Casado se hace la foto con los inmigrantes en Algeciras y aboga por un «Plan Marshall» para África

Pablo Casado, hoy en Algeciras saludando a varios inmigrantes subsaharianos. / PP | Vídeo: EP

El nuevo líder del PP viaja también hasta el enclave fronterizo de Ceuta en medio de críticas de la izquierda por su discurso «xenófobo»

EUROPA PRESSMadrid

El presidente del PP, Pablo Casado, ha defendido este miércoles que se apueste por un programa de ayudas «tipo 'Plan Marshall para África», al tiempo que ha pedido al Gobierno central que actúe «con responsabilidad y sin demagogia» ante el «drama» de la inmigración.

Así lo ha indicado Casado durante el viaje que está llevando a cabo este miércoles a Algeciras y Ceuta tras defender la semana pasada una inmigración «legal» y «ordenada» en la que no es posible que haya «papeles para todos», unas palabras que le han granjeado las críticas de la izquierda, que han tachado su discurso de «xenófobo» y lo han comparado con el del viceprimer ministro italiano, el ultraderechista Mateo Salvini.

Las primeras imágenes de su viaje mostraban a Casado saludando a varios inmigrantes subsaharacianos recientemente llegados a Algeciras, un gesto que el PSOE ha tachado de «demagógico» en «indecente» a través de un mensaje en Twitter. «¿Y no les ha dicho Casado que 'hay millones de africanos esperando' y que en España 'no hay papeles para todos'?», señala el mensaje del PSOE, en un momento en el que el debate público se centra en la presión migratoria. Así, frente al discurso de Casado que critica el «buenismo» y la «demagogia» del Gobierno con este tema, al que acusan de alentar el 'efecto llamada' tras acoger el barco Aquarius, Ferraz ha asegurado que «hay que tener muy poca decencia y mucha demagogia» para protagonizar esa estampa.

Críticas a Sánchez

Por su parte, Casado ha explicado que ha tenido la oportunidad de conversar a inmigrantes que han abandonado el buque de Salvamento Marítimo en el que estaban siendo acogidos de manera temporal. «He podido conversar con ellos en inglés o francés y es una buena noticia que hayan abandonado ya el buque de Salvamento», ha detallado al respecto el dirigente del PP.

El presidente popular se ha congratulado de que el discurso del PP en materia de inmigración «ha motivado un mayor número de visitas del ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, y el director de la Guardia Civil, Félix Azón, y ha puesto de relieve una realidad social que afecta sobre todo a Andalucía, Ceuta y Melilla, una realidad que está produciendo el efecto llamada del Gobierno así como las políticas que Pedro Sánchez está haciendo».

«Tal y como he podido conversar con los inmigrantes, la mayoría del Sahel y alguno del Magreb, estamos viendo que la política de inmigración no admite demagogias ni 'buenismo', sino que se tiene que abordar en una doble perspectiva», ha insistido Casado.

En este aspecto, ha indicado que esta doble perspectiva se basa «primeramente en un apoyo a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) y en la defensa fronteras que no son sólo españolas sino también europeas», así como en «un programa de cooperación eficaz y en el lugar de origen, para que esas personas que son extorsionadas y esclavizadas por la mafias de trata de personas no se vean abocadas a la muerte o a una travesía tan arriesgada como estas personas han tenido que sufrir».

El 'Plan Marshall' africano de Casado

«Apuesto por un Plan Marshall en África, donde los países europeos apostemos por un plan de ayudas que no vayan a parar a gobiernos corruptos sino a proyectos de institucionalización, educación, inserción de empleo u oficina de empleos que regulen una inmigración laboral de manera legal que permita a estar personas venir con todas las garantías a trabajar a campañas agrícolas o turísticas a nuestro país y que luego cuando acaben vuelvan a sus países con la posibilidad de repetir el año que viene», ha abundado.

Para el dirigente popular, «la política de cooperación que llevábamos en la anterior legislatura con países como Senegal, Mauritania o Marruecos, que además de controlar los flujos de comunicación, se podía formar a esas personas y darles oportunidades para un futuro mejor, y también cooperar con las autoridades de esos países para que esa cooperación llegara a todas esas familias, es mucho más eficaz que ir a Valencia a hacerse una foto el mismo día que en Algeciras estaba llegando más inmigrantes que en el Aquarius».

«El monopolio de los sentimientos no lo tiene la izquierda, a mí también me desgarra hablar con estos inmigrantes, saber lo que les ha pasado y que tiene por delante unas semanas muy duras o en España o en el resto de Europa», ha subrayado Casado, quien ha indicado que «yo también soy persona y me parece dramático que en África haya pobreza y en Europa haya países que no muestren sensibilidad hacia ellos».

«No valen ni 'buenismo' ni populismo ni decir que hay papeles para todos y que el Estado de Bienestar es ilimitado, o diciendo que la ruta ilegal por España es mucho fácil que en otros países, por lo que exigimos al Gobierno que responsabilidad sin demagogia, cooperación con los países africanos en origen, coordinación con los demás países europeos en políticas migratorias y apoyo a las FCSE que están ejecutando una labor excepcional», ha concluido Casado.

Apoyo a la Policía y Guardia Civil

En esta visita, Casado ha anunciado su intención de agradecer la labor que realizan las Fuerzas de Seguridad ante la llegada masiva de inmigrantes a las costas españolas. El pasado domingo ya dijo en Ávila que el PP «no va a consentir ataques a policías y va a defender «la cooperación en materia de seguridad y el apoyo sin complejos y sin fisuras a la Policía y a la Guardia Civil».

Además, volverá a hacer hincapié en su mensaje de que «no es posible que haya papeles para todos» porque, a su juicio, «no es posible que España pueda absorber millones de africanos que quieren venir a Europa». «Y, como no es posible, tenemos que empezar a decirlo aunque sea políticamente incorrecto», dijo hace un par de días.

Estas palabras le han provocado un alud de críticas desde la izquierda. La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, lamentaba este martes que tanto Casado como el líder de Cs, Albert Rivera, se estén «alineando» con las posturas de políticos radicales de la Unión Europea en materia de inmigración.

Sin embargo, el PP ha defendido la «valentía» de Casado. El vicesecretario de Organización, Javier Maroto, ha rechazado las acusaciones de que el PP esté próximo a las «derechas europeas reaccionarias» y ha recriminado al Ejecutivo del PSOE su «buenismo», que ha llevado a una situación que «está desbordando» al Gobierno.

 

Fotos

Vídeos