Las mejores escapadas por los alrededores de Ámsterdam

Keukenhof. /
Keukenhof.

La capital holandesa se encuentra rodeada de maravillosos pueblecitos, perfectos para conocer la cultura y el modo de vida tradicional del país

ÁLVARO ROMERO

Ámsterdam es una ciudad espectacular, una urbe donde conviven más de 180 nacionalidades diferentes y que por momentos puede resultar algo caótica. Bicicletas y más bicicletas decoran cada uno de sus rincones, allí el transporte sostenible está a la orden del día, pues Holanda puede presumir de ser uno de los países más comprometidos con el medio ambiente.

La vida en Ámsterdam transcurre de manera frenética como una de las grandes capitales europea que es, conocida también por su famoso sistema de canales, fantásticos para conocer la ciudad desde otro punto de vista. Diferentes ejemplos de arquitectura de estilo art nouveau y art decó salpican una metrópoli donde destaca el peculiar Barrio Rojo.

Pese a todas sus virtudes la urbe de Ámsterdam no supone un motivo de orgullo para la población local, quien se identifica más con otras ciudades más pequeñas o con los pueblecitos que se distribuyen por el territorio, algunos de ellos situados muy cerca de la capital, enclaves ideales para realizar alguna escapada.

Escapadas a la verdadera Holanda

La campiña holandesa deja imágenes tan fascinantes como monótonas, extensas llanuras verdes que se intercalan con canales, lagunas y acumulaciones de agua diseñadas por los propios holandeses, pues si en algo son buenos sus habitantes es en gestionar el agua. Gran parte del país se sitúa bajo el nivel del mar.

Edam

A menos de 30 minutos de Ámsterdam se sitúa este pintoresco pueblecito, a orillas del lago IJsselmeer. Al hablar de Edam no se puede evitar pensar en su queso, el producto más exportado por Holanda durante la Edad de Oro del país. De visita obligada son los almacenes de queso del siglo XVIII, mantienen vivo un pasado repleto de aromas y colores. Allí se asentaron granjeros y pescadores que contribuyeron a la construcción naval y el comercio.

Volendam

Es un antiguo pueblo pesquero a orillas del lago IJssel y a pocos kilómetros de Ámsterdam cuya mayor característica recae en las casitas tradicionales que decoran la localidad, en especial aquellas que se sitúan junto al puerto, donde también destacan bares y restaurantes de comida tradicional holandesa. Perderse entre las callejuelas, disfrutar del animado ambiente del pueblo o pasear por el dique y el centro histórico, son algunos de los placeres que regala Volendam.

Zaanse Schans
Zaanse Schans

Zaanse Schans

Es el lugar ideal para descubrir cómo se vivía en Holanda durante los siglos XVII y XVIII. Se sitúa a tan solo 20 kilómetros de la capital. En esta región se pueden contemplar casas típicas, molinos, una fábrica de estaño y una granja lechera y quesería con productos artesanales. En los alrededores de Zaanse Schans se levantaron más de 600 molinos durante el siglo XVII. Esto le convirtió en la primera región industrial del país. Los molinos se utilizaban para moler especias, producir pintura, tablas de madera, tintes y óleos. La mayoría siguen en pie y se pueden visitar.

Marken
Marken
Marken

Un pueblecito con mucho encanto donde se pueden contemplar casas sobre postes y montículos, la localidad sufría inundaciones de manera frecuente y los locales levantaban estas construcciones únicas en el mundo. Esta villa de pescadores se convirtió en península gracias a la construcción de un enorme dique que le conectó con el país. Pese a ello sigue manteniendo el encanto de antaño y conservando sus antiguas tradiciones.

Keukenhof

Este extenso parque se sitúa al oeste de Holanda, 40 kilómetros le separaran de Ámsterdam haciendo de él un lugar ideal para visitar en primavera. El de Keukenhof está considerado como el parque floral más grande y conocido del mundo, allí se plantan más de siete millones de bulbos florales cada año. Los jardines y sus cuatro pabellones hacen gala de una fantástica colección de tulipanes, jacintos, narcisos, orquídeas, rosas, claveles, lirios, azucenas y muchas otras flores. Todo un espectáculo de colores y perfumes.