El líder de los rebeldes prorrusos en Ucrania fallece en un atentado

Fotografía de archivo que muestra al líder de la autoproclamada república popular de Donetsk (RPD), Alexandr Zajárchenko, durante un acto político en Donetsk (Ucrania), el 22 de enero del 2016./Alexander Ermochenko (Efe)
Fotografía de archivo que muestra al líder de la autoproclamada república popular de Donetsk (RPD), Alexandr Zajárchenko, durante un acto político en Donetsk (Ucrania), el 22 de enero del 2016. / Alexander Ermochenko (Efe)

«No es la primera vez que el régimen de Kiev utiliza estos métodos para eliminar a los que no están de acuerdo con él y los indeseables», asegura la portavoz de la diplomacia rusa

COLPISA / AFP

El principal dirigente de los separatistas prorrusos en el este de Ucrania, Alexandre Zajarchenko, murió el viernes en una explosión en un café del centro de su «capital», Donetsk, última víctima hasta la fecha de una serie de asesinatos de jefes rebeldes.

Alexandre Zajarchenko, de 42 años, hijo de un minero, ex mecánico y hombre de negocios, según su biografía oficial, fue desde el principio del conflicto en el este de Ucrania el «presidente» de la República Popular de Donetsk (DNR), autoproclamada por los separatistas.

Su muerte, así como la destitución en noviembre de 2017 de Igor Plotnitski, «presidente» de la República autoproclamada de Lugansk, vecina de Donetsk, y el asesinato de varios jefes de guerra, marcan el fin de los dirigentes históricos de los territorios separatistas, llegados al poder con el conflicto con el ejército ucraniano.

«El dirigente de la República popular de Donetsk (DNR), Alexandre Zajarchenko, murió hoy en un atentado», indicó a la AFP su portavoz, Aliona Volynets, sin dar más detalles.

Según la agencia oficial de los separatistas, DAN, se sintió una fuerte explosión hacia las 17H30 locales (14h30 GMT) en un café situado en el centro de Donetsk, causando varias víctimas.

La policía instauró un cordón de seguridad en el bulevar donde se sitúa el café y donde se encontraba igualmente una ambulancia, según un periodista de la AFP en el lugar.

«Se trata de una nueva agresión por parte de Ucrania (...) Donetsk va a vengarse por este crimen», declaró un alto responsable separatista, Denis Puchilin, citado por la agencia de prensa DAN.

La portavoz de la diplomacia rusa, Maria Zajarova, consideró igualmente que existían «todas las razones para creer» que el gobierno ucraniano es responsable de este atentado. «No es la primera vez que el régimen de Kiev utiliza estos métodos para eliminar a los que no están de acuerdo con él y los indeseables», afirmó, citada por la agencia pública TASS.

Los servicios de seguridad ucranianos, el SBU, desmintieron por su parte cualquier responsabilidad, y afirmaron que la muerte de Alexandre Zajarchenko era el resultado de «conflictos criminales internos» en el seno de la élite separatista prorrusa. «No descartamos un intento de los servicios secretos rusos de eliminar un personaje odioso que, según nuestras informaciones, molestaba a los rusos y al que ya no necesitaban», aseguró incluso un alto responsable del SBU, Igor Guskov, a la televisión ucraniana.

Las tropas separatistas fueron puestas en estado de alerta, y las autoridades del enclave anunciaron que el «viceprimer ministro», Dmitri Trapeznikov, asumía la presidencia interina. El presidente ruso, Vladimir Putin, presentó sus condolencias a los habitantes de Donetsk y calificó a Zajarchenko de «verdadero líder popular».

Alexandre Zajarchenko se convirtió en uno de los líderes separatistas desde el inicio en 2014 del conflicto, que dejó más de 10.000 muertos. En noviembre de ese año, unos meses después de que los territorios rebeldes del este de Ucrania hubieran proclamado su independencia, Alexandre Zajarchenko fue elegido presidente de la DNR con más del 81% de los votos. Muchos otros líderes de guerra separatistas fueron asesinados estos últimos años. Las autoridades separatistas acusaron cada una de las veces a los servicios especiales ucranianos.

En febrero de 2017, Mijail Tolstyj, reputado jefe militar más conocido por su nombre de guerra «Guivi», murió en una explosión en su cuartel general en Donetsk. En octubre de 2016, el jefe de guerra Arseni Pavlov, conocido con el nombre de guerra «Motorola», fue asesinado con su guardaespaldas en la explosión de una bomba colocada en el ascensor de su edificio. En 2015, los jefes cosacos Pavel Dremov y Alexandre Bednov «Batman», prorrusos pero en disputa con las autoridades rebeldes, murieron respectivamente en un atentado con coche bomba y en una emboscada. El comandante Alexei Mozgovoi murió el mismo año en una emboscada en territorio rebelde.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos