Marlaska niega que el traslado de los presos catalanes sea el pago de un «peaje»

Fernando Grande-Marlaska. / Europa Press

Afirma que se ha cumplido la ley porque la instrucción judicial ya está concluida y Llarena dio su visto bueno | Junqueras, Romeva y los 'Jordis' ya están en Cataluña | Marlaska asegura que todavía Interior no ha decidido qué presos de ETA acercar

Melchor Sáiz-Pardo
MELCHOR SÁIZ-PARDOMadrid

Fernando Grande-Marlaska ha negado hoy a su llegada al Congreso que el acercamiento de los políticos presos catalanes sea el pago de algún tipo de «peaje» a los independentistas por su apoyo a la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa.

El titular de Interior, responsable último de la decisión del traslado de los nueve líderes del procés, ha afirmado que simplemente el Gobierno ha hecho un «cumplimiento estricto de la ley», que marca que los presos deben estar internados en centros próximos a sus lugares de arraigo. En esa línea, ha destacado que los presos catalanes cumplían los requisitos para el traslado, en particular que la instrucción judicial hubiera «concluido» y el «visto bueno» del juez del caso, el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena, en el sentido de que «no necesitara la presencia física de los investigados» en Madrid.

Marlaska, en cualquier caso, ha recordado que Interior ha operado en este asunto con total «transparencia», haciendo público el pasado lunes su intención de mover a los primeros presos.

Hoy mismo ha llegado a Cataluña el primer contingente de presos, en primer lugar a la prisión de Brians-2, desde la que ya han partido hacia su destino final. El exvicepresidente Oriol Junqueras, el exconsejero Raül Romeva, el exlíder de ANC Jordi Sànchez y el máximo dirigente de Òmnium, Jordi Cuixart, partieron ayer a las diez de la mañana de la cárcel de Valdemoro, a donde fueron trasladados el lunes desde Estremera y Soto del Real para su conducción a Cataluña.

Los cuatro reclusos fueron trasladados en un autobús-calabozo de la Guardia Civil, junto a otros 18 presos, hasta la cárcel zaragozana de Zuera, clásica escala en los viajes desde Madrid a Barcelona por motivos logísticos. En el penal aragonés pasaron la noche. Ahora están siendo conducidos al centro Lledoners, en la localidad barcelonesa de Sant Joan de Vilatorrada, a 70 kilómetros de Barcelona, la joya de la corona de los servicios penitenciarios de la Generalitat, ya que sus 684 reclusos viven en módulos de convivencia con elecciones internas, incluidas.

Segundo contingente

La partida del segundo contingente a Cataluña ha empezado este mismo miércoles. Se trata de la expresidenta del parlament, Carme Forcadell, y de la exconsejera Dolors Bassa, que serán llevadas desde el penal de Alcalá Meco al centro de Puig de les Basses, en Figueras, Gerona, un establecimiento penitenciario para varones pero que cuenta con un módulo femenino con tan solo 35 internas de perfil no conflictivo.

Todavía no hay fecha para el traslado de los otros tres presos, aunque su traslado, según fuentes penitenciarias, es inminente después de que el juez Llarena, como hizo con los otros seis reclusos, comunicara hoy a Instituciones Penitenciarias que no tiene problema para su acercamiento. Se trata de los exconsjeros Joaquin Forn, Josep Rull y Jordi Turull, cuyos abogados no demandaron a tiempo la pasada semana el traslado.

Los tres se encuentran todavía en el centro de Estremera, pero Interior ya les ha comunicado que en la primera junta de tratamiento que se celebre en la prisión se decidirá su traslado a Cataluña. La Generalitat, si no hay cambio de última hora, tiene previsto ubicarles en Lledoners, como al resto de presos varones.

Marlaska asegura que todavía Interior no ha decidido qué presos de ETA acercar

El ministro del Interior ha asegurado en el Congreso que su departamento no ha decidido aun a qué presos de ETA acercar al País Vasco porque todavía los expertos siguen valorando los perfiles de los reclusos terroristas. Fernando Grande- Marlaska ha defendido en la cámara baja que para el Gobierno «no es un prioridad» el traslado de estos presos, sino que se trata de «encarar la realidad».

El titular de Interior, muy criticado por el PP y Ciudadanos por el anuncio de los acercamientos de presos, ha negado que el traslado de los presos, tal y como denuncia la oposición, sea el pago por la moción de censura que llevó a Pedro Sánchez a la Moncloa. «No hay ningún tipo de pacto, de pago de precio. No hay nada de eso. El que se piense que este ministro hubiera ocupado ese puesto están muy equivocado», ha señalado, antes de preguntarse «cómo se están poniendo ya nombres» a los presos que se va a acercar, cuando «todavía se está estudiando las circunstancias concretas» de los reclusos y los «indicadores» para «que las juntas puedan aplicarlos individualmente»

Poco antes, al ministro le había lanzando duros ataques desde la oposición en la Comisión de Interior. Ciudadanos ha llegado a acusarle de estar «más preocupados por los terroristas que por las víctimas». «No puede ser que las víctimas paguen las hipotecas de Sánchez», le han espetado. También desde el PP, que le han acusado de dar un «trato de favor a los asesinos de ETA» y de preparar el acercamiento de terroristas con elevadas penas, extremo que ha negado el ministro.

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos