El cura de mi pueblo... y el de muchos más

La provincia de Burgos cuenta con un sacerdote por cada 1.495 habitantes, pero la dispersión obliga a que una misma persona atienda varias localidades... o 23, como ocurre en la Unidad Parroquial de Trespaderne

Iglesia de San Lesmes Abad, patrón de Burgos/JAQ
Iglesia de San Lesmes Abad, patrón de Burgos / JAQ
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La Iglesia se tiene que ajustar a los nuevos tiempos. El oficio de sacerdote cada día cuenta en España con menos trabajadores y los curas se tienen que multiplicar para llegar a todos los lugares, incluso a localidades con diez personas.

Burgos no es una excepción. Actualmente, la diócesis burgalesa, que coincide en territorio con la provincia burgalesa salvo en Treviño -que pertenece a Vitoria-, cuenta con 382 sacerdotes, aunque 146 superan la edad eclesiástica de jubilación, que está fijada en 75 años. «Estos echan una mano, si bien hay alguno que también viaja a varios pueblos», comenta el vicario para el clero, Jesús Castilla.

La media de edad de los curas de la provincia es de 68,01 años, lo que muestra lo envejecido que está el gremio. De hecho, 84 religiosos están en edad de jubilarse por ley y únicamente 152 tienen menos de 65 años. Según descienden los años, la cifra cae de manera muy preocupante: solo hay 72 curas en la provincia con menos de 50 años, según los datos que aporta Castilla.

Y el relevo generacional no llega. En los últimos diez años han recibido el sacramento de la orden sacerdotal un total de 23 religiosos, una cifra que no cubre los fallecimientos. Por años, las ordenaciones se cuentan con los dedos de una mano. «En 2018, uno; en 2017, uno; en 2016, tres», reconoce el vicario de la diócesis.

Eduardo Dorado, sacerdote que se ordenó en 2015.
Eduardo Dorado, sacerdote que se ordenó en 2015. / BC

Ante esta situación, la diócesis está optando por agrupar parroquias en unidades parroquiales. En Burgos hay 1.004 parroquias, 230 de ellas -junto a sus anejos- tienen una decena o menos de creyentes. Esta situación se está dando en el medio rural, donde los nacimientos son infinitamente menores que los fallecimientos.

Castilla explica que los sacerdotes son, en términos generales, algo más jóvenes puesto que tienen que desplazarse con su coche a muchos pueblos. «En Villadiego hay tres sacerdotes y uno más durante los fines de semana para cubrir 70 parroquias; en Arija, un cura para 24 parroquias; en Espinosa de los Monteros, dos y uno extra los fines de semana para 53 parroquias o en Trespaderne, uno para 23», declara.

Obviamente, los sacerdotes no pueden dar misa todos los domingos en todos los lugares, de ahí que hayan agrupado las parroquías en unidades parroquiales y se ofrezca eucaristía de manera rotatoria en todas las localidades. «En las fiestas de los pueblos o a funerales vamos siempre», manifiesta.

1.495 creyentes por cura

Pese a ello, en la provincia existe un sacerdote por 1.495 personas. La cifra es más elevada que en años anteriores, pero en comparación con España, el dato es muy inferior. «En Barcelona hay un cura por 11.000 feligreses; en Madrid, uno por 3.815 habitantes o en Granada, uno por 4.000 habitantes».

 

Fotos

Vídeos