La Guardia Civil destapa una nueva red yihadista en prisión

Agentes de la guardia civil. / Efe

Detenido en Getafe por autoadoctrinamiento un marroquí que fue captado en la cárcel de Valdemoro

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

De nuevo, las cárceles españolas convertidas en caldo de cultivo para la captación de futuros yihadistas. La Guardia Civil ha destapado la existencia de una nueva red en la prisión de Valdemoro (Madrid III) dedicada a la radicalización de reclusos comunes. Los tentáculos de este grupo todavía siguen siendo investigados por los servicios antiterroristas del instituto armado en el marco de la denominada 'operación Impulso', en la que este martes fue detenido en Getafe (Madrid) un marroquí de 28 años, acusado de auto-radicalización y difusión de material propagandístico de contenido yihadista.

Según las investigaciones de la Guardia Civil, A.B, natural de Tánger, fue radicalizado durante su paso por Valdemoro, donde ingresó por delincuencia común. Durante su estancia, algunos presos con los que compartió patio le introdujeron en el mundo radical, particularmente en las enseñanzas del Daesh, hasta convertirle en un «terrorista potencial», de acuerdo con los seguimientos realizados por los agentes.

El ahora detenido, según los investigadores, no había dado todavía el paso para preparar atentados, aunque su radicalización era máxima. La operación llevada a cabo por agentes del Servicio de Información de la Guardia Civil se inició a principios de 2018 al detectarse la actividad en redes sociales de este individuo que consumía propaganda de las diferentes plataformas mediáticas asociadas a grupos terroristas, principalmente de las vinculadas al Estado Islámico.

La Guardia Civil define al detenido como «un individuo violento en su comportamiento cotidiano y que ponía en práctica todo tipo de medidas de seguridad, tanto por sus actividades en el ámbito de la radicalidad, como por su vinculación con la delincuencia, única fuente de ingresos que se le conoce».

Para conectarse a redes sociales el detenido utilizaba numerosos dispositivos, ninguno de los cuales se encuentra registrado a su nombre, utilizando a tales fines las identidades de diferentes personas de su entorno.

Agentes de la Guardia Civil están realizando registros en los dos domicilios en los que ha residido recientemente el detenido en la Comunidad de Madrid. Del material y efectos incautados en estos registros, sobre todo de tipo informático, se espera obtener información relevante para esclarecer completamente la actividad y vinculaciones de este individuo, así como otras posibles líneas de investigación.

El Ministerio del Interior recordó que la continua pérdida de territorio, con la consiguiente merma de sus capacidades logísticas, y financieras que el Daesh viene sufriendo en el escenario sirio-iraquí,ha hecho que su estrategia de difusión de propaganda y captación de nuevos adeptos a través de Internet y redes sociales suponga una de sus «principales fortalezas».

 

Fotos

Vídeos