamacare'. La veterana demócrata es conocida por su instinto político, su sagacidad para negociar y el arte de un liderazgo muy personal basado en un generoso reparto de puestos en los importantes comités del Congreso a cambio de una férrea disciplina de voto.

Peso pesado en la financiación de campañas demócratas al Congreso a través de sus extensas conexiones entre los influyentes donantes políticos, Pelosi se ha ganado a pulso una reputación de feroz contendiente curtida en las duras batallas políticas en Washington durante sus mas de tres décadas de representación en el Congreso. Ya en la primera sesión, Pelosi introdujo a votación una ley de presupuesto para la reapertura del Gobierno que asigna 1.300 millones de dólares (1.140 millones de euros) a la seguridad fronteriza. Una legislación de prevista muerte a su llegada al Senado, donde la mayoría republicana anunció que no la aprobaría.

El presidente Trump, sin completo entendimiento todavía del extenso poder del nuevo Congreso sobre su presidencia, continuaba aferrado a sus 5.600 millones de financiación (en euros, 4.900 millones). En su usual esfuerzo por robar la atención de Pelosi y el nuevo poder demócrata, acusó a la oposición de «acoso presidencial» y de causar el cierre del Gobierno federal. El contencioso del muro quedó oficialmente redefinido por Trump como «seguridad fronteriza» durante una sesión que celebró el miércoles con los líderes del Congreso, que la Casa Blanca enmarcó en la máxima transcendencia con el objetivo de dotar a las demandas del presidente de un tono de emergencia nacional.

Aun así, en negociaciones conducidas en privado por miembros del Gabinete de Trump manejaban la semana pasada una cifra reducida de 2.300 millones de dólares (2.000 millones de euros) para la seguridad fronteriza.

La veterana del caucus demócrata presidirá un redibujado Congreso poblado de contrastes generacionales y sociales, que incluyen desde los tradicionales grupos de políticos procedentes de cargos en administraciones pasadas a completos novatos sin ninguna experiencia previa en un cargo político.

De la nueva promoción de mujeres, 35 fueron elegidas por primera vez en noviembre tras unas elecciones marcadas por una oleada sin precedentes de victorias de candidatas. Entre ellas la primera mujer nativa americana, la primera mujer musulmana, las primeras mujeres negras elegidas por los Estados de Massachusetts y Connecticut, la primera hispana elegida en Texas, y la mujer más joven de la historia elegida al Congreso.

En la lista de primeras veces, la demócrata de Minnesota Ilhan Omar, la primera somalí americana del Congreso, juró el cargo con el Corán, lo que marcó un emocional momento personal como hija de un refugiado que inmigró 23 años atrás. También tuvo protagonismo el primer congresista tetrapléjico, el demócrata de Rhode Island Jim Langevin, y la congresista de Michigan Rashida Tlaib vistió traje tradicional palestino.

Con 29 años, la neoyorquina Alexandria Ocasio-Cortez es la más joven en la historia del Congreso de EE UU. Pero no es el único récord vinculado con esta legisladora, porque forma parte también de los 43 hispanos que se sientan en las dos cámaras en nombre de los 57 millones de habitantes de EE UU con este origen.

Abierto al público y familiares, la primera sesión del Congreso fue también el estreno de un exjugador de la Liga Nacional de Fútbol NFL, de un doctor, de un científico medioambientalista y de exmiembros del Ejército y de los servicios secretos de Inteligencia, entre ellos muchas mujeres.

 

Fotos

Vídeos