El Anuario Ornitológico Provincial recoge más de 25.000 registros de 334 especies

El anuario ornitológico se ha impreso junto a un cartel sobre aves insectívoras. /APM
El anuario ornitológico se ha impreso junto a un cartel sobre aves insectívoras. / APM

Los comportamientos de los pájaros son una gran herramienta para interpretar los cambios en los ecosistemas

AYTHAMI PÉREZBURGOS

Hoy se ha presentado la V edición del Anuario Ornitológico de la Provincia de Burgos, un volumen que es el resultado de más de quince años de observaciones ornitológicas, tres años de recopilaciones de datos científicos y colaboración ciudadana. En esta edición han colaborado 247 personas durante los últimos tres años para trabajar con un total de 25.000 registros. Estas cifras hacen de esta publicación una herramienta colectiva de conocimiento científico y de protección ambiental y constituye uno de los principales ejemplos de ciencia ciudadana.

En total, el anuario recopila datos de 334 especias de aves avistadas en la provincia, cinco más que en el anterior volumen. La importancia de este anuario va más alla de ser un compendio de las aves provinciales, como ha explicado Miguel Ángel Pinto, director del Aula de Medio Ambiente de la Fundación Caja de Burgos, «los pájaros son una herramienta muy valiosa porque son bioindicadores». Como ejemplo, Pinto ha señalado que el comportamiento de las golondrinas viene a certificar el cambio climático, «algo que ya conocemos todos» pero es «un gran ejemplo» de la importancia de la observación de las aves para conocer los ecosistemas.

La colaboración de la Diputación y la Fundación Caja de Burgos ha permitido la publicación de una tirada de 300 ejemplares, que van a ser distribuidos en las principales asociaciones científicas, así como a todos los centros educativos de la provincial. Adicionalmente, el listado completo de las aves de la provincia está disponible para su consulta en la página web www.avesdeburgos.com.

Pinto ha señalado que la evolución de las aves cotidianas aporta datos fiables y «es lo que podemos encontrar en el anuario». El director del Aula de Medio Ambiente ha apuntado que, depende años, «el águila perdicera se puede considerar extinguida en Burgos».

Aves insectívoras

Con un carácter menos científico y más didáctico, se ha editado el Cartel divulgativo sobre aviones, golondrinas y vencejos. Destaca una de las especies más comunes en las cornisas o techos de los edificios. La supervivencias de estas aves es importante por el control biológico de los insectos y, como ha lamentado Pinto, en los últimos años se ha observado un repunte de la destrucción de sus nidos. Con esta iniciativa se persigue aumentar el conocimiento de la biodiversidad y fomentar la protección de las aves.

Algunos de los consejos que Pinto ha aportado para proteger a las aves giran hace la «dulcificación» de los ecosistemas agrarios, «reducir la presión, recuperar setos, lindes o majanos. Dar valor a los lugares y yermes porque, sobre todo, las aves esteparias están en peligro». Pinto también ha apuntado que «cada árbol viejo bien trabajado es un tesoro para muchas aves».

 

Fotos

Vídeos