La Diputación liquida el presupuesto de 2018 en positivo gracias a los remanentes de Tesorería

El vicepresidente de la Diputación, José María Martínez (centro), acompañado por el portavoz del equipo de Gobierno, Borja Suárez (izquierda) y el presidente de la institución, César Rico./CC
El vicepresidente de la Diputación, José María Martínez (centro), acompañado por el portavoz del equipo de Gobierno, Borja Suárez (izquierda) y el presidente de la institución, César Rico. / CC

Las obligaciones de pago se elevaron a 116 millones, mientras que los derechos reconocidos únicamente a 104 millones de euros

César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

La Diputación de Burgos liquidó su presupuesto de 2018 en positivo gracias a los gastos de remanentes de tesorería. La institución asumió durante el año pasado obligaciones de pago por un valor aproximado de 116 millones de euros mientras que los derechos reconocidos ascendieron a cerca de 104 millones de euros, según explicó ayer el vicepresidente de la administración provincial y diputado de Hacienda, José María Martínez.

El resultado presupuestario ajustado ascendió a 4,98 millones de euros por los 18 millones financiados con los remanentes de Tesoreria y los 652,19 euros de las desviaciones negativas. En cambio, en el debe figuran el resultado presupuestario (derechos menos obligaciones) de -12,5 millones de euros y los cerca de 516.000 euros de desviaciones positivas.

«La liquidación del presupuesto pone de manifiesto que hemos mejorado sustancialmente la ejecución del mismo», afirmó Martínez. Además, basándose en un informe del área de Intervención, adelantó que la Diputación cumplirá a partir de 2019 con las directices del Plan Económico-Financiero aprobado en el pasado mes de julio por no respetar la regla de gasto y los criterios de estabilidad presupuestaria. «Esta por ver, pero estamos convencidos que va a ser así», agregó.

Por su parte, el portavoz del PSOE, David Jurado, destacó que en 2018 se incumplió con el objetivo de estabilidad presupuestaria y la regla de gasto, si bien es cierto que reconoció que el Plan Económico-Financiero entró en vigor en verano y las «valoraciones no son definitivas».

«Era evidente que poniéndolo en marcha a mitad de ejercicio no se iba a poder cumplir. Lo preocupante es que se cumpla o no a partir de este año», añadió el corporativo socialista, quien aseguró que el camino que ha cogido el equipo de Gobierno para respetar el Plan «no es el más adecuado» al recurrir a reconocimientos extrajudiciales de crédito. «Siguen ejecutando el presupuesto, o al menos parece que esa es la intención, de la misma forma que lo han venido haciendo y que ha dado como resultado un incumplimiento de la estabilidad presupuestaria y de la regla de gasto», manifestó.

Remanente de tesorería

En cambio, tanto Martínez como Jurado coincidieron en explicar que la situación económica de la institución «no es mala». El 'popular' indicó que la Diputación cuenta, tras la liquidación, con un remanente de tesorería para gastos generales de 4,88 millones de euros. Además, informó de que el ahorro neto es de 21 millones de euros, que el capital vivo se redujo a 43 millones y que el porcentaje de endeudamiento es del 44%. «Previsiblemente, con la liquidación del 2019, estaremos por debajo del 30%», declaró.

Desde la bancada socialista, su portavoz se centró en criticar la ejecución presupuestaria del equipo de Gobierno. «La situación económica es relativamente buena, hay que reconocerlo, pero está muy mal la gestión del presupuestos que aprueban», concluyó.