Villarejo alienta teorías conspirativas del 11-M en la Audiencia Nacional

El excomisario José Villarejo. / Archivo

El excomisario asegura a través de su abogado que la causa de los atentados se cerró «en falso» y que el BBVA fue un «actor ocasional»

Mateo Balín
MATEO BALÍNMadrid

La segunda comparecencia de José Manuel Villarejo en la Audiencia Nacional por la llamada 'operación Kitchen' volvió a estar envuelta en teorías conspirativas sobre los atentados del 11 de marzo de 2004 en Madrid. El comisario jubilado, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, ha sido interrogado de nuevo por el juez Manuel García Castellón por su papel en el plan secreto del Ministerio del Interior para recuperar en 2013 documentos sensibles de Luis Bárcenas sobre la 'caja B' del PP.

Como ya ocurriera el pasado viernes tras su primera comparecencia, el abogado de Villarejo quiso llevar la batuta informativa y ha comparecido ante los medios tras declarar su cliente. Si hace tres días dejó entrever que lo importante no era la 'operación Kitchen' sino la pieza que investiga sus servicios privados al BBVA, hoy el letrado Antonio José García ha vuelto a incidir en este tema y su vinculación con los atentados del 11-M.

Ha afirmado este lunes que solicitará al Consejo de Ministros que se desclasifique la información relativa a un «hecho luctuoso» que ha definido como «acto terrorista» y que ha dejado entender que es el 11-M, para que su patrocinado pueda contar «todo lo que sabe» sobre un caso que a su juicio, «se cerró en falso» y del que se derivaron intereses económicos ocultos.

García Cabrera hacía estas declaraciones al salir de la Audiencia Nacional donde Villarejo ha prestado declaración durante cerca de tres horas en relación a la citada 'operación Kitchen' y donde ha abordado también la llamada 'operación Trampa', un supuesto encargo del BBVA por el que espió a altos cargos del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, de la CNMV y de la constructora Sacyr en 2004.

Intereses del Estado

El abogado, como ya hizo la semana pasada al término de la primera declaración de Villarejo, vincula el espionaje para el BBVA con «luctuosos» sucesos para España. «No puedo ser más preciso», ha dicho ante la insistencia sobre si tiene que ver con el 11-M, que ocurrió el mismo año. «Es fácil de deducir por ustedes mismos. Queda mucha información que según ha manifestado el señor Villarejo, debe desclasificarse sobre el origen, los intereses nacionales e internacionales, los intereses económicos que se derivaron de ese acto terrorista», ha especificado.

Según ha dicho, la 'operación Trampa' «no es simplemente un encargo profesional privado y detrás del mismo hay intereses estratégicos del Estado». «Se aprovecha una coyuntura donde el BBVA necesita una información, nada más que esto, de carácter defensivo para una operación de Estado», ha apuntado el abogado.

«BBVA digamos que es un actor ocasional que nada tiene que ver y que incluso es muy posible que desconociera la trascendencia económica, internacional, política de esa operación inicial», ha añadido.

Más información

 

Fotos

Vídeos