El Patrimonio burgalés en peligro XIII: Castillo-palacio de Hormaza

«Está en la Lista Roja del Patrimonio con razón»

Interior del Castillo-palacio de Hormaza./ASOCIACIÓN AMIGOS DE LOS CASTILLOS DE BURGOS
Interior del Castillo-palacio de Hormaza. / ASOCIACIÓN AMIGOS DE LOS CASTILLOS DE BURGOS
César Ceinos
CÉSAR CEINOSBurgos

El Castillo-palacio de Hormaza, ubicado en la localidad del mismo nombre, entró en la Lista Roja del Patrimonio de Hispania Nostra el 8 de abril de 2011. Esta incorporación se hizo «con razón», explica el secretario de la Asociación de Amigos de los Castillos de Burgos, Francisco Heras, que aún no entiende cómo el propietario pudo edificar una nave agrícola entre las ruinas del edificio.

«Es un Bien de Interés Cultural protegido por el Estado. No se cómo Patrimonio lo pudo permitir», declara Heras, a la vez que se muestra apenado porque, tras la construcción del almacén, no se puede estudiar el pasado del inmueble, que se erigió a finales del siglo XV. «Es triste que esté así. Es penoso», asegura.

A pesar de la situación en la que se encuentra, sí que existe documentación que explica su historia. A diferencia de otros castillos que jalonan la región, el monumento de Hormaza se creó con la intención de ser una residencia palaciega. «En su origen tenía almenas, pero únicamente eran de adorno». La infraestructura defensiva llegó en la centuria siguiente, con una barrera que rodeaba el edificio en la que se colocaron cañones.

Los muros se componían de dos paredes de piedra entre las que había adobe, de ahí que las filtraciones de agua, según los datos del secretario de la Asociación de Amigos de los Castillos de Burgos, ayudaran a deteriorar el complejo. Tuvo uso hasta la primera parte del siglo XX, puesto que los dueños en aquella época organizaban fiestas en el bonito patio interior, que estaba dotado con arcos y columnas.

Pero la diversión se marchó a otro lugar. El inmueble se dejó de cuidar y lo que era un edificio señorial pasó a ser una ruina de la que más de uno se ha aprovechado llevándose material, una práctica, por desgracia, muy habitual en muchos puntos de la geografía nacional. De hecho, el Decreto del 22 de abril de 1949 sobre protección de castillos españoles -norma que intentó preservar las antiguas fortalezas del país- así lo asegura: «desmantelados y sin uso casi todos ellos, han venido a convertirse en canteras cuya utilización constante apresura los derrumbamientos, habiendo desaparecido totalmente algunos de los más bellos».

Actualmente se conservan tres muros, uno entero y dos incompletos, pero, sin duda, lo más llamativo del monumento es la nave que ocupa el centro de los vestigios del castillo de los señores de Hormaza. Eso sí, nadie podrá decir que en el siglo XXI está sin uso, aunque sea manchando el arte y la historia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos