Artimusic calienta motores

Cultura, folclore, convivencia, talleres ... Espinosa de los Monteros disfrutará en julio de cuatro días de tradición

Artimusic calienta motores
Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Reencontrarse con las raíces, el antepasado y las tradiciones. Todo al son la música y en un ambiente inmejorable. Espinosa de los Monteros acoge del 12 al 15 de julio el Festival Artimusic 'Todo lo cría la tierra', un punto de encuentro y de intercambio de cultura, folclore, saberes ancestrales y tradición, que organiza, por quinto año consecutivo, la Asociación Ábrego.

Durante cuatro días, público de todos los rincones de España e, incluso, de alguno internacional, se reúnen en un evento que invita a bailar y gozar, a liberar los pensamientos que hacen conectar con lo salvaje, con lo auténtico y natural. Y todo ello disfrutando de la música de los grupos que componen un cartel muy ambicioso.

Korrontxi acercará la mejor fusión del folclore vasco, con sus danzas y tradiciones, como por ejemplo con los sonidos de la trikitixa. Pocos grupos están consiguiendo hacer lo que logra El Naán con la música tradicional. Un directo explosivo, pues en sus canciones hay un equilibrio perfecto entre raíz y evolución, con influencias de América Latina e incluso árabes. Fetén-Fetén es el lenguaje del alma hecho armonía y presentarán nuevo disco, Cantables. Con Neonumys hay asegurado un espectáculo de enorme intensidad y riqueza tímbrica.

Mucho más que un concierto, Kabayla Zingary son un espectáculo variado e irrepetible. proponen una fusión de los ritmos y canciones de lugares recónditos. Los asistentes podrán disfrutar de faquires, malabaristas, poesía, música, fuego, danza. Pan de Capazo es una banda muy lejos del convencionalismo. Sus melodías están todas tocadas con antiguos instrumentos acústicos, como gaitas de Hungría junto con la alboka vasca, el kaval moldavo con clarinete bajo, la zanfona con gardón de Transilvania y tienen influencias de la música balcánica, celta y progresiva.

Más que música

Pero no solo la música tiene cabida en Artim. Los asistentes podrán participar en un sinfín de talleres relacionados con el folclore, el medio natural y el rural. Apicultura, agricultura regenerativa, ritmos y danzas tradicionales, construcción de instrumentos tradicionales, cestería o cosmética natural con plantas silvestres serán algunos de ellos.

Hay técnicas antiguas, como la fotográfica que utiliza una cámara minutera, que casi están extinguidas a día de hoy. Pero también hay eventos, como el Artimusic, que recuperan esas tradiciones. Por eso, uno de los talleres explicará cómo trabajar con la luz, con los líquidos y cuál es el proceso para tener la imagen final. Y los asistentes podrán hacer el revelado y positivado en el momento.

Sembrar con arcilla es posible. Se hace siguiendo los principios de la permacultura. Las semillas se colocan dentro de una bola de arcilla, que hace la función del compost. Al sembrarlo en la tierra ya no hace falta trabajarlo, se va desarrollando solo. Se trata de un método tradicional de siembra que, de nuevo, se recupera en el festival.

Otro de los talleres más curiosos es la elaboración de un botiquín natural que podría sacar a más de uno de un apuro en alguna ocasión. Los monitores enseñarán a cocinar y preparar las mezclas, como biofertilizantes o antiplagas. El campamento también contará con un horno que permitirá elaborar pan de masa madre y con clases de apicultura, para aprender cómo es el trabajo con las abejas y la elaboración de la miel.

Este aspecto del festival, más allá de la música, es muy necesario. Y es que, la gente que acude al evento busca empaparse de cultura, aprender y formarse con las tradiciones para ganar cierto crecimiento personal. Y, además, es gente de todas las edades. En cualquier otro festival de música no cabría una familia. En Artimusic sí. Incluso, la gente mayor que vive en Espinosa también se acerca. En definitiva, buen rollo en un espacio que pretende recuperar y mantener el folclore y las tradiciones. Y, además, en un formato que va dirigido a todo el público.

Involucrar al pueblo

En este festival cabe todo el mundo. Y en ese grupo, la gente de Espinosa de los Monteros tiene un papel destacado. Los organizadores han dado un paso más para impulsar la colaboración y participación de los ciudadanos y han organizado un concurso de tapas con los bares de la zona.

Con los bailes y música de un pasacalles, los asistentes irán recorriendo todos los establecimientos probando la tapa que hayan elaborado, con productos tradicionales y de la región. Después de saborear todas las muestras, se elegirá un ganador, que recibirá cierta promoción en el festival. Aunque, como destacan los organizadores, lo importante, más que el premio, es la participación e inclusión en el festival.

Entradas

Todo aquel que quiera disfrutar de este ambiente musical, cultural y tradicional puede hacerlo de dos formas diferentes. En primer lugar, comprando el abono, por 45 euros, que incluye la asistencia a dos talleres (3 horas cada uno), entrada a todos los conciertos y actividades y a la zona de acampada.

Para los que prefieran la opción de una entrada más reducida, pueden adquirir la entrada a los conciertos por un precio de 10 euros al día (viernes y sábado) o por 18 euros los dos días. También se podrá realizar la inscripción suelta a los talleres que cada uno desee.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos