El Partido Islam belga propone «segregar por sexos en el autobús para proteger a la mujer» | BURGOSconecta

El Partido Islam belga propone «segregar por sexos en el autobús para proteger a la mujer»

El Partido Islam belga propone «segregar por sexos en el autobús para proteger a la mujer»

La formación añade polémicas propuestas como la instauración de la 'sharía' y recuerda que el país ya tiene un 10% de musulmanes

EFEBruselas

El partido Islam belga, nacido en 2012, que espera aumentar su presencia en las próximas elecciones municipales y conseguir representación en el Parlamento federal, defiende la segregación por sexos en los autobuses para «proteger» a la mujer, según ha explicado su portavoz Redouane Ahrouch. Sus polémicas propuestas, como la instauración de la «sharía», ya han provocado peticiones para ilegalizar al partido Islam, acrónimo de «integridad, solidaridad, libertad, autenticidad y moralidad».

Entre los cinco puntos «fundamentales» de la formación, según sus estatutos, están el «respeto a la opinión de cada uno, derecho a la propiedad privada, protección de la familia, derecho al conocimiento y derecho a la vida».

«No es un partido islamista, tiene filosofía islamista, del mismo modo que existen los democristianos, nosotros somos demócratas musulmanes. No es nada extraordinario, otra cosa es que Europa no esté acostumbrada», ha explicado Ahrouch.

El político de ascendencia marroquí, de 48 años, que es concejal en el barrio bruselense de Anderlecht por la formación, un puesto que compagina con su trabajo de conductor de autobuses, destaca que los musulmanes son ya el 10% de la población en Bélgica. «En Bruselas hay numerosas nacionalidades, culturas, para armonizar todo eso desde lo público hay que islamizar el país», señala Ahrouch, que también es el tesorero del partido.

Defiende que segregar por géneros en lugares como los autobuses, en hora punta, es la mejor forma de «proteger» a la mujer en un contexto de diversidad de culturas y religiones. «Llevo 25 años conduciendo autobuses en este país y he visto de todo. Las mujeres con minifalda no pueden ir tranquilas. Se trata de que en hora punta las mujeres entren por la puerta delantera y los hombres solamente por la trasera», afirma.

Rechaza educar en el respeto

Preguntado si no es mejor educar a los hombres en el respeto a las mujeres en vez de segregar a los usuarios del transporte público, responde que «eso es lo que defendería un partido de siempre, uno que solo tiene palabrería» pero el suyo «quiere hacer cosas, cosas útiles y que den resultados ahora».

Resalta asimismo el gran número de votantes mujeres que han depositado la confianza en su partido, una formación que -dice- es la única que lucha por los derechos de las musulmanas y el «veto» que sufren en puestos de cara al público en Bélgica. «Los que no conocen el islam dicen que el velo es señal de sumisión. Pero en realidad lo ven como algo provocativo que hay que castigar, para ellos es más provocativo que una minifalda», dice.

Ahrouch denuncia que los principales partidos en países como Bélgica «quieren imponer la laicidad» al tiempo que se «criminaliza» lo islámico «relacionándolo injustamente con el terrorismo». «Nuestros jóvenes se sienten rechazados con las políticas actuales. Algunos no consiguen prosperar en sus trabajos por ser musulmanes. Todo eso no ayuda a que haya quien caiga en manos del Estado Islámico», reflexiona.

Condena por agresiones

El político, cuyo partido ha conseguido también concejalías en el estigmatizado barrio bruselense de Molenbeek, apunta que los musulmanes son las principales víctimas del terrorismo, pues «no solo estamos en peligro sino que encima se nos incrimina a todos por desconocimiento».

Tras los atentados de Bruselas, de marzo de 2016, el presidente de la formación, Abdelhay Bakkali Tahiri, dirigió una carta «a sus jóvenes» recordando que los textos sagrados islámicos condenan la violencia y, por ende, el terrorismo. El partido Islam quiere presentarse en las próximas elecciones municipales de otoño en Bélgica en todo el país, con pronóstico de conseguir representación en las 28 «comunas» (el nombre de los barrios de Bruselas), así como en alcaldías de otras grandes ciudades, como Lieja.

A favor de la ilegalización de la formación por propuestas como la segregación por sexos se han mostrado el movimiento reformador (MR) francófono y la separatista flamenca N-VA, con el secretario de Estado de Inmigración Theo Franken al frente. En su ataque a la formación islamista, Francken incluso recordó este fin de semana en su cuenta de Twitter que Ahrouch fue condenado en 2003 por la Corte de Apelaciones de Bruselas a seis meses de prisión por amenazas y agresiones a su mujer, una información que ya se hizo pública cuando el portavoz de Islam fue elegido por primera vez en 2012.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos