El Parlamento vasco homenajea a las víctimas en el Día de la Memoria sin el PP

Los populares han realizado un acto en Irún en el que se ha recordado solo a los damnificados por el terrorismo

JON GARAY

El Parlamento vasco ha guardado esta mañana dos minutos de silencio con motivo del Día de la Memoria. El acto ha tenido lugar a las 10.30 horas delante de la escultura 'La Brújula de medianoche' con unas palabras de Bakartxo Tejería. «Podemos y debemos hablar de sombras y luces», ha señalado la presidenta de la Cámara. «Lo peor», ha añadido, tuvo que ver con el «abandono que sufrieron las víctimas y con una insuficiente reacción frente al terrorismo y la violencia, especialmente en las décadas de los 70 y 80». En el lado contrario, «lo mejor» fue la «reacción social y política que, a favor de las víctimas y frente a la violencia, tomó cuerpo especialmente a partir de los 90», ha expuesto. A continuación se ha realizado una ofrenda floral y se ha interpretado el 'Agur Jaunak'. Como en años anteriores, el pebetero se mantendrá encendido durante toda la jornada.

Todos los partidos han tomado parte en el mismo salvo el PP, que ha rechazado participar tanto en este como en el que tendrá lugar al mediodía en San Sebastián al considerar que la inclusión de las víctimas de violencia policial «fomenta el mito del conflicto», y ha celebrado un acto en solitario a las 11.00 horas en Irún en el que ha homenajeado solo a los damnificados por el terrorismo. El Día de la Memoria es una efeméride que se celebra el 10 de noviembre -fecha elegida por ser el único día en el calendario en el que no ha habido víctimas mortales en atentados terroristas mortales- en recuerdo a las víctimas del terrorismo desde que en 2010 tuviera lugar por primera vez. La cita ha estado marcada por la división política desde que en su segunda edición, el Gobierno de Patxi López decidiera incluir en los homenajes a aquellas personas que sufrieron abusos policiales.

El acto en San Sebastián

A las 13.00 horas, los homenajes se trasladarán al Palacio Miramar de San Sebastián. Aquí, cinco hijas de «víctimas del terrorismo y la violencia que cuentan con reconocimiento legal» pondrán por primera vez voz a los damnificados en este día. El Gobierno vasco ha destacado que se trata de «personas a las que se les arrebató la infancia y la adolescencia con el asesinato de su padre». Es el caso de Naiara Zamarreño, hija del concejal del PP Manuel Zamarreño, asesinado por ETA en 1998; Ainara Olaciregui, hija de Eugenio Olaciregui, muerto a manos de la banda en 1997; Sandra Carrasco, hija del exedil del PSE de Arrasate Isaías Carrasco, crimen cometido también por ETA en 2008; Maider García Martín, hija de Juan Carlos García Goena, asesinado por los GAL en 1987; y Jaione San Sebastián, hija de Alfredo San Sebastián, que murió por un disparo de la Guardia Civil en 1975.

Tras sus intervenciones tomará la palabra el lehendakari Iñigo Urkullu para trasladar el mensaje institucional del Día de la Memoria 2018 a la sociedad vasca. El texto estará dedicado al «análisis crítico sobre el papel jugado por la sociedad vasca en el transcurso de lo que se conoce como memoria reciente, los últimos 60 años».

Este viernes, el Centro por las Víctimas en Vitoria inauguró los actos con seis desgarradores relatos de familiares de asesinados por la banda terrorista. «En la sociedad vasca ha habido víctimas, pero también asesinos y cómplices», remarcó una hija de Fernando Buesa. Todos los partidos estuvieron presentes a excepción de EH Bildu pese a que había sido invitado. La formación abertzale si estará en las ceremonias de este sábado aunque lo hará con una actitud «crítica» y pese a su «patrimonialización» por el Gobierno vasco, el Instituto de la Memoria-Gogora y el PNV.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos