Exteriores frena la apertura de tres nuevas 'embajadas' catalanas

Quim Torra/Efe
Quim Torra / Efe

Argumenta que las oficinas en Argentina, México y Túnez serán un instrumento para denigrar la imagen de España

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El Ministerio de Exteriores vuelve a plantarse ante la estrategia de la Generalitat de abrir 'embajadas' por el mundo para difundir el credo soberanista. El departamento que dirige Josep Borrell anunció este jueves que ha dado orden a la Abogacía del Estado de recurrir por la vía contencioso administrativa la apertura de tres de estas nuevas delegaciones del Gobierno catalán en Argentina, México y Túnez.

Según establece la Ley de la Acción y del Servicio Exterior del Estado, corresponde al Ministerio emitir un informe sobre la propuesta de nuevas oficinas de las comunidades autónomas para asegurar el principio de la unidad de acción exterior. Este informe es preceptivo, aunque no vinculante. Las de Argentina, México y Túnez, fueron anunciadas hace tres días por el Ejecutivo catalán sin que el Ministerio se hubiera pronunciado aún sobre ellas. El informe se conoció este jueves y Exteriores considera que su apertura es «lesiva para los intereses del Estado, habida cuenta del objetivo declarado del actual Gobierno de la Generalitat de emplear todos los mediso a su alcance para la llamada internacionalizacón del 'procés'».

Marco constitucional

El Ministerio reconoce la competencia autonómica para el establecimiento de estas delegaciones, pero recuerda que su actividad debe atenerse al marco constitucional. «Una actividad exterior de una comunidad autónoma que se haga al margen de su marco competencial y sin respeto a los principios de unidad de acción en el exterior, lealtad institucional y servicio al interés general causa en sí misma un perjuicio a la política exterior del Estado», justifica.

Las 'embajadas' catalanas se han convertido en una pesadilla para la diplomacia española, que desde el inicio del 'procés' batalla por impedir su proliferación. El Gobierno de Mariano Rajoy aprovechó la aplicación del artículo 155 de la Constitución para cerrarlas todas con la única excepción de la de Bruselas.

Al llegar a la Presidencia de la Generalitat, Quim Torra las volvió a abrir en Nueva York, Londres, Roma o Berlín, entre otras ciudades. Con las tres nuevas, serían ya 16 las 'embajadas' catalanas repartidas por el mundo. Según sostiene Exteriores, «la experiencia reciente pone de manifiesto que las delegaciones de la Generalitat están siendo un instrumento fundamental para promover las tesis del secesionismo y denigrar la imagen internacional de España».

Por ello la Abogacía de Estado ha pedido medidas cautelares para impedir la apertura de las tres recién anunciadas.