Ribera se compromete a llevar a cabo el desmantelamiento de Garoña «de forma segura»

Durante la reunión/PSOE
Durante la reunión / PSOE

Los socialistas Ander Gil y Esther Peña trasladan a la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, su preocupación por la situación de la central burgalesa, en proceso de cierre y desmantelamiento

ICAL

La ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se ha comprometido a llevar a cabo el desmantelamiento de la central nuclear de Santa María de Garoña «de forma segura». El portavoz del Grupo Parlamentario Socialista en el Senado, Ander Gil, y la diputada por Burgos en el Congreso de los Diputados y secretaria general del PSOE provincial, Esther Peña, se han reunido hoy con la ministra para hablar acerca de la situación de Garoña «tras los seis años de gobierno del PP», han precisado a través de un comunicado de prensa, y que se encuentra actualmente en proceso de cierre y desmantelamiento.

En una reunión de trabajo, ambos cargos electos burgaleses le trasladaron personalmente a la ministra la preocupación existente entre los habitantes del norte de Burgos, en especial de las comarcas de Las Merindades, Miranda de Ebro y La Bureba, por la situación actual de la central, y en particular, por el adecuado tratamiento de los residuos generados por aquella durante su periodo de actividad.

Según el portavoz socialista de la Cámara Alta, «la gestión de la central llevada a cabo por el PP en los últimos cinco años respecto a la central, con sus continuos cambios legislativos y concesiones a Nuclenor, ha generado muchas dudas acerca del tratamiento de unos residuos altamente peligrosos y con una vida útil elevada». Por su parte, Peña ha afirmado que «debido a esta nefasta gestión por parte del anterior gobierno, muchos habitantes de la zona están preocupados por la posibilidad de que la central nuclear de Garoña se convierta en un centro permanente de residuos».

En opinión de Gil y Peña, la reunión con la ministra ha resultado «plenamente satisfactoria», especialmente, «por la buena predisposición hacia el cumplimiento de los compromisos, por la sensibilidad medioambiental, y la actitud transparente demostrada por Teresa Ribera a la hora de abordar este asunto».

Por su parte, la ministra ha reiterado el compromiso del ejecutivo de Pedro Sánchez por la sustitución gradual de la energía nuclear por energías limpias «procediendo al cierre de estas en su vida útil con una prioridad: garantizar la seguridad», han sostenido. La central nuclear de Santa María de Garoña, que se halla situada en el municipio de Valle de Tobalina, en la comarca burgalesa de Las Merindades fue inaugurada en 1970 y cesó su actividad en diciembre de 2012. El proceso de desmantelamiento de la central está previsto que se prolongue entre 13 y 16 años.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos