Iglesias pide calma: «El PSOE reconocerá lo evidente»

Pablo Iglesias/Efe
Pablo Iglesias / Efe

El líder de Podemos cree que Sánchez «no cometerá la irresponsabilidad de obligar a votar otra vez a los españoles»

Ander Azpiroz
ANDER AZPIROZMadrid

El punto muerto en el que se encuentran las negociaciones para sacar adelante la investidura de Pedro Sánchez no parece inquietar a Pablo Iglesias. Es más, esta mañana ha pedido calma ante «unas próximas semanas difíciles» porque, según su análisis, los socialistas acabarán por «reconocer lo evidente». Y estos es, ha añadido, la obligación de formar un Gobierno de coalición con Unidas Podemos. «Sánchez no va a cometer la irresponsabilidad de obligar a votar otra vez a los españoles», ha aventurado.

Una repetición electoral es, precisamente, la amenaza que blanden los socialistas desde hace meses para que Unidas Podemos acepte un acuerdo programático sin ocupar ningún puesto en el Consejo de Ministros.

Iglesias, que ha intervenido durante una reunión en el Congreso con la Coordinadora Estatal en Defensa del Sistema Público de Pensiones, ha considerado lógico que el PSOE trabaje estas semanas para pactar con la derecha. Como lo es también, ha añadido, que los socialistas no quieran estar atados a políticas progresistas que solo su coalición puede garantizar desde el Ejecutivo.

El pasado miércoles, Irene Montero ya desató la polémica al revelar que Sánchez les habría revelado su intención de negociar con PP y Ciudadanos, algo que la portavoz socialista, Adriana Lastra, desmintió de forma tajante.

Un gobierno «cómodo»

Para el líder de Podemos, el candidato socialista acabará por aceptar a coalición cuando se dé por vencido en su intento de formar «un gobierno cómodo y no comprometido con la izquierda». Iglesias y los suyos están dispuestos a agotar los plazos hasta que ese momento llegue, lo que podría conllevar su voto en contra para la investidura que, previsiblemente, se celebrará la segunda o tercera semana de julio. De resultar fallida, se abriría un plazo de dos meses antes de la convocatoria electoral.

Aunque un gobierno del PSOE y la derecha no es para él del todo descartable, Iglesias ha considerado que lo sensato es formar un Ejecutivo estable, con una base parlamentaria amplia y plural. Este tendría como suelo los 165 diputados que suman PSOE y Unidas Podemos. Superan los 147 de PP, Ciudadanos y Vox, pero aún se quedarían a 11 escaños de la mayoría absoluta en la Cámara baja. Ahí es donde entran en juego las fuerzas independentistas, de las que los socialistas no quieren depender de ninguna manera.