Borrell abandona una entrevista en una cadena alemana cuando le preguntan por Cataluña

Borrell, durante la entrevista/R. C.
Borrell, durante la entrevista / R. C.

El ministro de Exteriores se quejó de que el periodista alemán diera datos erróneos sobre el 'procés' e incorporara en su diálogo los argumentos del independentismo catalán

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

Josep Borrell dejó el miércoles a un lado la diplomacia que se le presume a todo titular de Exteriores. El ministro perdió el temple durante una entrevista al canal alemán 'Deutsche Welle' ante las preguntas del periodista Tim Sebastian, al que Borrell terminó por acusar de parcial y de no conocer la realidad sobre el conflicto catalán antes de ordenar que se parara la grabación.

El jefe de la diplomacia fue cambiando el gesto según se enfrentaba a cuestiones como si en España existe la independencia judicial o cuando Sebastian se refiere a la expresidenta del Parlament, Carme Forcadell, como «una abuela de 63 años que permanece 15 horas al día en aislamiento sin haber sido condenada por nada».

El momento de inflexión se produjo cuando Sebastian preguntó por qué no se debate en España una reforma constitucional que permita la autodeterminación de Cataluña cuando un 70% de los españoles apuesta por una modificación de la Carta Magna. Este porcentaje es un dato del CIS, pero hace referencia a una pregunta general y no al derecho de autodeterminación.

Borrell, reconocido antisoberanista y quien desde que asumió su cartera se ha volcado en combatir el relató independentista en el exterior, perdió ahí la poca paciencia que le quedaba. «Paren. Está continuamente mintiendo. Se acabó. No quiero hacer esto», señaló el ministro.

La cadena alemana, que ha sido la que ha difundido el vídeo, asegura que, tras consultar unos minutos con sus asesores, Borrell optó por continuar la entrevista, que se desarrolló en todo momento en un ambiente que se podía cortar con un cuchillo. De hecho, el jefe de la diplomacia llega a tachar de ignorante a Sebastian cuando sale el tema de Gibraltar y le solicita que en una futura ocasión se le formulen cuestiones «menos sesgadas», a lo que el periodista replica que su trabajo no es realizar las preguntas que le gustan al entrevistado.

Apoyo del Gobierno

Pese a las imágenes, que pueden llegar a ser consideradas como un pequeño triunfo entre las filas secesionistas, el Gobierno salió en tromba a defender al ministro de Exteriores y cabeza de lista del PSOE a las europeas del 26 de mayo.

Carmen Calvo valoró que no se puede consentir que «se den por buenos hechos o supuestas verdades que no lo son». «A mí me parece que en ese momento un miembro del Gobierno de España tiene que decir hasta aquí, lo tiene que aclarar, lo tiene que advertir, pero tiene que decir hasta aquí», añadió la vicepresidenta. La ministra de Política Territorial, Meritxell Batet, sostuvo que «no se puede permitir que se ponga en cuestión que España es una democracia plena»