La gripe acumula 70 hospitalizados en Burgos, pese a su baja intensidad

La vacuna es el tratamiento más efectivo/ICAL
La vacuna es el tratamiento más efectivo / ICAL

El 20% de la población burgalesa sufre gripe cada año, siendo los que presentan patologías crónicas, los mayores de 60 años y las embarazadas los que mayor riesgo presentan

Cristina López Reques
CRISTINA LÓPEZ REQUESBurgos

Es frecuente que en esta época del año llegue la tos, la fiebre, el dolor de cabeza o el muscular. Si tiene estos síntomas, lo más probable, es que el virus de la gripe haya interferido en su salud. O, incluso, si no los tiene también puede estar padeciendo esta enfermedad, ya que, tal y como explica José Luis Yáñez Ortega, epidemiólogo del Hospital Universitario de Burgos (HUBU), «hay ocasiones en las que pasa asintomática y no te das cuenta».

Desde que comenzó la temporada de gripe, hace aproximadamente cinco semanas, han tenido que ser hospitalizadas unas 70 personas en el HUBU. Se trata de casos que «se han complicado, ya que seguramente sean personas con un factor de riesgo superior al resto», comenta Yáñez. Y es que esta enfermedad se manifiesta en mayor medida en los niños, pero no es en ellos en los que se registran las mayores complicaciones, sino en los que superan los 60 años de edad, los que tienen patologías crónicas, padecen obesidad o en las mujeres embarazadas y, por ello, «se les recomienda especialmente que se vacunen».

En concreto, se trata de una infección que afecta, cada año, al 20% de la población burgalesa. Sin embargo, solo el 20% de esos pacientes registran algún tipo de síntoma que les alerta de que tienen la gripe. Estos datos, señala el epidemiólogo, «indican que cada uno tenemos la posibilidad de pasar por esta enfermedad cuatro veces en nuestra vida». Aunque este año, quizás sea más fácil librarse, pues «la intensidad que se ha registrado hasta el momento es baja», tal y como ha informado el epidemiólogo.

Cada persona puede llegar a pasar la gripe cuatro veces en su vida

En la mayoría de casos, la gripe se combate desde casa, durante una semana aproximadamente, «ya que es autolimitada», según Yáñez. A veces, también es necesario tomar fármacos antipiréticos para reducir la fiebre o analgésicos para calmar el dolor, pues en la mayoría de casos «no se complica». Sin embargo, hay otras ocasiones que «se banaliza la enfermedad y puede complicarse, llegando a producirse hospitalizaciones, ausentismo o la muerte», ha asegurado el epidemiólogo. Por eso, debido a su gran potencial epidémico, «se destinan muchos esfuerzos a la hora de prevenir y tratar la gripe», concluye.

Vacunación

La vacuna es la mejor medida. Sin embargo, es una enfermedad que se transmite por contacto directo y por aire, por lo que «es imprescindible mantener una serie de medidas de higiene básicas, como protegerse al toser y lavarse las manos». Con todo, «la vacuna ha demostrado ser el tratamiento más eficaz» y «solo el 21% de la población burgalesa se vacuna cada año», informa Yáñez.

En febrero se comienza a preparar la composición de las vacunas, teniendo en cuenta una «presunción» del virus que va a circular la siguiente temporada. Sin embargo, «no se puede predecir qué tipo va a ser, porque cambian y aparecen nuevos», por lo que «es un reto acertar con la composición de la vacuna», lamenta el epidemiólogo y, a veces, «su eficacia queda limitada».

Solo 21% de los burgaleses se vacuna

Este año está siendo una de las ocasiones en la que la vacuna no están previniendo un número elevado de afectados por la gripe. El motivo, cuenta Yáñez, es que el 75% de los virus registrados han sido de una de las dos familias posibles en el virus de tipo B. Precisamente, «ese virus mayoritario es el que no está incluido en la composición de la vacuna, pues solo permite añadir dos virus gripales del tipo A y uno del tipo B».

Red Centinela Sanitaria de Castilla y León

La gripe es una enfermedad que se vigila mucho. Además, es de declaración obligatoria, es decir, los médicos de cualquier ámbito tienen la obligación de indicar el número de casos de gripe que han tratado. Pero «para una vigilancia más exhaustiva», afirma Yáñez, está la Red Centinela de Castilla y León, un sistema orientado específicamente a la vigilancia e investigación de la gripe.

En total, son 330 sanitarios del sistema de Salud, seis de ellos en Burgos, los que recogen, de forma voluntaria y activa, muestras a los pacientes, para después extrapolarlos a toda la comunidad. En total, se vigila a más de 20.000 personas y «así se consigue una idea de cómo está circulando la gripe en Castilla y León», ha explicado Yáñez.

Con todos los datos que recogen elaboran un informe semanal, en el que se detalla el número de casos registrados, la población cubierta y la tasa de incidencia por habitantes. Siguiendo el último informe publicado, correspondiente a la primera semana del año, se han registrado 165 incidencias por cada 100.000 habitantes. Una cifra que confirma la baja intensidad de la gripe, señala el informe.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos