CC.OO considera que la reforma de autónomos ha sido una «oportunidad perdida»

Ángel Citores,secretario provincial de CC.OO, y Rosa Eva Martínez, delegada de TRADEcyl/IAC
Ángel Citores,secretario provincial de CC.OO, y Rosa Eva Martínez, delegada de TRADEcyl / IAC

El pago en función de ingresos y las facilidades en ayudas al cese de actividad o por enfermedad son tareas que no han sido abordadas por la nueva legislación

Ismael del Álamo
ISMAEL DEL ÁLAMOBurgos

La Asociación de Trabajadores Autónomos y Dependientes de Castilla y León (TRADEcyl), pertenenciente a CC.OO, ha criticado esta mañana la Ley de Reformas urgentes del Trabajo Autónomo, por no haber abordado dos reclamaciones históricas. Para Rosa Eva Martínez, delegada de TRADE CyL, la nueva legislación que ha entrado en vigor el 1 de enero de 2018 debería de haber introducido el pago según facturación, porque esta medida sería más justa con los autónomos y les permitiría equipararse a los trabajadores por cuenta ajena. Además, incrementaría las prestaciones que estos percibirían cuando las necesitasen, así como haría que los no dados de alta regularizasen su situación si la facturación es baja. Haber optado por incluir la cotización según los ingresos habría permitido, en resumen, «matar dos pájaros de un tiro», ha resaltado Martínez.

No en vano, destacan desde TRADEcyl, el colectivo de autónomos supone en Castilla y León un 22,4%, es decir que casi uno de cada cuatro trabajadores lo es por cuenta propia. Con este dato, Martínez considera que los autónomos deben de ser «considerados y puestos al nivel del resto de trabajadores afiliados a la Seguridad Social». Y es que, si la legislación no acompaña y el 86,4% de los autónomos cotizan por la base mínima (893,10€), el resultado son unas prestaciones por cese de actividad o de baja por enfermedad que se quedan muy por debajo de las de la media de un trabajador por cuenta ajena. Por ejemplo, la pensión media de un autónomo se sitúa en 623,62€.

Esta situación afecta a 28.363 trabajadores burgaleses, de los cuales, 4.425 son autónomos dedicados al sector primario. También es reseñable la enorme diferencia entre autónomos y autónomas, mientras que los hombres son 18.667, las mujeres son 9.696, casi la mitad.

Por otro lado, el índice de edad de los trabajadores autónomos en Burgos y en la comunidad es superior. Mientras el 34,8% de los autónomos burgaleses y el 33,1% de los castellanos y leoneses tienen 55 años o más, en el conjunto del país son el 25,8%. También hay menos autónomos extranjeros que en el resto de España. Burgos cuenta con un 5,1%, que son casi dos puntos porcentuales más que en Castilla y León (3,4%). Sin embargo, la media nacional se sitúa en un 9,5%, casi el doble.

El autónomo TRADE

Finalmente, la Asociación ha querido denunciar el constante incremento de falsos autónomos, en lo que se refiere a aquellos que deberían de estar dados de alta como trabajadores TRADE y lo hacen en el régimen general de autónomos. El trabajador TRADE es aquel que tiene, al menos, un 75% de sus ingresos totales procedentes de un mismo cliente. En este caso, el contrato con el cliente debe ser puesto en conocimiento de la Administración. Esto juega en contra del autónomo TRADE que no está dado de alta como tal, ya que podría beneficiarse de ciertas ventajas de esta condición. Sin embargo, desde TRADEcyl consideran que existe un «claro subregistro de esta condición», ya que sólo existen 424 TRADEs en Castilla y León, 55 de ellos en Burgos, cuando esta tendencia está al alza, con empresas que, en lugar de dar de alta a sus trabajadores, optan por esta forma de contratación.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos