El PSOE se resiste a mantener un debate cara a cara con Casado

Pedro Sanchez y Pablo Casado./
Pedro Sanchez y Pablo Casado.

El PSOE no quiere dar al candidato del PP la categoría de alternativa y pide a «las tres derechas» que se pongan de acuerdo

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

Pedro Sánchez no es partidario de mantener un debate a solas con Pablo Casado, pero la última palabra no está dicha. El comité de campaña del PSOE tomará una decisión esta semana, pero la opinión predominante es contraria al cara a cara porque supondría otorgar al candidato del PP la categoría de líder de la derecha y alternativa al presidente del Gobierno. Un tratamiento que estimularía el voto útil a los populares en detrimento de Ciudadanos y Vox, que es lo que busca Casado, y lo que menos interesa a los socialistas, a los que favorece el fraccionamiento del voto conservador.

El coordinador electoral del PSOE animó a «las tres derechas» a ponerse de acuerdo sobre «quién es el líder que les representa» en un hipotético debate a dos porque, de entrada, los socialistas no van a aceptar a Casado como único contrincante. José Luis Ábalos garantizó que el presidente del Gobierno participará en «debates electorales», pero no dijo en cuáles. La utilización del plural fue retórica, aclararon después fuentes socialistas, porque la intención es que participe en uno solo, y no en el mano a mano sino con el resto de candidatos.

Lo que está por decidir en ese sentido es si sería un debate a cuatro con los candidatos de los partidos nacionales o a cinco, con la incorporación del presidente de Vox, Santiago Abascal. «Esta semana tomaremos la decisión», señaló Ábalos. Es probable que se decida antes del jueves porque Sánchez comenzará ese día la campaña electoral con un acto en la localidad sevillana de Dos Hermanas.

Lo más probable es que el líder socialista acuda a un duelo televisivo con los candidatos de fuerzas nacionales, pero está por ver si sería en el debate a cuatro del 22 de abril en TVE con los líderes de PP, Ciudadanos y Unidas Podemos, o en el de Atresmedia del día siguiente y que incluiría al representante de Vox. La opción a cinco también cuenta con detractores en el comité de campaña socialista, porque supondría dar legitimidad a un partido de extrema derecha que no tiene presencia en el Congreso. Aunque también hay partidarios de este formato porque creen que daría pie al fuego cruzado entre las tres fuerzas conservadoras.

Cobardía del perdedor

La resistencia socialista tiene una explicación muy clara para el líder de los populares, y es «la cobardía del perdedor». Casado señaló que «el único no es no de Sánchez es el no a debatir», lo demás es palabrería. El PP ha dejado en blanco la agenda de su candidato para el 16 de abril, ese día tiene una invitación para mantener un cara a cara con Sánchez en Mediaset. Los populares, sin embargo, empiezan a resignarse a que no habrá careo entre los dos.

Negativa que achacan al «miedo» del líder del PSOE y que denunciaron en las redes sociales con la campaña '#SánchezSeEsconde'. «¿Recuerdas cuando Pedro Sánchez decía que había que dar la cara? Ahora Sánchez se esconde y no quiere debatir con Pablo Casado», denuncian los populares en el mensaje que acompaña al vídeo colgado en su cuenta de Twitter, y en el que recuerdan que el líder socialista reprochaba a Mariano Rajoy que no acudiera a los debates en las elecciones de 2015 y enviara a la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría. «Esa es la diferencia entre el PSOE y el PP, Nosotros damos la cara y vamos a los debates», aseguraba Sánchez.

Rajoy y Sánchez mantuvieron un debate a dos en la campaña de diciembre de 2015, no así en la de junio de 2016.

Duelo entre candidatas

Las candidatas a diputadas María Jesús Montero (PSOE), Edurne Uriarte (PP), Irene Montero (UP), Inés Arrimadas (Cs) y Rocío Monasterio (Vox) compartieron un debate en el que los mayores enfrentamientos se dieron en torno a la crisis catalana y la economía. En el encuentro, organizado por El Confidencial bajo el título de 'El debate de las mujeres influyentes', Uriarte, Arrimadas y Monasterio reprocharon a la ministra de Hacienda que Pedro Sánchez «pactó con los golpistas» y reiteraron su apoyo a una nueva aplicación del artículo 155. Es mentira que hubo pactos», se defendió la candidata del PSOE en Sevilla, y señaló que en Cataluña existe «un problema real de convivencia» que exige «diálogo».

Más información