Casado pide al electorado de Cs y Vox que vote por el PP en el Senado

El líder del PP, Pablo Casado. / efe

Los populares temen perder en la Cámara alta la mayoría absoluta que les daría el control de un 155 más duro para Cataluña

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Pablo Casado aspira a aglutinar bajo las siglas PP todo el voto del centro derecha en el Senado. Sólo así podría optar a conservar su mayoría absoluta en la Cámara alta, imprescindible para tener el control del artículo 155 de la Constitución. «No hay que ser un experto en demoscopia -razonó este lunes ante su Junta Directiva Nacional-, el partido más votado es el que se lleva más senadores». Y los suyos, garantizó, estarán al servicio de una intervención de Cataluña más extensa e ilimitada en el tiempo. La que él mismo ha diseñado.

Es la principal promesa electoral con la que Casado concurre a los comicios generales del 28 de abril. En caso de alcanzar la Moncloa, el presidente del PP ya ha avanzado que en su primera reunión del Consejo de Ministros acordará tomar las riendas de Cataluña, cesar al Gobierno de la Generalitat, nombrar uno nuevo y llegar allí donde no llegó Mariano Rajoy, incluido el control de los medios de comunicación públicos. De momento, no ha aclarado si dispone de informes jurídicos que sustenten su decisión. Pero lo que sin lugar a dudas necesitará es la mayoría absoluta del Senado.

Fuentes populares temen que la división del centro derecha en tres partidos -PP, Ciudadanos y Vox- les haga perder su fortaleza en la Cámara alta. La explicación se encuentra en la ley electoral y en la experiencia de las últimas décadas, que determina que es la fuerza más votada la que sale ampliamente favorecida en las elecciones al Senado.

El sistema

Según el artículo 165 de la norma, cada provincia -no es así en el caso de las islas, Ceuta y Melilla- elige cuatro senadores. Y el sistema concede al votante la posibilidad de señalar tres candidatos en la papeleta. Dado que se trata de listas abiertas, no es necesario que los aspirantes sean del mismo partido. Pero aquí está la clave, los electores tienden a escoger nombres de una misma formación política. Normalmente, de aquella a la que han apoyado en el Congreso. De manera, que la organización con más respaldos acaba llevándose la mayoría de los escaños de la circunscripción.

Este es el esquema con el que trabaja el equipo de Casado, un argumento más para intentar detener la fuga de votos a Ciudadanos y Vox. En realidad, fuentes populares aseguran contar con encuestas que sitúan a los populares por encima del PSOE, pero también advierten de que no es eso lo que recogen otros sondeos. Además, señalan que, en este momento, el porcentaje de indecisos -en torno, dicen, al 30%- sigue siendo demasiado alto como para sacar conclusiones definitivas.

Vídeo: Virginia Carrasco
Comienza la precampaña electoral

El pacto que ofrece Génova en este escenario a los electores del centro derecha es apostar en el Congreso por el partido que quieren que gobierne España y, en el Senado, por el PP. A cambio les garantizan que con sus votos, siempre y cuando logren llegar a la Moncloa, promoverán un nuevo 155 para Cataluña. «Los senadores de la recuperación de la democracia y la dignidad van a ser los senadores del PP, van a ser la lista de la libertad en Cataluña», reivindicó este lunes Casado.

Lo que descartaron fuentes de la dirección es que su planteamiento pase por ofrecer un pacto a Ciudadanos para elaborar listas conjuntas al Senado. Pese a que Casado abrió la puerta a «hablar» con aquellos que estén comprometidos con un nuevo 155, su núcleo duro aclaró que esa interpretación era errónea.

Más información