Los laboristas propondrán un segundo referéndum sobre el 'brexit'

Jeremy Corbyn. /AFP
Jeremy Corbyn. / AFP

Corbyn atiende el deseo de la mayoría de sus miembros tras la escisión de la pasada semana

IÑIGO GURRUCHAGACorresponsal en Londres (Reino Unido)

El Partido Laborista presentará una propuesta para celebrar un segundo referéndum sobre el 'brexit', o apoyará la que presente otro grupo parlamentario, si la Cámara de los Comunes no aprueba el miércoles por mayoría una enmienda que contiene la versión laborista de lo que tendría que ser la futura relación de Reino Unido con la Unión Europea.

El anuncio es un cambio significativo en la posición del líder laborista, Jeremy Corbyn, criticado por su falta de entusiasmo por la nueva consulta, que fue aprobada como una de las opciones del partido ante el 'brexit' en su última conferencia anual, el pasado septiembre. Importantes líderes sindicales se oponen abiertamente a un nuevo referéndum.

El apoyo laborista es indudable porque no es realista pensar que una mayoría de diputados votará el miércoles en favor del modelo de 'brexit' propuesto por el principal partido de la oposición, que contempla una unión aduanera permanente, mantener un alto nivel de alineamiento con el mercado común y la participación en agencias, proyectos de investigación o instituciones y recursos de seguridad.

El Gobierno no presentará nada concreto en el debate, porque está negociando modificaciones al Acuerdo de Salida rechazado por el Parlamento, que planea someter a nueva votación el 12 de marzo. La propuesta laborista no se refiere a este acuerdo sino a la relación que se negociaría tras el 'brexit'. Su rechazo es evidente, porque no corresponde con el momento.

Si se confirma ese rechazo, el grupo laborista apoyará una enmienda de diputados de varios partidos para forzar el aplazamiento del 'brexit', si Theresa May no logra la aprobación de un Acuerdo de Salida antes del 13 de marzo, y «presentará o apoyará una enmienda en favor de un voto público para prevenir el dañino 'brexit' 'tory'». Es probable que los laboristas quieran una votación sobre la segunda consulta también el día 12.

Corbyn no ha explicado qué pregunta estaría en la papeleta del voto ni en el comunicado que anuncia el cambio ni en la reunión que mantuvo con el grupo parlamentario. El responsable laborista sobre el 'brexit', Keir Starmer, fue explícito al defender la línea contenida en el documento entregado a los diputados, donde se afirma que la posición laborista ha sido siempre favorable a que haya una opción para la marcha de la UE y la opción de la permanencia.

Día D

El acuerdo con otros partidos, como los independentistas escoceses o los liberal-demócratas, que son partidarios de la nueva consulta, y el resultado de la votación en los Comunes dependerá de un entendimiento sobre la modalidad del referéndum. La colaboración entre partidos ha sido impedida en los últimos meses porque el liderazgo de Corbyn dio prioridad a conseguir la caída del Gobierno y la convocatoria de elecciones.

El anuncio llega días después de que ocho diputados laboristas anunciasen su abandono del grupo parlamentario y su unión en un Grupo Independiente con tres conservadoras, creando un foco de disidencia centrado en la oposición al 'brexit'. El malestar de otros diputados y la posibilidad de nuevas escisiones puede haber animado a la dirección laborista a dar este paso, aunque Corbyn nunca había descartado la consulta.

El problema para el laborismo es que, si quiere ganar las próximas elecciones, debe ganar nuevos escaños en circunscripciones donde fue mayoría el voto en favor de la marcha de la UE. La política y personalidad de Corbyn no atraen a clases medias que se sentían cómodas con Tony Blair y pueden votar a los liberal-demócratas para expresar su rechazo al 'brexit'. La fuga de diputados puede haber llevado a los líderes a pensar que ya no pueden confiar en el voto de los simpatizantes laboristas partidarios de la permanencia.

En el laberinto de la política británica actual, los partidarios del segundo referéndum, que son en su gran mayoría también partidarios de la permanencia, celebran el anuncio laborista, cuyo efecto puede ser contrario a sus deseos. Si todas las votaciones se concentran el 12 de marzo, quizás es ahora más probable que May reúna más votos en favor del Acuerdo de Salida con algunas modificaciones.