El juez abre juicio oral contra Boza por el robo de las gafas de sol

Ángel Boza./EFE
Ángel Boza. / EFE

El magistrado le mantiene en prisión y fija una fianza de 600 euros para asegurar el pago de posibles multas

CECILIA CUERDOSevilla

El juzgado de Instrucción de Sevilla ha abierto juicio oral contra Ángel Boza, el miembro de La Manada condenado a nueve años de cárcel por abuso sexual y en prisión preventiva desde el pasado mes de agosto por el robo con violencia de unas gafas de sol en un centro comercial. En el auto, el juez le requiere al joven que abone una fianza de 594 euros para garantizar el pago de las posibles reclamaciones que se le pudieran imponer en el juicio, advirtiéndole que en caso de no pagarla le embargarían por esa cantidad.

Boza fue detenido apenas un mes después de quedar en libertad preventiva tras la condena a nueve años de prisión por abusar sexualmente de una joven en los sanfermines de 2016. El 1 de agosto, unos vigilantes de seguridad de un céntrico establecimiento sevillano le interceptaron cuando se dirigía hacia su coche tras robar unas gafas de sol valoradas en 150 euros, y en vez de atender sus indicaciones, el joven se dio a la fuga embistiendo en su huida a dos vigilantes de seguridad que resultaron heridos leves.

El juez entiende que, tal y como apunta la Fiscalía, «existe una base sólida suficiente para constatar la existencia de indicios racionales de la comisión» de los delitos de robo con violencia e intimidación y lesiones, según se desprende de las pesquisas realizadas por la Policía y la propia investigación judicial.

En el auto dictado este lunes, el juez ratifica además su decisión de mantener a Boza en la cárcel, como ya indicó a comienzos de octubre, al entender que no han variado las circunstancias que le llevaron a imponer esta medida, como el riesgo de fuga ante la «naturaleza y gravedad del delito» del que se le acusa y la pena a la que se enfrenta.

Asimismo, insiste en que su encarcelamiento preventivo impide la «posibilidad de reiteración delictiva», y recuerda que el acusado ya ha sido condenado por delitos contra la seguridad vial en dos ocasiones. La última de ellas apenas unos meses antes del abuso sexual en Pamplona cometido junto a los otros cuatro integrantes de La Manada.

Fuentes judiciales confirmaron que, en su escrito de acusación, la Fiscalía de Sevilla solicita para el acusado cuatro años de cárcel por un delito de robo con violencia e intimidación al arrollar a unos vigilantes en su huida del centro comercial y el pago de una multa de 300 euros por un delito leve de lesiones, así como que, en concepto de responsabilidad civil, pague una indemnización de 232 euros a un vigilante que resultó lesionado al ser arrollado por Boza con su coche en la huida del centro comercial.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos