Lerma, una villa regia. La histórica vinculación de la localidad con la Casa Real

El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, durante su intervención. /Ricardo Ordóñez/ICAL
El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, durante su intervención. / Ricardo Ordóñez/ICAL

El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, destacó la vinculación de la localidad burgalesa con la Casa Real

ICAL. Burgos

El arzobispo de Burgos, Fidel Herráez, subrayó en Lerma la vinculación del «trazado y configuración actual» de la villa ducal con la Casa Real, durante su alocución en el interior de la iglesia de San Pedro, en el acto de inauguración de la exposición 'Angeli', de la XXIV edición de Las Edades del Hombre, que estuvo presidido por la reina Letizia.

En este sentido, recordó que Felipe III acudió en numerosas ocasiones al municipio de la comarca del Arlanza para «disfrutar de sus célebres fiestas» y «encontrar la paz y sosiego en las tareas de gobierno». Precisamente, resaltó que, «en cierto modo», también es éste el objetivo de 'Angeli', «en medio de nuestra sociedad plagada de prisas, cambios sociales o ajetreo», destacó.

El arzobispo de Burgos manifestó que esta exposición pretende ser «un remanso de paz y de tranquilidad» que lleve al visitante, dijo, «a encontrar en Dios las respuestas a los interrogantes profundos del ser humano lleno de misterios». «Esta exposición quiere ser un espacio de contemplación y apertura a la belleza que es antesala del encuentro con el autor de la misma que es Dios», resaltó.

Precisamente, resaltó que estos son los objetivos que consiguen los relatos que narran cada una de las exposiciones organizadas por Las Edades del Hombre, donde «no solo se ofrecen piezas hermosísimas que han salido de las más pequeñas y recónditas iglesias de la España vaciada». Asimismo, en su intervención Herráez señaló que los ángeles son el tema que centra esta exposición y destacó que se trata de una temática nunca tratada hasta ahora y que, sin embargo, «forma parte de la fe cristiana y tiene profundas raíces bíblicas».

Así, destacó que los ángeles no son «realidades simbólicas, fantásticas, infantiles o mitológicas» sino que «su existencia y su presencia han sido reveladas progresivamente por Dios a lo largo de la historia de la salvación humana». «En esta revelación se nos muestra siempre desde tres perspectivas que se tienen en cuenta en el recorrido de esta exposición: como seres que adoran al Dios del Universo, como custodios individuales de los seres humanos y como mensajeros de las buenas noticias de Dios a los hombres», declaró.